Latest in Analisis

    Image credit:

    iPhone 5c, análisis

    Drita
    October 30, 2013
    Share
    Tweet
    Share

    Sponsored Links

    El iPhone "barato", el iPhone de plástico, el iPhone de colores... Podríamos describirlo con cualquiera de estas frases y sabrías igualmente de qué terminal estamos hablándote. El iPhone 5c llegó a nuestras vidas hace cosa de mes y medio revolucionando a propios y extraños. No lo hacía por su diseño (ya se esperaba que fuera de plástico) ni por sus características (lanzándose un iPhone 5s no imaginábamos que Apple tirara la casa por la ventana), sino por su precio, un coste a juicio de muchos demasiado elevado para la supuesta posición que pretendía ocupar en el mercado. Apple, sin embargo, nunca aseguró que lanzaría un terminal de bajo coste, pero la rumorología se encargó de llevarle la contraria, hasta tal punto que ha hecho a este teléfono uno de los dispositivos más monetariamente cuestionados que se recuerdan en la historia de la distinguida Apple.

    Pero, ¿qué nos ofrece realmente el iPhone 5c? ¿es solo un plástico "bonito"? y sobre todo, ¿vale lo que cuesta? Estas y otras muchas preguntas van a ser contestadas en el análisis que tienes a continuación. Acomódate en la silla y haz clic. Comenzamos.

    Gallery: iPhone 5c, análisis | 20 Photos


    Un repaso en vídeo


    Música: Josh Woodward - Crazy Blue (Instrumental version)

    Diseño



    Debo hacer una confesión: cuando Apple lanzó aquel primer anuncio sobre su nuevo iPhone 5c donde decía que incluía un plástico "perfeccionado", fui la primera en mofarse. El plástico es plástico, lo mires por donde lo mires, y particularmente por estos lares nunca hemos sido muy aficionados a él. Hoy sin embargo debo retractarme. Y es que la carcasa de este nuevo terminal de Apple cuenta con el mejor cuerpo de plástico que recordamos en un terminal, solo comparable a la anatomía de algunos Lumia de Nokia. De acabado brillante y aristas marcadamente redondeadas, el equipo se siente muy sólido en la mano, siendo muy agradable al tacto (y quizás pudiendo resultar algo resbaladizo). El policarbonato de su espalda parece al tocarlo más grueso que la carcasa convencional de un teléfono y por tanto la sensación es de una mayor resistencia y robustez. No dudamos que la superficie acabará rayándose de igual forma que en su día lo hacía la del iPhone 3G y iPhone 3GS, pero a diferencia de estos dos, la sensación es la mano es de una mejor construcción y solidez.


    Apple le ha cogido cariño a su panel de 4 pulgadas con resolución de 1.136 x 640 píxeles, de forma que (una vez más) volvemos a encontrarlo en este modelo. Las impresiones por tanto no difieren de las experimentadas en el iPhone 5 o en el iPhone 5s, disfrutando de una pantalla con buena calidad de imagen, resolución y ángulos de visión. Sobre él se colocan el altavoz y la cámara frontal -ahora con sensor retroiluminado-, mientras que en la parte inferior tenemos nuevamente el botón físico de control que lleva repitiéndose generación tras generación en los teléfonos de la casa -su pulsación y recorrido no difieren absolutamente nada del iPhone 5.

    Nos gusta mucho que la botonería de los laterales y superior mantengan el mismo color que el resto de la carcasa, ya que le confieren a ésta más sensación de cuerpo unibody y de conformar una sola pieza. La pulsación de estas teclas es sencillamente excelente. La bandeja de la tarjeta (nanoSIM) situada a la derecha también está bañada por el color de la carcasa (en este caso, 'azul Engadget' -guiño, guiño) por lo que, al igual que ha ocurrido en el resto de sus hermanos, pasa bastante desapercibida. La zona inferior queda algo más simplificada visualmente en comparación a cómo se mostraba en el iPhone 5 o el iPhone 5s -tienes una imagen a continuación-, pero la colocación es la misma: puerto de 3,5 mm, micrófono, conector Lightning y altavoz.


