EEUU creó una red social en Cuba para estimular la disidencia

Alberto Ballestin
A. Ballestin|04.03.14

Sponsored Links

Alberto Ballestin
April 3rd, 2014
In this article: Cuba, EEUU, propaganda, SMS, USAID, ZunZuneo
EEUU creó una red social en Cuba para estimular la disidencia
La capacidad de las redes sociales para organizar plataformas de protesta e impulsar cambios políticos es incontestable después de sucesos como la Primavera Árabe, tanto como el hecho de que agentes externos pueden manipular estas nuevas plataformas de comunicación para dirigirlas o servirse de ellas. Lo que tal vez no cabía esperar es que algunos gobiernos pudieran llegar tan lejos como para crear sus propias redes sociales a fin de influir en países extranjeros. Esto es lo que ha sucedido con la start-up ZunZuneo, que de acuerdo con informaciones obtenidas por Associated Press, fue creada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para fomentar la aparición de movimientos sociales antigubernamentales en Cuba.

La red social, que desapareció en 2012 con el mismo misterio con el que apareció en primer lugar, era un servicio de carácter social comparable a Twitter, pero basado en mensajes SMS (intermediarios españoles se encargaron de hacerlas más económicos y posteriormente de anonimizar las comunicaciones ocultando su origen). Su objetivo era ofrecer una plataforma de difusión de "contenidos no controvertidos" como "música, fútbol y alertas de huracanes", entre los cuales se insertaban sutilmente mensajes de tipo político con los que se esperaba generar una reacción entre los usuarios.

Es importante señalar que este no era un servicio de mensajería dirigido a personas ya disconformes con el regimen cubano, sino una herramienta de propaganda dirigida a cualquier ciudadano que pudiera hacer uso de ZunZuneo.

Según Associated Press, ZunZuneo llegó a ser usado por unos 40.000 cubanos en su momento de mayor apogeo, hasta que un día se cortó el grifo de la financiación y cerró sus puertas sin dar mayores explicaciones. Las causas fueron múltiples. Aunque engendrada y apoyada económicamente por USAID, ZunZuneo era una start-up con intenciones de convertirse en una compañía viable a corto plazo, algo que no se veía reflejado en sus cuentas. Su relación con USAID se fue haciendo cada vez más complicada; no solo la agencia se sentía incómoda con el hecho de que después de todo estaba pagando cientos de miles de dólares al gobierno cubano en mensajes SMS, sino que terminó dándose cuenta de que cada vez era más complicado negar su relación en el proyecto, lo que podía haber terminado en un escándalo mayúsculo justo cuando Estados Unidos y Cuba comenzaban a acercar posturas. Estos problemas, unidos por las dificultades para encontrar un CEO independiente, lograron poner punto y final a ZunZuneo, que nunca llegó a tener la penetración o la influencia suficiente para incitar una Primavera Cubana.

La legalidad de ZunZuneo se encuentra ahora en tela de juicio. Las leyes estadounidenses indican que cualquier acción encubierta de este tipo debería haber contado con una autorización presidencial, cosa que no llegó a suceder, y luego está el pequeño detalle de que USAID es oficialmente una agencia dedicada a ayudar a países en desarrollo, y no a organizar o promover acciones políticas en el extranjero. USAID asegura que el programa era ajustado a la ley, pero eso no estará claro hasta que concluya la investigación que ha abierto el congreso estadounidense.
All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
Popular on Engadget