Asus O!Play, el análisis

Alberto Ballestin
A. Ballestin|08.04.09

Sponsored Links

Asus O!Play, el análisis

"Quiero ver todas las películas que tengo en mi disco duro. ¿Busco un HTPC o me compro un streamer?" Esta es una de las preguntas más habituales entre los aficionados al cine en casa, y hoy, tal vez te hagamos un poco más sencillo obtener una respuesta. Durante los últimos días hemos estado jugando con el Asus O!Play, un nuevo reproductor HD de sobremesa con muy buenas maneras y serios argumentos para convertirse en uno de los mejores dispositivos de su tipo y rango de precios.


%Gallery-68659%

Por fuera, por dentro

Como tantos otros streamers económicos (su precio oficial es de 119 euros, pero se puede encontrar por 100), el primero de Asus es una anónima cajita de color negro sin grandes detalles exteriores. En la parte delantera se encuentran los diodos de actividad, y detrás, el grueso de los puertos: un conector Ethernet, y las salidas óptica, HDMI y de vídeo compuesto. En el lateral derecho están el conector USB y su hermano eSATA; una combinación todavía poco corriente. El reproductor viene junto a un pequeño pero cómodo mando a distancia, un par de pilas, el adaptador de corriente, y los cables de vídeo compuesto. Lamentablemente Asus, como tantos otros fabricantes, ha decidido dejarse en casa el HDMI, de forma que tendrás que ponerlo por tu cuenta.

Con el aparato ya conectado a la tele, sólo nos falta ver qué nos depara el software de sistema. Las impresiones son buenas desde el primer momento. Tras la breve aparición del logo de Asus (algo pixelado), el interfaz gráfico aparece rápidamente en pantalla, casi sin esperas, y la navegación entre el reducido número de opciones es francamente buena. No se aprecian ralentizaciones ni latencias exageradas, algo que por desgracia sí es común en unos cuantos dispositivos de la competencia. El menú de configuración es tan sencillo como auto-explicativo, y cualquier novato debería poder ajustar los parámetros a su gusto sin necesidad del PDF con las instrucciones (también hay un libreto, pero sólo contiene los pasos para conectar el aparato). Dado que no tiene ventilador interno, su funcionamiento es virtualmente silencioso (sólo se aprecia un leve siseo eléctrico, y tendrías que pegar la oreja para escucharlo).

Manchándonos las manos

Pero entremos en harina si te parece. Uno de los grandes problemas que presentan la mayoría de los reproductores de sobremesa para el gran público es una evidente falta de potencia que impide el correcto funcionamiento de un buen número de películas en alta definición. En este sentido, el O!Play se muestra por encima de sus rivales. Accediendo desde el icono correspondiente en el menú principal, podemos ojear las películas que tengamos guardadas en un dispositivo de almacenamiento USB o eSATA, pero también en NAS u ordenadores personales conectados al grupo de trabajo. No es necesario decir que el rendimiento será inferior si escoges reproducir tus películas vía red, pero en mi experiencia, esto sólo se aprecia con películas a 1080p y haciendo uso de las opciones de avance rápido, cuando se ve que la respuesta no es igual de fina que vía USB o eSATA. La reproducción del 99% de los archivos, es en todo caso perfecta. Incluso con números elevados de reframes.

Los propietarios de otros streamers sabrán bien las limitaciones que tienen estos aparatos para masticar películas en alta definición con muchos frames de referencia. Durante las pruebas, el O!Play ha podido reproducir sin inmutarse películas a 720p con 16 reframes y hasta 1080p con 8 reframes (y un bit-rate elevado). No he podido probar ningún vídeo con 9, pero en los archivos de prueba con 10 frames de referencia comenzaba a aparecer el temido macroblocking. Creo que estos son en todo caso unos valores estupendos para el precio fijado por Asus, y más aún si tenemos en cuenta que puede reproducir DTS con downmix. Sí. La gente que quiera conectar su O!Play para reproducir películas en DTS está de enhorabuena, y es que podrán escucharlas sin problemas. De hecho, hasta soporta sonido en True HD (aunque parece que sólo lo sacaba en estéreo por el amplificador utilizado, no compatible con el estándar).



