Samsung Galaxy Tab, análisis a fondo - Presentación y Hardware

Drita
Drita|10.14.10

Sponsored Links

Samsung Galaxy Tab, análisis a fondo - Presentación y Hardware

Presentación en vídeo



Guía del vídeo: Diseño -min 00:36-, Encendido del tab -01:09-, Visualización de escritorios -01:31-, Barra de notificaciones -01:53-, Notas y uso de teclados Swype y Samsung -2:50-, Calendario -3:51-, Agenda de contactos y teléfono -4:48-, Ebook -5:33-, Email -6:34-, Lugares -7:35- y Navigation -8:00-.

Hardware

Diseño: Tamaño perfecto para un buen acabado


Como es habitual, comenzaremos este intenso repaso del Galaxy Tab centrándonos en lo primero que se nos mete por los ojos nada más verlo: su diseño. La tablet coreana cuenta con un tamaño increíblemente práctico, 7 pulgadas, que dan como resultado un dispositivo manejable y capaz de ser sujetado con una sola mano. Esta comodidad de uso viene también apoyada por un peso ideal (380 gramos) y un grosor adecuado para que no resulte molesto al agarre.

La parte trasera del Tab merece especial atención. Generalmente hacemos gala de nuestra reticencia personal a los acabados plasticosos en los productos; sin embargo, el uso de este material para envolver la espalda del Galaxy no resulta molesto ni desmerece el conjunto en ningún momento. La carcasa, de impoluto y brillante color blanco, muestra los datos de registro del dispositivo, el logo de Samsung, y el nombre de la tablet reinando en el centro de la superficie. Mirando hacia la esquina y llamando poderosamente la atención está su cámara, junto al flash que le acompaña.

Los laterales cambian radicalmente de tono cromático, pasando al marco negro que ya se impondrá en el resto de la tablet. También el acabado es diferente, ahora de aspecto mate, mostrando unas esquinas marcadamente redondeadas. Mientras que el lateral izquierdo y superior se encuentran prácticamente desnudos (solamente se emplazan el micrófono y el conector de 3,5 mm, respectivamente) en el resto de los cantos encontramos reunidos la mayoría de puertos y botones del androide-cacharro; la parte inferior se reserva así a los altavoces (dos) y al conector de datos, mientras que en el lado derecho se colocan las ranuras para tarjeta SIM, microSD, control de volumen y activación/bloqueo. En cuanto a la pulsación de estas, resulta más cómodo presionar las teclas de sonido que la encargada de encender/apagar nuestra tablet, que peca de tener menos relieve; las solapas de las tarjetas son de fácil extracción (aunque si tienes las uñas demasiado cortas te costará un poco abrirlas o sacar la microSD o SIM en cuestión).

Finalmente detenemos este recorrido de su anatomía en su frontal, de marco ancho (como es habitual en las tablets actuales) y con cuatro botones táctiles en su zona inferior. Los iconos representan las funciones básicas con las que ya estamos familiarizados en Android: Menú, Inicio, Atrás y Buscar. Respecto a la parte superior, de nuevo el logo de Samsung y una cámara secundaria custodian la zona.
%Gallery-104947%

Especificaciones técnicas


El Samsung Galaxy Tab (GT-P1000) cuenta con un procesador Cortex A8 a 1 Ghz y una GPU PowerVR SGX540 (similar a la de su hermanito Galaxy S). Dispone de soporte para redes 2,5G (GSM/GPRS/EDGE) y 3G (HSUPA, HSDPA), además de incluir conectividad WiFi (b/g/n), Bluetooth 3.0, dos cámaras (frontal y trasera) de 3 y 1,3 MPX, respectivamente, memoria interna de 16 ó 32 GB, y ranura para tarjetas SD, gracias a la cual podrás ampliar su capacidad hasta los 32 GB. Tampoco se olvida de la inclusión de acelerómetro, brújula y giroscopio.

Su batería es de 4.000 mAh, prometiendo unas 7 horas de reproducción de vídeo continuas –en la sección de autonomía podrás comprobar cómo se las gasta realmente en el día a día-.

Respecto a si se calienta o no cuando se pone a trabajar duro, no pensamos que lo haga más que cualquier otros cacharro que meta algo de fuerza a la máquina, sólo que al ser una superficie más grande la que notamos en nuestra mano, puede dar la sensación de que se calienta más que otros -siempre por el lado derecho de la carcasa trasera, por cierto-.