    Tampoco encontramos sorpresas en su espalda donde se plantan las típicas inscripciones que confirman que tiene todos los sellos regulatorios, la manzana de la casa en elegante negro -se repite así en los cincos colores de carcasa disponibles-, y la cámara, acompañada de micrófono y flash.

    Aunque aparentemente sean iguales, las dimensiones del iPhone 5 y el iPhone 5s difieren ligeramente de las del iPhone 5c. Nuestro protagonista es casi un milímetro más alto, medio milímetro más ancho (sí, las diferencias son irrisorias) y algo más de un milímetro más grueso. Su peso sí que es algo más considerable: 132 gramos frente a los 112 del iPhone 5 y el modelo 5s, aunque igualmente el 5c se siente muy bien en la mano (sus curvas marcadas ayudan mucho) y en absoluto se tiene la sensación de ser un teléfono pesado.

    Prestaciones técnicas



    Pasaremos en breve a hablar del rendimiento y la experiencia con el teléfono, pero antes, no viene mal repasar de manera más concienzuda los aspectos técnicos del smartphone. Para ello te dejamos a continuación con una tabla detallada donde poder ver todas las cualidades del iPhone 5c -recuerda que en este enlace puedes ver además una comparación con el iPhone 5s. Repásala detenidamente y síguenos hasta el siguiente apartado.

    iPhone 5c
    Sistema operativo iOS 7
    Pantalla 4 pulgadas
    IPS Retina Display
    Resolución del panel 1.136 x 640
    326 ppp
    Procesador Chip A6 de Apple (dual-core) a 1,3 GHz
    RAM No comunicada oficialmente
    Almacenamiento interno 16 y 32 GB
    Almacenamiento externo No
    WiFi 802.11 a/b/g/n dual band
    Bluetooth 4.0
    SIM nanoSIM
    Cámara principal 8 megapíxeles, f/2,4, flash LED
    Grabación de vídeo 1080p a 30 fps
    con estabilizador de imagen, saca fotos mientras grabas, detección de rostros
    Cámara secundaria 1,2 MP
    grabación a 720p
    FaceTime en WiFi y 3G HVGA (480 x 368)

    Autonomía 10 horas en conversación 3G
    8 h. de navegación 3G
    10 h. de navegación LTE
    10 h. de navegación WiFi
    10 h. de vídeo
    40 h. de música
    Hasta 250 h. en stand-by





    Sensores Acelerómetro, brújula digital, proximidad, luz ambiental
    giroscopio
    NFC No
    Conector Lighting
    Asistente inteligente Siri
    Navegación A-GPS, GLONASS
    Tamaño 124,4 x 59,2 x 8,97 mm
    Peso 132 g
    Colores Blanco, rosa, amarillo, azul y verde

    iOS 7, rendimiento y batería



    Al igual que ocurría con el iPhone 5s, aquí tampoco vamos a poder desvelarte mucho más que no conozcas de la nueva versión de iOS -diríamos que en esta ocasión es incluso menos, debido a que no contamos con el coprocesador M7 y un lector de huellas que amenice el espectáculo. El sistema está disponible para un gran número de dispositivos de la firma manzanera, haciendo por tanto bastante accesible a todo el mundo las cualidades del ecosistema móvil de Apple.

    Lo que sí podríamos decir, desde un punto de vista totalmente estético, es que aquí la apariencia es "otra". A pesar de que tanto color y tono pastel no terminan de convencer a todos los usuarios del SO, quizás muchos cambiarían de idea al verlo en un iPhone 5c, donde parece que todo se combina en mayor armonía cromática, haciendo juego con ese toque informal que Apple parece querer darle en contraposición al iPhone 5, el iPhone 5s o el 4s. Digamos que la sensación es que todo va más "en conjunto".


