Analizando el G1 de T-Mobile

Sponsored Links

Analizando el G1 de T-Mobile
Llegó el momento de la verdad. Nuestros compañeros de Engadget en inglés pasaron unos días con el G1 y tienen mucho que decir sobre el móvil con Android. Empezando por la historia, debemos recordar que se hablaba sobre el Googlephone desde el 2006. En esa época no se sabía qué ni cómo sería el teléfono, que finalmente terminó tratándose de un SO. En el presente, debemos ser sinceros y comprender que la competencia es dura. Los usuarios, dependiendo de sus necesidades y gustos pueden escoger entre BlackBerrys, smartphones con Windows Mobile (del mismo HTC principalmente), los móviles con Symbian, el que más atención ha llamado, el iPhone, y otros más. En fin, con los antecedentes claros, y considerando que el G1 fue fabricado por tres compañías: Google, HTC y T-Mobile, pasamos al análisis.
%Gallery-34713%
El Hardware

Aunque las características del teléfono no son malas, no tiene un exterior tan atractivo como podría. Estamos acostumbrados a teléfonos brillantes y delgados, mientras que el G1 es totalmente lo contrario. A pesar de qie el teléfono es más grueso que muchos otros, debemos admitir que el diseño retro resulta atractivo de todas maneras.


Las esquinas redondeadas y el mismo grosor hacen que sea cómodo en las manos, y tenga ningún problema deslizándose en el bolsillo. A muchos usuarios le incomoda la falta de botones en el iPhone, y el G1 es todo lo contrario. No sólo tiene un teclado real completo, sino que también ofrece otros botones, incluyendo un trackball, el de inicio de llamadas, termino, inicio, regresar y menú principal.


La pantalla táctil se desliza sin problema, y el mecanismo que muestra el teclado se siente resistente y es fácil de usar. Las teclas no tienen relieve, pero tampoco es difícil acostumbrarse a usarlas. Un inconveniente es la diferencia en las distancias hacia el teclado. En un lado el pulgar está directamente sobre las teclas, mientras que en el otro hay que pasarlo por encima de "la quijada" (así le llamaremos) del móvil. Otro problema es que para enviar mensajes de texto hay que usar necesariamente el teclado, lo que descarta la idea de un mensaje rapidito. Lo bueno es que Android es software de código abierto, y un buen programador seguramente nos podrá regalar un teclado virtual.


Tiene además botón de volumen, cámara y un puerto ExtUSB que permite la conexión de cables micro USB. No importa qué tan bueno sea el conector USB, la obligación de usar un adaptador para conectar auriculares de 3,5 mm es triste.


La pantalla LCD ofrece resolución 320x480, que es la misma del iPhone. La densidad de píxeles es mayor, porque la pantalla es un poco más pequeña. Los colores son brillantes y los negros profundos. Por suerte HTC incluyó una pantalla capacitiva, y la navegación con los dedos es sencilla y ligera. Aunque no ofrece soporte multitactil, los usuarios de Windows Mobile se sentirán como en casa por la diferencia de funciones dependiendo del tiempo que se mantenga el dedo en la pantalla.

El sonido es bueno, y no tiene nada específicamente malo, pero tampoco es excepcional. Los auriculares funcionan sin problema, y el altavoz es lo suficientemente alto como para poner al móvil en el escritorio. La gente con la que hablamos nunca se quejó de la recepción.

La conexión de datos no es mala, pero bien sabemos que depende de la operadora y lo que ofrece más que del mismo teléfono. Lamentablemente, comparado en un mano a mano con el iPhone, el G1 perdió sin contemplación.


El GPS es otra cosa muy distinta. Conseguir la señal de los satélites es una verdadera pesadilla. Aún con conexión vía satélite, se pierde la señal fácilmente, y hasta la red de datos suele desaparecer.


La cámara de 3,2 megapíxeles no es muy mala, pero tampoco es una maravilla. Eso sí, comparada con otros teléfonos, estaría entre las mejores. Lo peor es que hay que mantener al teléfono muy fijo, porque no tiene ni un poquito de resistencia al movimiento.

El Software

Las palabras correctas son "simplemente funciona". Para ser el primer teléfono de Google, el funcionamiento es bueno. Si eres un fanático de los servicios de Google, el teléfono te será muy útil. Es un extensión de los servicios, y funciona muy bien con Gmail y Calendar.

La interfaz es moderna, pero por ahora sólo existe una única "skin". Que quede claro que no tiene nada de corporativa, es simplemente para uso personal. Además, no hay como conectarse a Exchange, VPN o BlackBerry Enterprise Server. En algunos casos es fácil de usar, pero eso no es consistente.

Nos encanta el sistema de notificación de Android. Nos atrevemos a decir que es el mejor que hemos visto. Se puede ver sin complicaciones la hora, el estado de la batería, la recepción (voz y datos) y WiFi, pero lo mejor es que cualquier aplicación puede publicar mensajes importantes (mensajeros, recordatorios, etc.).


El cambio entre pantallas verticales y horizontales es sencillo, y muy necesario. Como mencionamos, sólo se puede escribir con el teclado físico.

La pantalla de inicio es posiblemente lo que representa al teléfono. El reloj analógico es una simple broma, pero la posibilidad de incluir atajos a aplicaciones es muy práctica. En un futuro veremos muchos widgets que podrán aprovechar la pantalla y las características del teléfono.


El G1 incluye integración con Google Calendar, Contactos, Gmail y Google Talk. Es importante considerar que para usar el teléfono hay que usar la cuenta de Google en cada paso.

El navegador, basado en WebKit es muy bueno, al igual que Safari en el iPhone. No sabemos si la función multitactil es completamente necesaria, porque navegar es fácil de todas maneras. El principal inconveniente es que no ofrece soporte para Flash.


AmazonMP3 no es la mejor aplicación del aparato, al menos es una opción barata y cómoda para obtener música. La opción de usar YouTube y Android Market también se puede comparar con el iPhone, pero la tienda de Android todavía no tiene muchas aplicaciones.

Conclusión

El G1 no te cambiará la vida. No hay nada que sea muy impresionante, y algunas cosas son desesperantemente malas (sí, hablando del GPS). El diseño es sólido, pero el hardware no es lo importante. Es mejor que muchos otros aparatos, como el Sidekick. Contra el iPhone y Windows Mobile puede competir, aunque no necesariamente es mejor.

Si te gusta experimentar y eres un beta-tester de nacimiento, el G1 te encantará. Es un teléfono para frikis, que sin lugar a duda se divertirán experimentando con nuevas opciones.
All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
Popular on Engadget