Image credit:

Trexa EV, una plataforma eléctrica modular para fabricantes de automóviles sin grandes recursos

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save


El desembarco de los primeros sistemas de propulsión eléctrica asequibles ha dado pie un escenario totalmente nuevo: de repente, las grandes empresas que hasta ahora no querían saber nada de los motores de explosión se apresuran por lanzar sus propios vehículos sin emisiones, y al mismo tiempo, pequeños constructores surgidos de la nada amenazan con restarles protagonismo. Tesla y Fisker son los primeros que acuden a la mente, pero uno no puede hacerse hueco como ellos sin tener antes una buena base tecnológica. Que no es gratis. Conscientes de ellos, una empresa llamada Trexa ha anunciado una especie de kit eléctrico "hágalo usted mismo" para que cualquier start-up pueda ponerse a desarrollar sus propios coches a baterías de inmediato.

La plataforma Trexa EV contienen en un único paquete el motor, la batería de fosfato de hierro-litio (de 7 a 28 kWh/40 a 200 km de autonomía), y la transmisión, todo ello sobre una estructura flexible que permite virtualmente cualquier clase de carrocería y longitud de batalla, de forma que lo mismo podrías hacer un compacto que una camioneta de tamaño respetable.

Gallery: Trexa EV | 4 Photos


En su configuración base, esta plataforma ofrecería una aceleración de 0 a 100 km/h en cerca de 8 segundos, hasta 160 km/h y un tiempo de recarga inferior a 4 horas usando un conector "rápido" de 240 V. Y espera, porque ahí no acaba la ficha técnica: los controles electrónicos serán de código abierto, y Trexa suministra con el kit de desarrollo los planes CAD para ponerse manos a la obra de inmediato.

Curiosamente, la idea no es del todo nueva. Ya en 2002 GM introdujo un chasis "skateboard" para vehículos a pila de combustible controlado totalmente por sistemas electrónicos (en el vídeo de abajo). Desgraciadamente se quedó en su fase de prototipo. De él salieron dos modelos conceptuales, pero en eso se quedó la cosa. Quién sabe si el margen de maniobra y los riesgos que están dispuestas a asumir pequeñas start-ups como Trexa terminarán por traernos al mundo automóviles limpios y fácilmente configurables por el propio usuario.



[Vía Inhabitat]

From around the web

ear iconeye icontext filevr