    En cuanto a experiencia de uso, si vienes del iPhone 5, no vas a notar ab-so-lu-ta-men-te nada nuevo. Ambos comparten similares entrañas (procesador, RAM, etc.) de forma que, portando la misma versión de iOS, lo llamativo sería que encontráramos alguna diferencia. Transiciones fluidas, buen cierre y apertura de aplicaciones, y rapidez de respuesta vuelven a imperar en un teléfono que se entiende a la perfección con el software que le da vida. Independientemente de que estéticamente pueda gustar más o no la mano de Jon Ive, iOS 7 ha incorporado muchas de las prestaciones que esperábamos desde hace tiempo los usuarios de la plataforma. Entre ellas se encuentran el Centro de Control para manejar las funciones más básicas del teléfono de manera más cómoda y directa, un mejor acceso al Centro de Notificaciones, una app de foto que organiza mucho mejor los contenidos, un Siri más maduro (con soporte de múltiples plataformas) o el Llavero de iCloud -que acaba de llegar con la actualización 7.0.3, lanzada hace apenas unos días), entre otras novedades -en análisis del iPhone 5s las repasamos con un poco más de detenimiento.

    Gallery: iPhone 5c: Capturas de pantalla | 25 Photos



    Ya te hemos contado que la sensación es muy similar a la del iPhone 5 a la hora de hablar de respuesta, pero, ¿qué te parece si lo comprobamos de forma más objetiva? Para ello nada mejor que someter el teléfono a una ronda de benchmarks y comparar después los resultados con los obtenidos por el citado modelo de anterior generación -para darle más vidilla incluimos también los datos conseguidos con el iPhone 5s:


    iPhone 5c iPhone 5 iPhone 5s
    Geekbench Score 3.0 (multicore) 1.284 1.287 2556
    3D Mark (Ice Storm Unlimited) 5.699 5.712 14.387
    SunSpider 1.0.1 (ms)* 714,6 714,9 427,3
    GLBenchmark 2.7 Rex HD (offscreen) 6,8 6,8 26
    *SunSpider: las puntuaciones más bajas son mejores (ms)


    A estas alturas creemos que te ha debido quedar claro que el iPhone 5c es un iPhone 5 con carcasa de plástico y alegres colores. Pese a ello existen sutiles diferencias y una de ellas la encontramos en su batería. El modelo de policarbonato integra una célula de 1.507 mAh, ligeramente superior a la del iPhone 5, de 1.440 mAh. ¿Se traduce esto en una mejora notable de autonomía? Pues lo cierto es que no. La experiencia de uso es tan similar al iPhone 5 que ni en este aspecto encontramos una diferencia sustancial que nos haga señalar este cambio como una mejora acertada. La consulta de email, el visionado de unos cuantos vídeos, la consulta frecuente de páginas webs -hey, hay que leer Engadget ES ¡varias veces al día!-, la toma de fotos y la recepción de notificaciones procedentes de nuestras cuentas sociales han hecho que el teléfono pueda aguantar la jornada laboral como era de esperar, ni más ni menos.

    Pero pongamos un dato más objetivo a estas percepciones personales -que a fin de cuentas pueden siempre variar en función de las necesidades de cada usuario. Si echamos mano del test de batería que se usa en la familia engadgetera, los resultados hablan por sí solos: el iPhone 5c estuvo reproduciendo un vídeo en bucle (con el brillo de la pantalla al 50%, Bluetooth apagado y WiFi encendido pero no conectado) durante 10 horas y 39 minutos, mientras que el iPhone 5 es capaz de hacer lo mismo, bajo similares condiciones durante 9 horas y 17 minutos. Una diferencia de hora y poco que en la práctica no se nota demasiado. Seguro que tienes aún el análisis del iPhone 5s fresquito pero por si acaso, te apuntamos también su puntuación en esta prueba: 10 horas y 50 minutos.

    Cámara



    Con la cámara no iba a ser menos, y al igual que el resto de componentes internos, el sensor de este iPhone 5c sigue siendo el mismo que el utilizado en el iPhone 5. Esto evidentemente implica que obtenemos exactamente la misma calidad de fotografía que disfrutábamos con la anterior generación, incluyendo el rendimiento, ya que al disponer de la misma potencia de procesador, tanto la toma de vídeo como la de ráfagas ofrecen la misma tasa de imágenes por segundo. Esto ni mucho menos quiere decir que vayamos a obtener malos resultados. Las imágenes a plena luz del día lucen muy bien tal y como el historial del iPhone 5 refleja a día de hoy, mientras que en momentos de escasa luz resiste con orgullo, dejando ver algo de ruido y perdiendo cierto detalle, pero obteniendo en líneas generales fotos bastante aceptables.


