Así es la Steam Machine de Valve

Alberto Ballestin
A. Ballestin|11.05.13

Sponsored Links

Así es la Steam Machine de Valve
Así es la Steam Machine de Valve
Te recomendamos que mires la foto de la Steam Machine que tienes sobre estas líneas. Obsérvala, devora cada uno de sus píxeles, porque es prácticamente seguro que nunca podrás verla en persona. La unidad que hoy te mostramos es una de las 300 máquinas producidas específicamente para los miembros del programa de testeo de las Steam Machines y SteamOS, la iniciativa con la que Valve piensa consolizar los juegos de PC ofreciendo una plataforma de entretenimiento para nuestros salones basada en Linux y con todo el poderío del catálogo de Steam.

La Steam Machine fotografiada en este artículo es solo uno de los prototipos desarrollados por Valve para su uso interno, que ya ha dado orden de reducir la fabricación de sus propias unidades. A lo largo del año que viene las primeras compañías asociadas a Valve lanzarán sus propias Steam Machines, utilizando el CES 2014 como escenario para su puesta de largo. Según ha indicado Valve a nuestro compañero de la edición en inglés Ben Gilbert, las Steam Machines vendrán en todo tipo de configuraciones para satisfacer un amplio rango de necesidades, yendo desde máquinas realmente asequibles y no especialmente potentes a auténticas bestias con procesadores Intel i7 y tarjetas gráficas GeForce Titan. La que tienes sobre estas líneas se situaría en un punto intermedio, haciendo uso de una CPU i7 maridada con una GPU GTX 780 y una cantidad de RAM indeterminada. En caso de que te lo estés preguntando, todos los componentes del prototipo se pueden intercambiar para ser sustituidos o ampliados, aunque está por ver qué sucederá con las Steam Machines que serán comercializadas por terceras compañías; con suerte este será el diseño de referencia en el que se basen sus futuros productos.

%Gallery-199952%
Antes de tener listas las primeras consolas beta, los ingenieros de Valve tuvieron que crear un buen número de prototipos para testar ideas y conceptos. No, las cosas nunca fueron tan sencillas como crear un PC pequeñito con una interfaz personalizada.


Durante el desarrollo de su Steam Machine, Valve experimentó con mandos con botones en la parte trasera, trackballs gigantes integrados y hasta consolas de configuración nómada, con un núcleo central desmontable que hubiera sido capaz de conectarse a otros dispositivos y bases. Finalmente la compañía decidió apostar por un PC compacto controlado desde el Steam Controller, un gamepad táctil totalmente desprovisto de palancas y capaz de aunar las prestaciones de clásico controlador de consola con la precisión de un ratón de PC.

%Gallery-199951%

¿Y qué sucede con la disponibilidad de estas primeras Steam Machines? ¿Cuándo podremos los consumidores disfrutar de esta nueva visión del entretenimiento doméstico sin tener que formar parte del exclusivo programa de betatesting? Esto es lo que tenía que decir al respecto el diseñador de Valve Greg Coomer:

Simplemente queremos tener la certeza de que todos los clientes con Steam tienen suficientes opciones, y que el espectro de precio/prestaciones está al novel exigido por los clientes de Steam. Ahora mismo, los indicios que tenemos gracias a la gama de la que hablaremos en el CES nos dicen que habrá suficiente capacidad de elección. Así que vamos a seguir tratando [al prototipo] como una plataforma de testeo y ya veremos qué sale de ahí.


En palabras más fáciles de asimilar y comprender, que será mejor si esperas a la feria de Las Vegas antes de hacer planes.


Paradójicamente, el hardware es lo menos importante del primer producto físico de Valve. SteamOS es el auténtico corazón y la esencia vital de las Steam Machines. Lejos de usar una distribución de Linux ya existente (como Ubuntu, que llegó a sonar en los mentideros como candidata), Valve decidió crear su propia versión adaptada para garantizar el máximo rendimiento y una integración absoluta con los servicios de Steam.

A simple vista SteamOS no se diferencia de Big Picture. De hecho, lo extraño sería no confundirlos. Aunque deriva de Linux, el sistema operativo de Valve se limita en estos momentos a mostrar tu colección de juegos en Steam y navegar por internet, careciendo de la práctica totalidad de las opciones y características que uno podría esperar de Windows. Por no tener, ni siquiera tiene un reproductor multimedia o visor de fotos integrado, por lo que su potencial como HTPC es en estos momentos inexistente. Tal cual. Con esto dicho, Valve está tratando de estrechar lazos con estudios de desarrollo y proveedores de contenidos para garantizar el lanzamiento de títulos compatibles con SteamOS y aplicaciones multimedia específicas, puesto que hoy por hoy ni siquiera las videoconsolas de Sony, Microsoft o Nintendo son máquinas de juego puras y duras. Ya veremos quién termina mordiendo el anzuelo; ahora mismo y a pesar de todo el bombo recibido, SteamOS todavía no ha superado la fase embrionaria, pero pocas compañías tienen el poder de atracción o la base de usuarios de Valve.


Tal y como ha sido presentada antes de su debut oficial, la Steam Machine de Valve es una máquina más limitada que cualquier consola moderna y sin más parecido con cualquier ordenador de sobremesa que su arquitectura x86. Por supuesto, sería de necios juzgar un prototipo que no saldrá a la venta y del que para más inri solo se fabricarán 300 unidades de uso prácticamente interno. Más que el hardware del sistema en sí mismo o su increíble mando híbrido, será el software y cualquier mejora que puedan introducir en él los programadores de Valve lo que marcará las distancias con las actuales plataformas de entretenimiento doméstico, que en ninguno de los casos poseen el innegable atractivo de ejecutar el catálogo de juegos de Steam, ya sean títulos especialmente adaptados para SteamOS o versiones convencionales ejecutadas vía streaming. Este próximo CES nos ofrecerá la oportunidad de examinar una versión más avanzada de la plataforma, y no es necesario decir que ya estamos contando los días que nos faltan para su debut en la gran feria de Las Vegas.
All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
Popular on Engadget