Image credit:

BlackBerry Bold 9700, el 'panzer' de RIM bajo la lupa

Share
Tweet
Share
Save

Lejos del glamour de otros terminales, algunos basan su éxito única y exclusivamente en la eficacia y efectividad. En este sentido, RIM lo tiene claro: sus clientes quieren los móviles para trabajar sin por ello renunciar a unas excelentes prestaciones multimedia. BlackBerry siempre ha sido conocido como un terminal con teclado, hasta la llegada de las Storm y la Bold ha ocupado el alto de gama en este segmento de la casa. Hoy analizamos la 9700 de Vodafone, un smartphoone claramente orientado a los prosumers y que cumple con nota sus aspiraciones, pero que arrastra un sistema operativo que estéticamente necesita un buen brochazo.

Gallery: BlackBerry Bold 9700, el 'panzer' de RIM bajo la lupa | 17 Photos

Hardware

Menos voluminosa que su predecesora, la 9700 se siente ligera y las primeras sensaciones que se tienen es que se trata de un terminal ligero, mucho menos potente de lo que luego demuestra realmente ser. RIM ha repetido una vez más el esquema teclado QWERTY más pantalla que tantos éxitos le ha proporcionado, y aunque algunos vean una pantalla excesivamente pequeña sobre todo para el apartado multimedia, lo cierto es que su resolución y calidad harán que pronto se olviden de esta pequeña limitación. Por otro lado, RIM va lentamente sustituyendo los botones de navegación (conocidos como 'perla') por un efectivo trackpad que funciona a las mil maravillas y se ahorra los problemas derivados de la entrada de polvo que traía de cabeza a muchos usuarios de las Curve y Pearl. La 9700 se siente sólida en el bolsillo y los canadienses, al igual que lo hicieron con el modelo anterior, han querido dejar constancia de que se trata de un alto de gama colocando un poco de cuero en la parte trasera de la tapa de la batería. Porque lo que nadie pone en tela de juicio es la calidad que rebosa por todas las esquinas este dispositivo.


Sistema operativo


BlackBerry OS peca un poco en exceso de obsoleto en lo tocante al apartado estético. RIM se aferra con fuerza a un producto que en lo básico funciona muy bien, pero en lo que respecta al interfaz gráfico está pidiendo savia nueva a gritos. La versión 5 de BlackBerry OS, por lo demás, va a las mil maravillas y funcionalmente no hay nada que pueda achacársele. La 9700 se mueve con alegría por los menús y el sistema operativo pone a disposición del usuario de todo el potencial para poder usarse el terminal como una herramienta de trabajo todoterreno: copia-pega, es multitarea y endiabladamente rápida. Todo esto es lo positivo, pero como comentamos, en el lado negativo tenemos que referirnos a lo estético, ya que los nuevos sistemas operativos van muy por delante en este aspecto.

Pantalla

La pantalla nos tiene el corazón dividido: por un lado cuenta con una calidad superior, tanto en brillo como en resolución, pero el 'lifting' al que han sometido a la 9700 (con respecto a la versión anterior), ha reducido considerablemente el tamaño de la pantalla, con lo que nos queda una sensación un tanto claustrofóbica. En cualquier caso, con el uso uno llega a acostumbrarse a este tamaño y es suficiente para usarse como herramienta de trabajo, la principal función de este dispositivo. Con todo, la 9700 proporciona una mayor resolución que su predecesora (480x360 vs 480x320) y en cualquier caso, como decimos, la calidad de la misma es extraordinaria.

Batería

No puede decirse precisamente que la batería sea uno de los puntos débiles de BlackBerry en este caso tampoco iba a ser menos. De hecho, la 9700 mejora esta marca con respecto a la 9000 (algunos usuarios se quejaban de ciertas estrecheces a la hora de terminar el día). Sobre el papel la 9700 proporciona 22 horas en espera y 6 en conversación. Aunque no tengo datos reales, puedo decir que en mi caso aguanta un día de uso intensivo con bastante holgura (con Bluetooth activado), lo cual es destacable viendo lo que ofrecen los terminales actuales.

Teclado

El teclado de la Bold también ha sufrido un restyling con respecto a la versión anterior y desde el punto de vista de quien te escribe, el usuario ha salido perdiendo. El teclado de la 9000 era simplemente espectacular, con grandes teclas que permitían escribir a una elevadísima velocidad. En la 9700, sin embargo, al haberse reducido el ancho general del dispositivo, RIM se ha visto obligada a reducir el QWERTY llevándonos a tamaños equivalentes a los que encontramos en la Curve. Una vez acostumbrados, sin embargo, el tacto se hace muy agradable y se consigue una elevada velocidad de escritura. El terminal cuenta con el sistema de asistencia de escritura SureType que podemos encontrar en los teclados por parejas de la Pearl y Storm (eso sí, hay que buscarlo y encontrarlo para activarlo porque está bastante oculto). La acentuación de los caracteres se hace pesadísima y requiere de bastante habilidad con el manejo del trackpad. Un suspenso para RIM en este apartado.

Conclusión

Lejos del glamour, pero que muy lejos, hay un mundo de usuarios que quieren efectividad en el móvil que utilizan. Y es que BlackBerry es por encima de todo, muy efectiva. Es un móvil para el trabajo, y la 9700 es el 'panzer' de toda la gama: robusto, potente, capaz, bien dotado técnicamente y con detalles de exclusividad (como el cuero en la parte posterior de la tapa de la batería) que nos recuerdan que llevamos un 'alto de gama' en el bolsillo. El 9700 lleva bien alto todo aquello en lo que los canadienses no tienen rival: correo push, mensajería instantánea y terminales que funcionan infatigablemente (batería incluida) durante todo el día. Eso sí, el precio a pagar es llevar en el bolsillo un sistema operativo estéticamente muy desfasado y con una tienda de aplicaciones muy pobre, y por qué no decirlo, también desfasada si la comparamos con la oferta de Apple y el iPhone.

From around the web

ear iconeye icontext filevr