Freemium: La amarga victoria de Samsung sobre Apple... y viceversa

José Mendiola
J. Mendiola|07.28.13

Sponsored Links

José Mendiola
July 28th, 2013
In this article: Apple, freemium, resultados, Samsung
Freemium: La amarga victoria de Samsung sobre Apple... y viceversa
En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología
En esto de la guerra entre fabricantes en muchas ocasiones nada es lo que parece. Ni de lejos. Como sabes, Apple y Samsung llevan tiempo ya a torta limpia en diferentes mercados, y los coreanos se han convertido de facto en el mayor problema para una cómoda posición que el equipo de Tim Cook ha mantenido en el segmento de los tablets (en números brutos de cuota de mercado con el iPad) y en telefonía móvil gracias a la elevada rentabilidad que obtienen de cada iPhone vendido. Así las cosas, no sorprende que el fabricante californiano observe con preocupación la desmedida proyección de los coreanos en ventas y en la variedad de avanzadísimos terminales con lo que están inundando el mercado en cada uno de los segmentos donde ambos gigantes se baten el cobre.

Este pulso motiva que Samsung apriete fuerte en su lucha contra Apple en campañas de comunicación muy agresivas, pero también que los de la manzana sean férreos defensores de lo que consideran suyo en los tribunales. Se trata de una guerra abierta, y esta semana hemos podido medir la temperatura en el campo de batalla: ambas marcas presentaban sus cifras y hay ganadores y vencidos... y al revés. ¿O tal vez no? Vamos con ello.
Como apuntamos, ambos gigantes han mostrado sus cifras al mundo al cierre del primer trimestre de 2013, un excelente indicador de cómo van las cosas en ambas firmas. Y bien, con todo lo expuesto podríamos contar con grandilocuentes titulares como los que te mostramos a continuación: "Samsung destrona a Apple como fabricante de smartphones más rentable", para los coreanos, o bien, "Apple supera las expectativas de ventas del iPhone a la espera del próximo modelo", para los californianos. Aunque desde luego, no es oro todo lo que reluce. En este empacho de cifras hay que leer entre líneas porque ni a unos les va tan bien en un terreno, ni a otros en el otro, y lo peor del asunto, es que para darle más emoción al asunto, podemos rescatar el dicho de a río revuelto, ganancia de pescadores, puesto que hay quienes ya se están beneficiando de esta dualidad del mercado. Lo cierto es que a ambos les ha ido bien a su manera, pero en ambas sedes habrán saltado algunas luces rojas que anuncian turbulencias a corto o medio plazo.

Si quieres verlo por marcas, parece que Samsung habría salido peor parada, pero tampoco creas que la lectura negativa de lo expuesto por Apple es prometedor. Los primeros se han cobrado su pieza más codiciada: superar a Apple en su terreno en el mercado de la telefonía móvil, pero... ¿a qué precio? Los coreanos, en su obsesión por colgarse esa preciada medalla han descuidado (o minusvalorado) dos elementos: el primero de ellos y más importante, que el mercado de la telefonía móvil se está acercando a la saturación, o dicho de otra manera, que cuesta encontrar clientes a los que vender los flamantes smartphones que tanto nos impresionan. Pero el segundo no lo es menos, y es que en su lucha por la hegemonía en la gama premium, los coreanos habrían descuidado las gamas inferiores, con un mayor margen de crecimiento, y es aquí donde terceros estarían aprovechando esta brecha para robar cuota de mercado, según apunta IDC. Y como sabes, aquí Apple pierde poco porque es un segmento que no atiende con su caro iPhone.
A mayor desgracia de los asiáticos, tal y como apunta TNW, hacer cima en el segmento de la telefonía móvil avanzada habría salido caro a Samsung, que se habría dejado la friolera de más de 400 millones de dólares en una costosísima promoción de sus smartphones, y sólo en Estados Unidos. Así las cosas, la lectura que hacen los inversores de la situación es que Samsung ha llegado a lo más alto, pagando un alto precio por ello, y descuidando los flancos inferiores donde le están robando la tostada, y lo que es peor, en un mercado que se acerca a la saturación. Las expectativas eran altísimas y el fabricante, pese a pasar con nota la prueba, no las ha alcanzado. ¿Conclusión lógica de todo esto? Las acciones de la compañía pierden valor. Un dato extraño si nos quedamos únicamente con el primer y espectacular titular. Un listón excesivamente alto que luego pasa factura. Justo lo contrario que ha sucedido con Apple.

Los de Tim Cook tenían, a priori, todo en contra: el mercado apuntaba con el dedo acusador a un iPhone ya muy visto y prematuramente avejentado por la innovación de sus rivales, una cuota de mercado de su ecosistema, que aunque creciente, estaba siendo cercada por sus rivales (o por Android, si quieres que seamos más específicos), y unas ventas del iPad que ya mostraban sus primeros síntomas de fatiga tras un dominio humillante del mercado. En realidad, de todo este negro panorama, únicamente se ha cumplido esto último, y los de Cupertino han logrado dar la vuelta a la tortilla precisamente gracias a la presunta cabeza de turco en todo este asunto: el iPhone. Los resultados presentados por Apple son peores a los registrados el año anterior, pero a diferencia de Samsung, los inversores de la firma de la manzana ya contaban con ello. Y no sólo estaban preparados para un susto controlado, sino que se han visto sorprendido por unas cifras mucho mejor de las esperadas y las acciones de la firma crecieron con alegría ante el dato.
Antes apuntábamos la patente saturación del mercado de la telefonía móvil y cómo Samsung se había cegado en su empeño por desbancar a Apple en el alto de gama. Pues bien, los de Cook se han movido ágilmente e ignorando la batalla frontal con los coreanos, se han centrado en los mercados emergentes que todavía siguen creciendo, para repartir smartphones entre unos nuevos compradores y lo que resulta más llamativo del asunto, haciendo caja con veteranos como el iPhone 4. Y todo esto cuando el fabricante todavía no ha desvelado su último misil, el sucesor de la saga, que será presentado previsiblemente a finales de año. Pero si ésta es la victoria de Apple sobre Samsung, es agridulce, puesto que sigue mostrando un cierto agotamiento en lo que a percepción de novedades en su producto se refiere, y el alarmante declive de ventas del iPad en un mercado en el que podría haber alcanzado su tope. Como ves, hay para todos y según quiera verse. Pero nada es lo que parece.

[Más información WSJ, TNW, The Verge, Telegraph]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos
All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
Popular on Engadget