Image credit:

HTC Desire, análisis con detalle

Drita, @drita
05.05.10
Share
Tweet
Share

Sponsored Links

Es uno de los teléfonos estrella de la temporada y como tal su análisis es posiblemente uno de los más esperados entre los que se enamoraron de él a primer vista. A estas alturas no hace falta que te demos más pistas: hablamos del HTC Desire, uno de los últimos terminales presentados por la casa en la MWC y, sin lugar a dudas, el androide más potente con el que cuenta en estos momentos la compañía. Si quieres conocerlo con más detalle, ya estás tardando: relájate, haz clic en "sigue leyendo" y comienza a descubrir sus detalles. Te esperamos tras el salto.



Diseño

En un cuerpo de 119 mm de alto x 60 mm de ancho y un grosor de unos cómodos 11,9 mm se embute el nuevo superteléfono de HTC. El Desire cuenta con líneas marcadamente redondeadas que recuerdan indudablemente al Nexus One (se le podría considerar un hermano mellizo de éste prácticamente). El frontal se encuentra presidido por una gran pantalla de 3,7 pulgadas y en su parte inferior se alojan los 3 botones principales de control -"Home", "Menú" y un tercero doble con las funciones "Atrás" (a la izquierda) y "Buscar" (a la derecha)-. Junto a la botonería encontramos además una de las nuevas señas de identidad de la casa: el joystick o cursor óptico.

Mientras que el lateral derecho se encuentra totalmente desnudo y en la parte inferior sólo está alojado el puerto microUSB y un diminuto micrófono, en el lateral izquierdo hay sitio para el control de volumen, reservando la zona superior para el conector de 3,5 mm y el botón de encendido/apagado (ligeramente inclinado hacia delante pero de fácil pulsación). Este último por cierto es el único que permite el desbloqueo de pantalla del teléfono, no respondiendo ninguno de los demás a nuestros toques cuando el panel está apagado.

A pesar de que casi en su totalidad el terminal es de color negro, alrededor de la pantalla se dibuja un elegante marco (de aluminio mate y tacto suave) en color amarronado, que tiñe también los citados botones de control de volumen y encendido/apagado, otorgándoles así un resultado algo más discreto a primera vista.
Finalizamos este recorrido fijándonos en su parte trasera. Ésta también es de plástico aunque su acabado, a diferencia del delgado bisel marrón, es de tipo gomoso, resultando sedoso al tacto y facilitando un buen agarre del terminal con la mano. En esta carcasa hay sitio para el, cada vez más común, "With HTC Sente" grabado en la parte baja y para el logo de la casa en relieve unos centímetros más arriba. Casi tocando el borde se encuentra la cámara, junto al flash y el altavoz del teléfono. De nuevo aquí, la compañía vuelve a cometer (a nuestro juicio) el mismo error que con el HD2, colocando una montura para la cámara que sobresale de la espalda del teléfono, siendo así objeto por tanto de roces y rayones cada vez que el Desire se apoya boca abajo (aunque la lente siempre está protegida por un panel protector, claro).

En cuanto al peso del dispositivo (135 gramos con batería incluida), el cuerpo se siente sólido pero no incómodo de llevar. Además, a pesar del tamaño de su pantalla, el Desire resulta fácil de manejar con una sola mano.

Gallery: HTC Desire, análisis - Diseño | 35 Photos





Hardware

El HTC Desire disfruta en su interior de un procesador Snapdragon a 1 GHz, junto a 512 MB de ROM, 576 MB de RAM y ofreciendo la posibilidad de albergar hasta 32 GB de memoria mediante tarjetas microSD -a la que, por cierto, sólo se puede acceder retirando la batería-. Ni qué decir tiene que su rendimiento en este aspecto es inmejorable; si ya en su día elogiábamos lo resolutivo que resulta para trabajar el HD2, no podemos más que hacer lo mismo con este nuevo terminal –con algo más de RAM que su hermano WinMo- al que eso de llevar integrado el SO Android le sienta realmente bien.

La alternancia de menús es inmediata, las aplicaciones arrancan de manera rápida y la gestión de mensajes, emails o contactos, por poner un ejemplo, es enormemente fluida. Una demostración de su buen hacer puede verse por ejemplo en la nueva pijada que han incluido los de HTC en su interfaz, la vista de pájaro de todos los paneles de Android, que responde de manera instantánea al característico pellizco de pantalla.

