Latest in Analisis

    Image credit:

    Moto 360, análisis: En el país de los ciegos, el tuerto es rey

    Drita
    November 5, 2014
    Share
    Tweet
    Share

    Sponsored Links

    Cualquier lo diría. A pesar de lo joven que aún es Android Wear, el Moto 360 de Motorola podría considerarse un antes y un después dentro de la categoría de dispositivos con el citado sistema. No es para menos. Mientras que fabricantes a priori más potentes como LG y Samsung apostaban por la convencional pantalla cuadrada, Motorola decidió salirse de la línea y anunciar un reloj con esfera redonda que nos quejó a todos sin habla. He pasado un buen tiempo con él y creo que ya puedo ofrecerte una visión en conjunto de lo que significa para mi este atractivo smartwatch -el título creo que podría ir dándote una pista.

    ¿Con ganas de conocer mis impresiones y saber lo mejor y peor del reloj? Pues lo tienes tan fácil como echar un ojo tras el salto. Acompáñame.

    Diseño y pantalla

    Como apuntaba en la introducción, el Moto 360 tiene el honor de haber sido el primer reloj con Android Wear en enfrentarse al mundo y atreverse con una esfera redonda. Y vaya si le ha salido bien semejante gesta. Este dibujo le ha acercado más al gusto de los usuarios por una simple obviedad: el reloj tradicional ha sido siempre redondo y poder tener algo con aspecto "de toda la vida" con tanta tecnología en su interior es todo un caramelito. El Moto 360 luce por tanto como cualquier otro reloj que podrías encontrar en una tienda y se podría llegar a decir que parece más un reloj que un gadget. O al menos así se siente en la muñeca.

    No solo el dibujo influye. Los materiales utilizados y las correas ofertadas también contribuyen a esa sensación de equipo familiar. La esfera tiene un acabado limpio con cuerpo de acero inoxidable y cristal (dispone de un botón físico en el lateral con pinta de ruedecilla, para darle también más aspecto de reloj tradicional) y, en el caso de nuestra unidad, viene con una correa de cuero que sin ser la mejor (la veo algo endeble) luce un aspecto más atractivo que el que podría ofrecer una de acabado gomoso. Motorola apunta que su Moto 360 solo es compatible con las correas hechas específicamente para él (o sea que la oferta ahora mismo es más bien escasa), pero ya ha prometido que ampliará su catálogo antes de que acabe el año con modelos de metal que seguro que le dan también un cuerpo interesante al smartwatch.

    La única pega que podría sacarle en este primer punto de construcción es la pequeña e inevitable acumulación de polvillo que puede llegar a amontonarse entre el metal y el cristal redondo, justo en la periferia de este último. No es algo muy llamativo y tardará varias semanas en aparecer, pero podría ser algo apreciable si lo miras de cerca.

    En cuanto a la pantalla del reloj, es, claro está, la protagonista indiscutible de la película. Este redondeado panel LCD, retroiluminado, va prácticamente de borde a borde y sobresale muy ligeramente del ras de superficie, haciendo que te enamores de él nada más mirarlo. No es en absoluto exageración. Si cuando tengas un Moto 360 no se te escapa un "¡whoa!"... raro.

    De tipo táctil, su tamaño es de 1,56 pulgadas, ofreciendo una resolución de 320 x 290 píxeles muy bien resueltos (205 ppp) teniendo en cuenta que estamos hablando de dimensiones pequeñas. Las (pocas) imágenes a ver son claras, definidas, de buenos colores y contraste.

    Hablar de la pantalla y no hacerlo de su franja negra es inevitable. Se ha comentado hasta la saciedad pero por si acaso andas perdido, nos referimos a la banda que corta la parte inferior del panel. Tras el caos inicial, Motorola explicó que en esa zona se vio obligada a emplazar los drivers de pantalla y el sensor de luz ambiental, rompiendo inevitablemente con el 'circulo perfecto' –la otra opción hubiera sido crear un marco más grueso. No es algo que moleste y ciertamente se agradece al plan B que la compañía podría haber llevado a cabo, pero las primeras veces te fijarás en la banda de manera inevitable. A medida que te acostumbres a su uso, te olvidas que está ahí.

    Por cierto, hablando del sensor. ¿Sabías que el Moto 360 ha sido el primer Android Wear en incluirlo? Gracias a él, el reloj es capaz de ofrecer control automático del brillo bastante útil para mejorar la visibilidad de su panel en exteriores. En cuanto a su comportamiento en el citado ambiente, el reloj responde como se espera, disfrutando de un buen comportamiento bajo la luz del sol (no es brillante, pero suficiente para que no sea un aspecto a criticar negativamente).