Samsung Galaxy Tab (GT-P1000)
Pantalla TFT-LCD 7" WSVGA (1024 x 600)
Resolución 1024 x 600
Sistema operativo Android 2.2 (Froyo)
Adobe Flash 10.1
Procesador PowerVR SGX540
GPU Cortex A8 a 1GHz
Gráficos PowerVR SGX 540
RAM 512 MB
Almacenamiento interno 16 GB / 32 GB
Expansión MicroSD
Conectividad 802.11 b/g/n, Bluetooth 3.0
Red 2.5G (GSM/ GPRS/ EDGE) : 850 / 900 / 1800 / 1900 MHz
3G (HSUPA 5.76Mbps) : 900 / 1900 / 2100 MHz
GPS
Cámara Frontal 1,3 MPX / Trasera 3 MPX con flash
Dimensiones 190,09 x 120,45 x 11,98mm
Peso 380 g
Batería 4.000 mAh


Pantalla: ¿Se echa de menos el Super AMOLED?


La tablet disfruta de una pantalla capacitiva de 7 pulgadas de tipo TFT-LCD con una resolución de 1024 x 600 píxeles. Su respuesta multitáctil es buena y fluida, ofreciendo una óptima sensibilidad al tacto. Esto se pone de manifiesto tanto a la hora de hacer zoom a las imágenes que almacenemos como cuando seleccionamos cualquier opción o archivo. Disfruta además retroalimentación háptica en algunas de sus funciones (por ejemplo a la hora de usar su teclado virtual), feedback que se agradece bastante. La calidad de imagen también está a la altura, con un buen contraste y alta luminosidad (que puede gestionarse automáticamente), aunque este LCD rápidamente se queda jugando en segunda división cuando se enfrenta a paneles como el super AMOLED del Galaxy S o el IPS retroiluminado del iPad.

Mucho se ha debatido precisamente sobre este tema. Durante nuestro encuentro en la IFA, un responsable de Samsung nos apuntó que la razón por la que han apostado por el TFT-LCD no es otra que para intentar abaratar costes (algo que podría tener su lógica), aunque también han salido a la luz informaciones que apuntan a que se debe a un problema de logística. Sea como sea -que el LCD resulte ser tan eficaz como el AMOLED sí que no nos lo creemos-, lo que queda claro es que la tablet pierde un atractivo importante con esta carencia.

En cuanto a su comportamiento bajo el sol, el Galaxy Tab no reúne las características suficientes como para hacerle frente, por lo que el resultado es similar al que obtendríamos con cualquier otro dispositivo con pantalla TFT-LCD: dificultades en ocasiones para leer con claridad y mucho más alivio cuando nos resguardamos en la sombra.

Aunque no se incluyen exactamente dentro de la pantalla, no vemos mejor momento para comentar también la respuesta de las cuatro teclas táctiles que dispone en su parte inferior, también de una respuesta fantástica e igualmente con efecto de vibración al ser pulsadas, lo que enriquece la experiencia.
%Gallery-104962%

Otros aspectos del hardware


No se puede pasar por la sección de hardware de una tablet sin hacer mención a los altavoces. El Galaxy Tab incluye un par de altavoces estéreo con una buena potencia de audio, a nuestro juicio, superior a la del iPad. El único fallo que le encontramos es, sin embargo, la colocación de los mismos; y es que al colocar la tablet en horizontal para visualizar vídeos es muy frecuente que, al agarrarlo, tendamos a tapar con la mano algunos de los altavoces, interfiriendo en la correcta difusión del sonido. Otra de las maneras de disfrutar del audio en este dispositivo es, obviamente, mediante su conector de 3,5 mm, al que podrás conectar los auriculares que acompañan al Tab (similares a los que vienen en la caja del Galaxy S).

Respecto al cargador, que tantas opiniones suscitaron en el desempaquetado, tiene bastante aire al del iPad/iPhone, no se puede negar, con un diseño compacto similar, en dos piezas (montura y enchufe) y tamaño parecido (el de Samsung es ligeramente más ancho –lo comprobarás en las fotos-, pero, por contra, el enchufe de Apple es más grande).

Popular on Engadget