HTC One M9, análisis: más y menos de lo mismo

Drita
Drita|03.22.15

Sponsored Links

Drita
March 22, 2015 8:00 PM
In this article: analisis, android, htc, htcone, m9, onem9, sense7
HTC One M9, análisis: más y menos de lo mismo

HTC One M9, análisis: más y menos de lo mismo

Cuando tienes un buen producto en tus manos y tienes que lanzar una nueva generación, tienes dos opciones: o bien arriesgas al 100% y das un giro de tuerca o, por contra, mantienes lo que ya tienes y le metes algunos retoques. HTC ha decidido claramente apostar por el segundo movimiento, con el riesgo que supone que esos ajustes no sean suficientes para su legión de fans ni para otros potenciales compradores nuevos. ¿Le ha salido bien la jugada en esta ocasión? Eso es lo que pretendo desvelarte tras el salto tras muchos días de pruebas. Haz clic y sígueme.

Diseño y pantalla

Justo bajo estas líneas tienes una imagen del One M8 y el One M9. ¿Te cuesta diferenciarlos, verdad? Tranquilo, no estás solo. Como ya te contaba cuando lo pude conocer en la MWC, el M9 hereda el mismo dibujo, acabado y casi las mismas medidas que su antecesor, lo que provoca que la sensación en la mano sea la de que prácticamente no haya cambiado nada. Si haces un repaso visual algo más detallado, sí es cierto que empiezan a aparecer las diferencias: los botones han cambiado y por ejemplo el de encendido/bloqueo está situado en el lateral, en lugar de en la zona superior. Justo por arriba se encuentran las teclas de volumen, con unas proporciones iguales, aunque con una superficie lisa, para diferenciarse a tientas del rugoso botón de encendido -aún con ello, a veces es difícil de encontrarlos cómodamente.

Hay otro punto diferenciador en los bordes: ahora parece como si la pieza frontal estuviera encajada en la trasera, creando un escalón en toda la periferia del teléfono. Lejos de gustar o no estéticamente -no es mi caso-, me parece que este añadido no hace más que buscar la acumulación de suciedad en los laterales. No es una hendidura profunda, lo sé, pero estoy convencida de que acabará cojeando en ese aspecto. Además, la sensación de bloque unibody que se tenía con el One M8 se pierde aquí, al introducir este sobresalto. Al menos, eso sí, ahora los bordes son algo más planos, lo que ayuda a un mejor agarre del equipo -algo de lo que nos quejábamos en el análisis del One M8.

Como ves en las fotos, la unidad que me ha tocado analizar cuenta con un acabado metalizado "dual", de forma que mientras que el frontal y la espalda son de color plateado, el borde es de oro. El modelo 'oro sobre plata' -es así como se llama- no es que sea precisamente santo de mi devoción, pero también debo reconocer que su apariencia de metal cepillado ayuda a que la diferencia no sea tan descarada ni evidente entre ambos colores.

Ya que hablo de su espalda, debo mencionar su cámara. Atrás quedó el sistema Camera Dúo -tranquilo, te hablaré de él cuando toque comentar su rendimiento fotográfico- y en su lugar, ahora tenemos un sensor, con cristal bastante grande y cuadrado, acompañado del flash de doble tono.

En cuanto a su pantalla, llama la atención que HTC no haya querido hacer como otros fabricantes (LG o Samsung) y haya decidido quedarse en una resolución de panel Super LCD 3 a 1080p. Siempre he mantenido que el Quad HD, aunque agradable a la vista, es excesivo, de forma que esto no es una crítica al movimiento de los taiwaneses; solo una observación por no haberse dejado llevar por la corriente y quizás una desventaja a la hora de comprar en el papel. El tamaño del equipo tampoco ha sufrido aumentos innecesarios y se queda en unas cómodas 5 pulgadas, ofreciendo unos buenos ángulos de visión y una calidad de imagen que mantiene su nivel tanto en interior como en exteriores.