    Curiosamente la única novedad llega directamente al sensor de la cámara frontal, que ahora pasa a ser retroiluminado. Esta nueva característica mejorará el contraste y la exposición de las capturas, unas prestaciones que ayudarán a obtener unas imágenes mejores en las videoconferencias y en las fotos de autoretrato. Aunque si tenemos en cuenta que se trata del mismo componente utilizado en el iPhone 5s, es posible que esta decisión se deba simplemente a meros fines económicos en lugar de cualitativos, ya que probablemente en Cupertino se ahorrarán unos dólares usando el mismo sensor en ambos teléfonos.

    ¿Son suficientes estas prestaciones? Sí y no. Por un lado tenemos un captor equilibrado con buen rendimiento que llega de sobra para todo tipo de fotos, ya sean para sustituir a una compacta en momentos puntuales o para subir imágenes a nuestras innumerables redes sociales. Sin embargo, al otro lado tenemos el precio del producto, que no justifica las especificaciones ofrecidas. Pero ya debatiremos eso mejor en la conclusión. Te dejamos una galería de imágenes para que eches un vistazo a unas cuantas imágenes de ejemplo.

    Gallery: iPhone 5c: Cámara | 15 Photos



    iPhone 5c Case y embalaje



    Al igual que con el iPhone 5s, Apple también ha aprovechado el lanzamiento de su modelo 5c para introducir nuevas fundas. En esta ocasión además resultan muy llamativas, ya que se alejan de las líneas limpias y discretas de la manzana para apostar por un diseño más desenfadado y diferente. La espalda de la funda está totalmente agujereada (35 circunferencias, para ser exactos) dejando apreciar el color del plástico perfeccionado que se esconde debajo. Desgraciadamente eso implica que la palabra "iPhone" se quede escondida a medias, un detalle que podría resultar insignificante en cualquier otro equipo pero que llama poderosamente la atención viniendo de una compañía tan obsesionada con el detalle y la perfección estética como Apple.





    Críticas de belleza a un lado, la funda dibuja el logo de la firma un poco más arriba (con algo de relieve hundido) y sigue dejando hueco para todos los conectores y puertos del teléfono (incluyendo también la cámara y flash, claro). Los botones cuentan con el relieve suficiente para que la pulsación sea cómoda, y a diferencia de lo que ocurría en la funda del iPhone 5s, aquí la tecla superior sí disfruta de un buen recorrido y sensación al tocarla a pesar de estar protegida.

    La zona interior de la iPhone 5c Case presenta el mismo acabado aterciopelado que la iPhone 5s Case, protegiendo mejor que nunca el cuerpo del teléfono (aunque a diferencia de ésta, el color es gris perla en lugar de ir a juego con el tono de la cara exterior). Respecto al tacto por fuera, es extremadamente agradable, gracias al acabado de tipo gomoso, que ayuda además a un agarre mucho mejor si cabe.

    ¿Un dato simpático relacionado con la funda? Ya hay quién le ha visto suficiente potencial para desarrollar una aplicación que la aprovecha para jugar. Se trata de Flipcase y solo necesita que pongas la funda al revés (sobre la pantalla) para ofrecerte una partida de 'Tres en raya', como las de toda la vida -puedes ver una demostración en nuestro vistazo en vídeo.


    No hay gran cosa que contar respecto a la caja del iPhone 5c, pero como difiere bastante del resto de empaquetados de los iPhone, queríamos al menos hacer una breve mención aquí. En ese empeño por hacer del teléfono un producto más desenfadado y diferente, Apple decidió cambiar la tradicional caja, completamente de cartón, del iPhone y apostar por una similar a la que usa en la distribución de los iPod. El embalaje el iPhone 5c es por tanto de plástico -lo que al tiempo hace un guiño al material de la propia carcasa-, con esquinas muy redondeadas y con la tapa superior transparente, dejando así ver el cuerpo del terminal. En el interior no hay más sorpresas: breve guía de producto con clip incluido para abrir la ranura de la nanoSIM, auriculares Earpods, cable USB-Lightning y enchufe para toma de corriente.

