Cuando creíamos haberlo visto todo, llegan las chanclas conectadas

Con un chip NFC para conocer bien los hábitos del cliente.

Sponsored Links

In this article: chanclas, NFC, wearables
Cuando creíamos haberlo visto todo, llegan las chanclas conectadas

¿Hasta dónde puede llegar la tecnología? En lo que toca a los wearables, la hemos visto aplicada en prácticamente cualquier complemento, pero desde luego, nunca imaginamos que podría acabar en las chanclas de toda la vida. Antes de que pienses que se trata de algún tipo de maniobra excéntrica por parte del fabricante para copar las portadas de internet, te diremos que hay una potente motivación detrás, y que les puede funcionar muy bien.

La empresa familiar Hari Mari se enfrenta al problema principal del grueso de los fabricantes de chanclas: no conocen a su usuario final. Este tipo de producto pasa por muchos intermediarios antes de llegar al cliente y de éste no se sabe prácticamente nada. ¿Cómo plantear una estrategia de crecimiento con este desconocimiento? Esta reflexión les llevó a adoptar una valiente decisión: obtener datos de sus clientes de primera mano, o mejor dicho, de prime "pie".

El plan consiste en colocar un chip NFC en sus chanclas que se comunica con una app móvil que tiene un doble cometido: confirmar al usuario que sus chanclas son originales por un lado (sí, la otra pesadilla en este mercado son los productos pirata), y poder ofrecer ofertas y promociones a medida al usuario. El chip es, en realidad, la punta de lanza de una estrategia que pasa por conocer la edad, género, país y más datos de sus clientes, para así poder llevar acciones promocionales a medida.

All products recommended by Engadget are selected by our editorial team, independent of our parent company. Some of our stories include affiliate links. If you buy something through one of these links, we may earn an affiliate commission.
Popular on Engadget