Especificaciones técnicas

HTC One M9 HTC One M8
Tamaño 144,6 x 69,7 x 9,6 mm 146,36 x 70,6 x 9,35 mm
Peso 157 g 160 g
Tamaño pantalla 5 pulgadas 5 pulgadas
Resolución 1.920 x 1.080 (440 ppi) 1.920 x 1.080 (440 ppi)
Tipo de pantalla Super LCD 3 / Gorilla Glass 4 Super LCD 3 / Gorilla Glass 3
Batería 2.830 mAh 2.600 mAh
Memoria interna 32 GB 16 ó 32 GB
Memoria externa Sí (microSD hasta 128) Sí (microSD hasta 128)
Cámara trasera Sensor de 20,7 MP UltraPixel (4 MP) f/2.0 + Duo camera
Cámara delantera UltraPixel (4 MP) 5 MP BSI f/2.0
Captura video 4K 1080p
NFC
Bluetooth v4.0 v4.0
SoC Qualcomm Snapdragon 810 Qualcomm Snapdragon 801
GPU Adreno 430 Adreno 330
RAM 3 GB 2 GB
WiFi Dual-band, 802.11 a/ac/b/g/n 802.11 a/ac/b/g/n, dual-band

Sistema operativo y rendimiento

Como ya sabes, HTC apuesta por el sistema operativo de Google, Android, en su última versión disponible. Esto, unido a una ficha técnica actualizada y a Sense 7, ayuda a que la experiencia con el M9 sea bastante positiva. No significa que con el M8 no lo fuese tampoco, pero ahora puedo aprovecharme de nuevas funcionalidades propias de Lollipop junto a retoques de la interfaz que sin duda mejoran la ya de por sí buena experiencia vivida con la versión anterior.

Y es que Android 5.0.2 no está solo. Este terminal como he mencionado llega con la última hornada de Sense, en la que se añaden algunas prestaciones nuevas que no habíamos visto antes. Merece destacar dentro de ellas por ejemplo los nuevos widgets según nuestra localización, que podrás personalizar para tener a mano las apps que más uses (y elijas) en la pantalla según donde estés: Casa, Trabajo -ambas localizaciones puedes indicarlas en su configuración- y Salir. Puede llegar a ser una funcionalidad muy útil si sabes sacarle partido. Igualmente ahora existe la posibilidad de añadir nuevos temas y personalizar el teléfono más que antes a nivel visual, aunque tampoco es algo que vaya a determinar tu experiencia con él -o al menos no ha sido así en mi caso.

También BlinkFeed trae algunos retoques, de forma que la plataforma de feeds tan popular de Sense sigue creciendo en esta nueva generación de la plataforma. Ahora, dependiendo del mercado en el que estés, podrás encontrar incorporaciones como Yelp -no es mi caso-, de manera que dependiendo de por dónde estés, puede recomendarte lugares por ejemplo para comer o tomar un café, dentro de tu panel de noticias. Para que te hagas una idea de cómo funciona, te dejo con una captura de pantalla de un compañero de Engadget en inglés, en la que puedes ver cómo aparecen este tipo de tarjetas de recomendación.

El rendimiento no solo se puede comentar a nivel de software. Los altavoces BoomSound, que antes no hemos señalado en el diseño del teléfono, también son una parte importante sobre cómo se desenvuelve este smartphone. El One M9, con Dolby Audio, cumple sin problemas con las expectativas de todos los que ya hayan apreciado con anterioridad el resultado de los BoomSound en teléfonos anteriores. Es verdad que podría quizás indicarse que en el M8 es audio es algo más potente, sin embargo, ahora aprecio un sonido más limpio y fino y aunque no tan fuerte, sigue siendo un aspecto a valorar de manera positiva.

No todo van a ser opiniones subjetivas, así que voy a dejarte con una tabla de pruebas de rendimiento para que las curiosees y compares. Como siempre digo, esto no son más que números, que no siempre nos indican lo que luego vamos a vivir con un teléfono, pero aún así no deja de ser curioso el observarlos. Todo tuyo.