En cuanto a la reproducción de películas en DVD (demostrada en el vídeo de abajo), el O!Play puede funcionar sin problemas tanto con archivos ISO como con imágenes "desmontadas". En este último caso es necesario seleccionar manualmente un VOB para comenzar la reproducción (no se inicia automáticamente al abrir el directorio raíz). ¿Lo mejor? Una vez más, el O!Play se desmarca al soportar menús, cuando otros se conforman con lanzar la película directamente.

¿Qué limitaciones hemos encontrado hasta el momento? Pues pocas para el usuario medio, aunque eso no significa que debamos pasarlas por alto. Como bien sabes, el abanico de posibilidades a la hora de comprimir una película es casi ilimitado por la cantidad de codecs, compresores y contenedores disponibles, tanto para audio como para vídeo. En las pruebas el O!Play machacó sin miramientos archivos mkv (con capítulos), m2ts, ts, avi, mpg, y mov. Los únicos problemas importantes los encontró con los vídeos .ogm (no reconocidos) y las películas mkv con audio en FLAC, que no se reproducen correctamente (si tuvieran una segunda pista en AC3, por ejemplo, esa sí se escucharía sin problemas). Algunos rips en estéreo, curiosamente, nos hicieron cambiar la salida de audio al decodificador de SPDIF RAW a LPCM para poder escucharlos. Esto se puede resolver rápidamente con el botón setup del mando.

Subtítulos

Aquí tenemos buenas y malas noticias. Las buenas es que soporta subs tanto sueltos como incrustados. Las malas, como te puedes imaginar, que no todos los tipos están soportados. Nada sorprendente teniendo en cuenta la monumental cantidad de formatos existentes. Los srt y UTF-8 no tienen secretos para el O!Play, e incluso se atreve con los ASS embebidos dentro de un MKV, algo muy poco habitual. El problema, especialmente para los fanáticos de los fansubs, es que cuando se introducen fuentes "raritas" o karaokes, el texto o no se muestra, o aparece de forma incorrecta. Mientras el ASS sea de tipo sencillo, no verás que el O!Play rechiste. Por otro lado hemos podido encontrar problemas de visualización en algunos caracteres acentuados, así como en idiomas menos habituales como el ruso y el hebreo (algo que debería solucionarse con una rápida actualización).

Fotos y música

Si estás valorando la adquisición de un streamer, casi seguro que lo haces por reproducir películas en alta definición. Pero tampoco podemos pasar por alto sus posibilidades como visualizador de fotos y equipo de audio.

El O!Play, se limita a cumplir en este aspecto, soportando los archivos de audio más habituales (incluyendo FLAC) y listas de reproducción pregeneradas. Como con las películas, no es posible visualizar carátulas o thumbnails, aunque las fotos muestran una versión en miniatura en el propio navegador cuando las seleccionas desde el mando. Dos fallos no tan importantes como curiosos son la falta de zoom progresivo para las imágenes (sí disponible en vídeos), y el hecho de que por algún motivo, el firmware actual es incompatible con GIFs móviles (sólo se muestran de forma estática).

Como era de esperar, música y fotos pueden combinarse para generar pases de diapositivas más animados, aunque está claro que en este aspecto el O!Play es un producto con unas funciones muy básicas, por no decir "auxiliares".


Últimas impresiones y conclusión

Dentro del segmento de los streamers económicos, el Asus O!Play es uno de los mejores en su clase. Su software es tan rápido como estable, reproduce más y mejor que sus principales rivales, tiene conector Ethernet, soporta discos duros eSATA, y el mando a distancia no parece un trozo de plástico metido casi por obligación. En su contra podemos mencionar ciertas incompatibilidades fácilmente solucionables con una actualización del firmware (GPL), un explorador de archivos extremadamente básico, y la ausencia total de opciones de internet (ni navegador ni YouTube).

Puestos los pros y los contras en la balanza, creo que la bandeja con los aspectos positivos se inclina muy favorablemente para el O!Play, especialmente considerando el precio de venta al público. Quienes busquen un reproductor de sobremesa capaz, potente, y con el respaldo de una marca importante, deberían echar una seria y detenida ojeada a lo último de Asus.


All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.

Popular on Engadget