Image credit:

Motorola DEXT, a revisión

Drita, @drita
11.06.09
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Como bien sabes, la incursión de Motorola en el mundo de Android se hizo realidad hace poco con la presentación de su terminal DEXT -también conocido como CLIQ-. El teléfono, que presume del nuevo interfaz Motoblur, ha pasado unos días en nuestras manos y ya podemos ofrecerte una revisión más precisa y detallada de lo que podrás encontrarte si decides hacerte con uno. No esperes más; tienes todo lo que necesitas saber justo tras el salto.

Gallery: Motorola DEXT, analisis | 69 Photos


Diseño informal

Alejado de otros terminales que buscan elegancia y atractivo en sus curvas, el nuevo DEXT es más bien de estilo informal. Sus esquinas son redondeadas y su conjunto no se siente tan compacto en la mano como te imaginas cuando lo ves en las imágenes promocionales. Además, el dispositivo resulta bastante grueso y tosco aunque su peso no se traduce especialmente en incómodo.

Su parte frontal está presidida por un panel táctil de 3,1 pulgadas (320 x 480 píxeles), el altavoz y tres teclas principales de control (Menú, Home y función "atrás"). La pantalla responde bien al tacto (se desliza con bastante soltura) al igual que los botones de acción, que cuentan con un ligero relieve. En los laterales, los plasticosos -y pequeños- botones son escasos (encendido/bloqueo, cámara de fotos, modo Vibración y los controles de volumen) y están acompañados del puerto miniUSB (carga de batería/entrada de información) y el conector de 3,5 mm.
La gordura del terminal tiene su causa en el teclado físico (claro, lleva a la espalda también la batería y el resto de cacharrería). Este se desliza horizontalmente bajo la pantalla con un movimiento brusco pero firme. Las teclas son pequeñas y algo incómodas para la escritura, pero, vamos, este es el mal actual de prácticamente todos los terminales con teclado físico del mercado, así que tampoco nos hemos asustado demasiado. Incluye además un pequeño joystick, muy útil para la navegación por páginas.

En la parte trasera encontramos únicamente la cámara, demasiado cercana al borde del terminal, para nuestro gusto, lo que provoca que en numerosas ocasiones tapemos sin querer el objetivo con el dedo; y un altavoz integrado, más potente de lo que esperábamos por cierto (y todo un peligro en potencia para aquellos jóvenes que gustan de "compartir" su música por cualquier zona o trasporte público).

Un teléfono muy social

El DEXT es, ante todo, un terminal pensado para redes sociales. De hecho, su nuevo interfaz MotoBlur gira entorno a facilitar el acceso a estas. Nada más encender el teléfono por primera vez, nos pedirá que configuremos el acceso a las diferentes plataformas webs de las que seamos usuarios, además de permitirnos crear una cuenta propia MotoBlur, gracias a la cual tener acceso a un panel virtual de la compañía en el que manejar información del terminal además de poder localizarlo (e incluso borrar sus datos remotamente) en caso de pérdida o robo.

Una vez completados los datos requeridos, encontraremos todo lo necesario para estar al día de nuestro mundo internauta en la pantalla principal. Y es que el DEXT ofrece diversos tipos de widgets especialmente pensados para ello, que te mostrarán al momento las actualizaciones que ocurran en Twitter, Facebook, etc. y te darán la posibilidad de actualizar tu estado en cualquier momento (tanto en la red que elijas como en todas a la vez). Tal vez nos hubiese gustado que el diseño de estos widgets hubiese estado algo más trabajado, pero, en fin, tampoco seremos muy crueles.
La sincronización con estos servicios no termina aquí; la agenda de contactos es la otra gran beneficiada de esta nueva moda por lo social. El teléfono asociará los perfiles de tus cuentas con los registros de tu agenda, configurando así una ficha mucho más completa de cada conocido. Junto a la información principal, se puede también tener acceso al historial de conversaciones que se han mantenido con la persona así como leer sus últimos eventos públicos (y responderlos si así deseas).

También los mensajes pueden organizarse por el mismo criterio gracias la aplicación Mensajería –dispone también de su propio widget para escritorio-. Este muestra los últimos mensajes de texto, mensajes de redes sociales o correos electrónicos no leídos, estando así al tanto en todo momento de lo que nos envíen. Si tanto documento te marea, siempre puedes configurar tus propias opciones y elegir qué mensajes son los que quieres que se muestren en este gestor.

Otros aspectos a destacar

Por lo demás, el Motorola DEXT presenta el mismo sistema operativo Android que ya conocemos de otros dispositivos, con las ventajas y virtudes que supone un SO ligero, sencillo para el usuario, muy intuitivo y con acceso a su Android Market –ojo el teléfono también incluye la Movistar Store (aunque con muy pocas aplicaciones disponibles por el momento-.

Su teclado virtual es bastante bueno, responde bien al tacto y es rápido. Eso sí, sólo funciona en vertical, de manera que si queremos utilizar el teléfono de forma apaisada, tendremos que desplegar obligatoriamente su teclado físico.
La prestaciones multimedia en el DEXT quedan relegadas a un segundo plano a favor de las redes sociales. Aún así, no por ello dejan de ofrecer las prestaciones necesarias para disfrutar de tus archivos: incluye visor de imágenes y vídeos, reproductor de música y la anteriormente mencionada cámara de fotos (que graba también vídeo MPEG, recuerda), con resolución de 5 MP y bastante sencilla en cuanto a posibilidades de captura.

Tanta red y tanto acceso instantáneo a todo lo que ocurre en Internet sólo podría traducirse en una cosa: un gasto de batería importante. Y, en efecto, el DEXT no puede presumir precisamente de una larga autonomía, presentando marcas similares a las del famoso iPhone. Tras la actualización de software que tuvo lugar este pasado lunes, el teléfono consigue durar un día a lo máximo tras un uso medio: WiFi encendida, obtención del correo electrónico cada 15 minutos (configuración por defecto), un par de llamadas, navegación por páginas webs y, por supuesto, actualización continua de los widgets del panel principal. El GPS y el Bluetooth estaban en todo momento desconectados, por lo que su uso hará irremediablemnte que esta medida disminuya.

Conclusión

El Motorola DEXT es la primera incursión de la compañía en el mundo Android, pero no por ello ha sido un mal comienzo. Jugando con la baza de que su sistema operativo enamora a los usuarios, ha construido un terminal que busca además conquistar a aquellos que necesitan estar permanentemente conectados y al día de lo que ocurre en sus redes sociales. En ese aspecto, el DEXT ofrece justo lo que promete y cumple con las expectativas.

El sabor agridulce lo pone sin embargo su acabado externo. El terminal no es elegante, no transmite esa sensación de teléfono "sólido", compacto y de calidad, y en ese sentido pierde muchos puntos. Su grosor y peso también pueden ser un inconveniente para los que busquen un teléfono cómodo de transportar y de meter en cualquier bolsillo.

Recuerda que el Motorola DEXT está disponible en España desde ayer mismo con Movistar. Puedes consultar los precios y tarifas en este enlace.

From around the web

ear iconeye icontext filevr