HTC One M9 HTC One M8 iPhone 6 Plus
AndEBench Pro 7.404 --- ---
Vellamo 3.0 2.874 1.818 ---
3DMark IS Unlimited 21.409 --- 17.817
SunSpider 1.0.2 (ms) 706 787 388
GFXBench 3.0 1080p Manhattan Offscreen (fps) 22 11,2 18,2
CF-Bench 53.579 40.220 ---
SunSpider: Puntuaciones más bajas son mejores.

Respecto a la batería, no he notado grandes cambios respecto al One M8. El tema es que por entonces ya alabé (con bastante alegría) el buen rendimiento que ofrecía su autonomía, de forma que no tendría que quejarme ahora de ella. Sí es cierto que esperaba estirar un poco más lo encontrado el año pasado, confiando en un mejor aprovechamiento de los recursos, pero eso no ha ocurrido: el teléfono me dura bajo un día de uso intenso, la jornada completa y reglamentaria, pero tampoco puedo esperar más de él en este aspecto. ¿Mi impresión por tanto? Pues algo tibia. Como digo ya me pareció fantástico lo conseguido por el M8, y no podría ahora criticarlo en el M9, pero al mismo tiempo esperaba un apretón más que no ha terminado ocurriendo.

Curiosamente en las pruebas "de laboratorio" de Engadget (la reproducción de vídeo en bucle con el 50% de brillo de la pantalla), el One M9 ha conseguido pero puntuación que el M8 y en lugar de superar las 11 horas de su hermano, alcanza solo 8 horas y 19 minutos de aguante. De nuevo se pone de manifiesto que los números en los tests y la experiencia personal pueden a veces variar mucho, pero no deja de ser llamativo el dato.

No son las únicas pruebas que hemos hecho. Hace unos días le dimos bastante caña al equipo, por culpa de ciertos tests que habían aparecido señalando que el M9 se calienta más de la cuenta. Aunque en el uso habitual, puedo asegurar que el teléfono no se nota más caliente de lo normal, sí es cierto que en una prueba de estrés el teléfono ha llegado hasta los 43 grados. En mismas condiciones, un LG G3 es capaz de alcanzar casi la misma temperatura, lo que nos hace pensar que el problema no es que el smartphone llegue a esa cifra y sea algo inusual: el tema está en que sus materiales de construcción disipan el calor de manera diferente, lo que provoca que en la mano se sienta mucho más caliente.

Cámara

En la cámara encontramos uno de los movimientos más extraños y que más me ha costado entender. ¿Recuerdas esa tecnología llamada Ultrapixel con la que HTC presumía de píxeles de gran tamaño? Pues bien, en el M9 sigue presente, sin embargo, en lugar de dar vida a la cámara principal, el fabricante ha preferido seguir la tendencia de los selfies para montar un sensor frontal con dicha tecnología con lo que poder asegurar la mejor calidad en las autofotos. La sorpresa en cambio llega con la cámara principal, ya que además de no ser de tipo Ultrapixel, HTC ha olvidado por completo su sistema de cámaras duales que tanta atención mostraron en el M8, para dejar paso a un único sensor de 20 megapíxeles.

¿Y qué pasa con esa filosofía de HTC con la que aseguraban que no necesitábamos tantos píxeles? El cambio desde luego es notable, ya que se han sumado 16 megapíxeles respecto a los modelos anteriores. Este incremento estaría bien si no fuera porque el rendimiento de la cámara no cumple con las expectativas. ¿Por qué? Muy fácil. Viendo el mercado que nos rodea y analizando el cambio de megapíxeles que ha incluido HTC en el M9, podríamos esperar unos resultados bastante favorables en líneas generales, sin embargo, no me he topado con nada de eso. A grandes rasgos, los nuevos 20 megapíxeles ofrecen la misma calidad que los 4 megapíxeles del M8, y eso como comprenderás, no es lo que espera recibir un usuario que adquiera el terminal de última generación. La cámara frontal ha ganado muchísimo con la incorporación de los Ultrapíxeles, pero la principal carece de alguna peculiaridad con la que poder destacar frente a la competencia (el año pasado, como decía, teníamos al menos la cámara dual).