    Dentro de las opciones de luminosidad tenemos además el llamado modo 'Pantalla ambiente'. Por defecto esta función viene desactivada, de forma que la pantalla se apaga totalmente cuando no está siendo usada (tarda unos segundos en hacerlo si no recibe actividad de nuestra parte). Si activamos el citado modo, la pantalla tardará mucho más en apagarse del todo; su iluminación bajará de manera que aún sea posible ver qué hora es durante un largo rato hasta que finalmente se apaga. Esto evidentemente come más batería (cuando vas a activar la función, el propio reloj te lo avisa), de forma que tenlo muy en cuenta si vas a usarlo. Y es que su autonomía no es precisamente para tirar cohetes... aunque de eso hablaremos un poco más adelante.

    He hablado de los materiales, el diseño, la pantalla... pero, ¿cómo se siente en la muñeca el reloj? El Moto 360 cuenta con una esfera de 46 milímetros y 11,5 milímetros diseñada tanto para hombres como para mujeres, según Motorola. Siento discrepar en este punto con las cabezas pensantes de la compañía. Puede que la sensación sea totalmente la de llevar un reloj tradicional en la muñeca, pero uno más bien grande; tamaño que se acentúa todavía más cuando se trata de una muñeca estrecha, como la de una mujer. Con los días es cierto que te puedes acostumbrar un poco, pero no resulta algo discreto de llevar, en especial, repito, si no cuentas con un muñeca más bien ancha.

    Hadware

    Ya te hemos introducido algunas pinceladas relacionada con el hardware de este reloj a la hora de hablar del diseño (era inevitable), pero aún nos queda tela por cortar. El smartwatch de Motorola cuenta con un procesador TI OMAP3630 que causó algo de revuelo por tratarse de un chip bastante antiguo (estamos hablando del procesador que llevaba el Droid 2 de Motorola allá por el 2010). Es cierto que la tecnología avanza demasiado rápido y una apuesta así puede chirriar, pero siendo un smartwatch tampoco me parece una aberración. A fin de cuentas las exigencias y demandas que se le piden son muy distintas a las que se pueden esperar de un smartphone, y creo que su actual engranaje es suficiente para disfrutar de una experiencia, en términos de fluidez, satisfactoria.

    Su corazón viene acompañado de 512 MB de RAM y hace uso de 4 GB de almacenamiento interno. Para realizar la conexión con nuestro smartphone emplea conexión Bluetooth 4.0 LE y en cuanto a otros sensores a destacar, tenemos la presencia del monitor de ritmo cardíaco, capaz de medir nuestra frecuencia de manera bastante rápida, por cierto.

    El Moto 360 posee reconocimiento de voz, que funciona realmente bien, e inserta doble micrófono. El equipo es resistente al agua y al polvo, contando con certificación IP67.

    Software y rendimiento

    Uno de los mayores retos con los que se encontraba Motorola a la hora de apostar por una pantalla redonda era el adaptar la interfaz precisamente a esa forma. La firma dice haber trabajado con Google para conseguirlo, sin embargo, el resultado no ha sido 100% exitoso. Algunas veces verás que el texto de un mensaje o la imagen de un icono se quedan cortados en su extremo -lo puedes observar en la segunda foto de este apartado-, algo no especialmente incómodo, pero apreciable.

    Por lo demás, mi percepción no ha cambiado desde la primera vez que usé Android Wear: el sistema me sigue pareciendo joven y a veces poco intuitivo. Las tarjetas de notificaciones aparecen siempre en función de la actividad de las apps que estén activas y unas vez revisadas las notificaciones, estas desaparecen y el reloj ofrece poco margen de movimiento. Todos estos avisos te dan siempre la opción de ser revisados en el teléfono móvil y dependiendo de qué tipo de app, incluso ejecutar alguna acción más -por ejemplo, en el caso de WhatsApp, puedes responder con el reconocimiento de voz o usar algunas respuestas automáticas como "Sí", "Ok" o "No", entre otros.

    Si tocas dos veces sobre la pantalla, se activa Google Voice, al igual que si pulsas una vez el botón físico lateral. En el menú que se despliega una vez que accedes a él tienes tanto acceso a varias acciones predefinidas (para programar una alarma o enviar un SMS) como paso a los ajustes del reloj, que podrás controlar tanto desde el smartwatch, aunque algunos de esos parámetros también podrán ser manejados desde el teléfono móvil, gracias a la app de Android Wear -tienes algunas capturas bajo estas líneas. También en el comentado menú se puede ejecutar apps, como Google Play o Fit. Uno de los mayores problemas que encuentro cuando accedo a estas aplicaciones es que si vuelvo hacia atrás (deslizando el dedo de izquierda a derecha) me lleva la pantalla principal del reloj y no de vuelta al menú, obligándome de nuevo a volver a la lista y buscar otra nueva función en ella que desee. Una auténtica pérdida de tiempo, que espero que Google sepa solucionar en próximas actualizaciones.