    Conclusión



    'La C era de caro'. Si eres asiduo a nuestro podcast, reconocerás que esa frase a tono de burla fue la que utilizamos como título cuando hablamos del lanzamiento de los nuevos iPhone de Apple. Y es que durante todo el tiempo que duró la rumorología del iPhone 5c, la nota imperante era que el teléfono sería una versión de bajo coste del iPhone 5, convirtiéndose así en el esperado iPhone de las masas. Cuál fue nuestra sorpresa al comprobar que esa idea estaba muy lejos de la realidad: el iPhone 5c se anunció desvelando que tendría un precio similar a otros gama alta del mercado, algo que en España se traduce en una cifra (a partir) de 599 euros para la versión de 16 GB, solo 70 euros menos que lo que costaba el iPhone 5 cuando este salió al mercado.

    Posiblemente 70 euros de diferencia te parezcan insuficientes, y desde luego que lo son. Algunos amantes de la manzana podrán pensar que qué se espera si estamos comprando un gran teléfono, el iPhone 5, solo que con carcasa de plástico. Pero hay que ir más allá. Lo que el usuario se lleva a casa por 599 euros (mínimo) es una hoja de especificaciones que ya tiene un año -mejorar la cámara frontal y subir un poco los miliamperios de la batería no puede considerarse un avance. Eso duele y posiblemente sea lo que más problemas le provoque a Apple para la distribución de este particular retoño.

    El iPhone 5c es un gran teléfono (sería ridículo reconocer lo contrario si ya nos gustó el iPhone 5), pero no lo pueden meter con calzador en el catálogo pretendiendo que cueste los mismo que otros teléfonos de gama alta 2013/2014 con más prestaciones que este smartphone. Un precio más rebajado hubiera sido la clave per-fec-ta para ejercer un mayor impacto, y si no querían bajarse del burro y rebajar estatus, directamente podrían haberse ahorrado su producción. Es lo que tiene ir muchas veces por delante: el día que echas el freno, la gente se da cuenta de ello.





    Independientemente del importante aspecto de su precio y la sombra alargada del iPhone 5, tenemos que valorar el iPhone 5c como equipo móvil en sí. En ese sentido, de nuevo vemos cómo la apuesta por las pantallas cada vez más grandes le hace flaco favor a este nuevo equipo de Apple. Un iPhone 5c con un panel un poco más estirado (4,5 pulgadas, por ejemplo) hubiera sido también quizás el punto necesario para evitar tanta crítica a su precio y ponerse un poco más al nivel de la competencia, al tiempo que habría conquistado a ese público que dice que Tim Cook ya solo vende lo mismo, una y otra vez.

    Volvemos igualmente a echar de menos la presencia de NFC, pero los que lleguen de nuevas seguro que ni lo tendrán en falta, contando con un equipo en sus manos de gran respuesta, sistema operativo resolutivo y atractivo, buenas prestaciones fotográficas y, por qué no decirlo, con un cuerpo de diseño divertido y alegre al tiempo que sólido en la mano -hey, a nosotros al menos el plástico perfeccionado de colores... nos ha gustado.



    Carlos Martínez colaboró en la realización de este análisis














































































    All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
    Share
    Tweet
    Share

    Popular on Engadget

    The 2020 Engadget Holiday Gift Guide

    The 2020 Engadget Holiday Gift Guide

    View
    The best laptop deals we found for Cyber Monday

    The best laptop deals we found for Cyber Monday

    View
    The best Cyber Monday tech deals that are worth your money

    The best Cyber Monday tech deals that are worth your money

    View
    Apple's MacBook Air M1 drops to $899 for Cyber Monday

    Apple's MacBook Air M1 drops to $899 for Cyber Monday

    View
    Volkswagen may release a small EV for as little as $24,000

    Volkswagen may release a small EV for as little as $24,000

    View

    From around the web

    Page 1Page 1ear iconeye iconFill 23text filevr