Haz clic en la imagen para ver un segmento de la foto a tamaño real. Podrás apreciar que no hay apenas definición.

Los resultados obtenidos muestran unos niveles de compresión exagerados que se reflejan claramente en tonalidades grisáceas. Se pierden muchísimos detalles -tienes un ejemplo en toma nocturna sobre estas líneas y varios más en nuestra galería-, y aunque a primera vista la imagen en la pantalla del terminal pueda parecer llamativa, lo cierto es que una leve revisión a tamaño real deja ver las carencias de la cámara en este aspecto.

Estamos por tanto ante un cambio de rumbo por parte de HTC que deja de lado toda su filosofía del Ultrapíxel y la importancia del tamaño de los píxeles. La incorporación de un sensor de 20 megapíxeles suena a solución desesperada que refleja una falta de atención en un aspecto tan importante a día de hoy como es la cámara de un teléfono. La buena cara la ofrece sin embargo el software de la cámara, ya que sigue manteniendo las funciones de anteriores generaciones, con una interfaz realmente cómoda, que no agobia a la hora de usar la cámara y con opciones completas pero con menús concretos y ordenados.

Conclusión

El título de este artículo tiene claramente doble intención. Por un lado quería plantear la necesidad constante que tenemos de ver algo diferente en el mundo de la telefonía. Con cada generación de un terminal, parece que el fabricante tenga la obligación moral de reinventarse o sino caerá bajo el dedo acusador de todos los que opinan que no ha sabido evolucionar. Curiosamente no pasa eso con Apple, que tan pancha y tan ancho, se toma la licencia de renovar por derecho su smartphone cada dos año y de introducir por medio un sucedáneo de su equipo con ciertos ajustes de tuerca. A la casa de la manzana se lo perdonamos, sin embargo, cuando HTC anunció su One M9, todos se llevaban las manos a la cabeza asombrados de cómo la firma era capaz de lanzar un modelo tan parecido al M8.

Supongo que precisamente con la idea de escapar de esas críticas, HTC pensó que había que meterle "algunos cambios" -aquí tienes el otro sentido de mi titular. A un diseño exquisito, de 10, le ha querido dar "otra cara" y le ha metido por ejemplo un escalón que se carga esa bonita sensación unibody de su antecesor. No te confundas. El One M9 sigue siendo precioso, pero... diría que un poco menos precioso que antes.

A nivel de rendimiento cumple, con una interfaz Sense que ha sabido, dentro de su ecosistema, añadir pequeños retoques; unos altavoces que siguen estando a la altura; y una fluidez general que sigue patente y que hace que usar el teléfono y moverte por él sea algo cómodo.

Me gustaría poder decir lo mismo de la cámara, pero evidentemente sería faltar a la verdad. Como ya he indicado, HTC ha decidido darle un nuevo aire a su sensor principal con el inconveniente de que la jugada no le ha salido nada bien. Si antes podíamos decir que su sistema UltraPixel era bueno peeeero solo llegaba a 4 MP, ahora sencillamente la cámara se ha quedado desnuda de cualquier prestación atractiva: ni hay UltraPixel ni llega a lo espera con sus 20 MP.

El HTC One M9 no es un mal teléfono. El equipo apunta algo en muchos aspectos. El problema es que los más exigentes, aquellos que buscan nuevas emociones, no van a querer reparar otra vez en un equipo que se parece tanto a su antecesor. En caso de que esa comparación a ti no te importe, el siguiente punto a mirar a su cámara: si es un aspecto fundamental para ti, indudablemente no vas a encontrarte a gusto con el One M9. Si el tema fotográfico no te quita el sueño, te puedes llevar a casa un equipo de gama alta que seguro sabrá sacarte una sonrisa con sus (otras muchas) virtudes.

All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission. All prices are correct at the time of publishing.