    En caso de querer cambiar el watchface (diseño de reloj), solo tienes que dejar pulsado un par de segundos el dedo en la pantalla. Eso te dará acceso a diferentes 'looks' con los que personalizar el Moto 360 mejor.

    Poco más que contar por aquí. Como te comento, Android Wear se siente aún algo vacío y a veces desordenado (tener en una misma lista deslizable mensajes predefinidos y los ajustes del sistema es algo que me desconcierta bastante). Su dependencia de las notificaciones (y por tanto tarjetas de aviso) es bastante grande, y si bien es cierto que esa es en gran parte la función de este smartwatch, parece como si el resto de funciones estuvieran más escondidas o no tuvieran el protagonismo que se merecen para destacar todo el potencial de un reloj inteligente.

    Batería

    Si quieres convencerte de que este es el reloj perfecto para ti, deberías de saltarte esta parte. Definitivamente no te va a gustar lo que te voy a contar aquí. La batería del Moto 360 es posiblemente el peor aspecto de este equipo y ni tan siquiera las últimas actualizaciones que ha recibido han ayudado a que cambie de idea al respecto. El reloj no puede estar lejos de un enchufe más de 12 horas con un uso medio, por lo que no resulta un accesorio nada útil si tu idea es darle bastante más trabajo. Si subo la demanda de acciones y jugueteo más con el reloj, consumiré algo antes su autonomía; por contra si tras los primeros días de novelería inicial, su empleo va a ser más testimonial (mirar la hora y recibir actualizaciones), puede que consigas alargar más la autonomía de este Motorola.

    En cuanto a su carga, merece también unas líneas. El Moto 360 viene con un dock para su recarga inalámbrica, de discreto tamaño y acabado gomoso bastante apañado. Su base cuenta además con un recubrimiento de goma, que ayuda a que se agarre mejor a la superficie en la que se encuentra. Dispone del puerto microUSB en su parte trasera por lo que solo tienes que enchufarlo y dejarlo por ejemplo en la mesita de noche para apoyar el reloj cuando te vayas a dormir. El problema que tiene esto es que el propio Moto 360 no tiene puerto de conexión, de forma que, sí o sí, vas a tener que cargar siempre con este bonito dock para darle un chute de energía a su smartwatch.

    Conclusión

    Siempre fui bastante mala estudiando la asignatura de química. En mi último año de instituto, llegado el segundo trimestre, mi profesora empezó a dar las notas de todos los compañeros en voz alta. Uno a uno iban cayendo como moscas: había sido un trimestre muy duro y complicado y pocos eran los que se habían salvado del suspenso. Cuando llegó mi turno, recuerdo que se rió, me miró y me dijo: "En el país de los ciegos, el tuerto es rey". Qué efectivo puedo llegar a ser el refranero español. Lo que venía a decirme es que ni mucho menos mi rendimiento en el trimestre había sido merecedor de aprobado, pero visto lo visto (y dado mi esfuerzo), había conseguido salvarme.

    Esa es la sensación que tengo con el Moto 360 y es posiblemente el efecto que ha conseguido provocar entre el público sin que este se de cuenta. El reloj de Motorola dista mucho de ser perfecto, pero la oferta actual lo convierte, sin duda, en la mejor opción entre las existentes (que sigue siendo un logro). Un diseño elegante y trabajado, además de diferente, ha conseguido maquillar otros defectos fundamentales como una batería insuficiente o un sistema operativo que aún está algo verde.

    Dejando por un momento de lado el tamaño de su esfera, una cosa está más que clara: el Moto 360 no solo parece un reloj tradicional, también se siente como tal. Eso era algo que la gente anhelaba y es posible que tú también te dejes arrastrar por la euforia. Si te compras un Moto 360, te estarás haciendo posiblemente con uno de los smartwatches más conseguidos del mercado -aún no hemos analizado el LG G Watch R, también sea dicho de paso, ejem-, pero eso no significa que sea un producto redondo. Aún le falta madurar y buena parte de esa responsabilidad recae sobre Google y su Android Wear. Veremos.

    All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
    Share
    Tweet
    Share

    Popular on Engadget

    The work-from-home gear you should actually buy

    The work-from-home gear you should actually buy

    View
    'Final Fantasy 7 Remake' is a gamble that paid off

    'Final Fantasy 7 Remake' is a gamble that paid off

    View
    ASUS Zephyrus G14 review: Ultraportable gaming done right

    ASUS Zephyrus G14 review: Ultraportable gaming done right

    View
    Instagram starts rolling out web DMs to everyone

    Instagram starts rolling out web DMs to everyone

    View
    NASA wants your miniature science payload designs for Moon rovers

    NASA wants your miniature science payload designs for Moon rovers

    View

    From around the web

    Page 1Page 1ear iconeye iconFill 23text filevr