Y mencionado su panel, es hora de hacer parada en él. El Desire incluye una espléndida pantalla capacitiva con tecnología AMOLED de 3,7 pulgadas (480 x 800 píxeles frente a los 320 x 480 de las 3,2" del Legend). Su manejo puede llevarse a cabo a través de nuestros dedos (es multitáctil y cuenta con retroalimentación háptica mediante vibración), ofreciendo una respuesta perfecta. En cuanto a calidad de imagen, poco que añadir sabiendo sus prestaciones: contraste y nitidez superior, con un óptimo comportamiento incluso a plena luz del día. Lástima el imán que supone para las huellas de nuestros dedacos, aunque hoy en día es una de las mayores epidemias extendidas en los dispositivos móviles táctiles, por lo que tampoco nos vamos a asustar.
Una de las pequeñas pero agradables novedades con las que HTC nos sorprendía en esta MWC 2010 era la introducción de un nuevo cursor óptico, que viene a sustituir al hasta ahora mítico trackball de plástico de hermanos tan conocidos como el Magic o el Hero. Su manejo es muy sencillo y resulta realmente sensible al tacto con el dedo. Aunque muchos pensarán que con una pantalla que invita tanto a tocarla como ésta, el joystick está de más, este cursor resulta bastante útil en determinadas ocasiones como por ejemplo a la hora de moverse entre las letras de una palabra/frase o para disparar la cámara de fotos.

En cuanto a las conexiones posibles, el teléfono ofrece soporte tanto para redes HSDPA (2100/900) como GSM (1800,1900/850/900), además de ofrecer Wi-Fi 802.11b/g y Bluetooth 2.1 con EDR y A2DP. No se olvida del módulo GPS para servir como útil (damos crédito) navegador, que encuentra a la pareja perfecta en la inclusión de una brújula digital. Igualmente, dispone de acelerómetro (su respuesta es la esperable, ni mejor ni peor que en otros terminales), y sensores de proximidad y de luz ambiental.

La batería, como siempre, es un tema recurrente en nuestros análisis y aquí no podemos dejar pasarla por alto. Según HTC la batería de iones de litio (1400 mH) que compaña a este terminal es capaz de marcar la cifra de hasta 400 minutos en conversación y unas 340 horas en espera. Eso traducido a nuestra práctica diaria no viene a ser más que lo que ya estamos hartos de ver en muchos terminales: un día de aguante con el uso típico de un teléfono de estas características (notificación continua de emails entrantes, actualización de Twitter, navegación web, toma de fotos y vídeo, visualización de imágenes y varias llamadas telefónicas, mientras que el WiFi y el Bluetooth estuvieron siempre encendidos). No es mal logro pero esperábamos llevarnos la sorpresa que, por desgracia, tampoco nos dio el Legend en este aspecto.

Software

Creo que la frase "a estas alturas de Android está todo dicho" es posiblemnte uno de los recursos más utilizados a la hora de hablar de algunos de los útimos androides del mercado. Y no será menos en esta ocasión. Así que como ya conoces qué tal se las gasta el SO móvil (Android 2.1), lo mejor será que fijemos nuestra atención en las algunas de las nuevas características que incorpora el atractivo interfaz que le da gracia y forma, el conocido HTC Sense.

Como no podía ser de otra manera el entorno creado por HTC sienta como un guante al terminal, ofreciendo gráficos y animaciones atractivos que lucen como nunca en su espléndida pantalla. La última actualización de Sense ofrece la llamada "vista de pájaro" -imagen que ilustra esta sección-, que permite con un sólo gesto de los dedos (un pellizco en la pantalla) visualizar los 7 paneles de Android para acceder a ellos de forma más rápida. Nos parece un toque útil y cómodo de usar (si sólo cuentas con una mano puedes conseguir el mismo efecto pulsando sobre la tecla "Home"), que además sirve para poner de manifiesto una vez más la soltura con la que se desenvuelve el sistema dentro del teléfono.

HTC Sense también presentó en Barcelona su nuevo widget Friend Stream, una manera un poco 'caótica' de unificar en un mismo panel las actualizaciones de Twitter, Facebook y Flickr de tus contactos. Resulta útil si sufres un alto grado de "enganchamiento" social a tus redes favoritas, pero creemos que puede llegar a saturarse en exceso (¡no te da tiempo a verlas todas!) si cuentas con una agenda de contactos amplia. Aún así, como siempre, es ya cuestión de gustos y usos que le des a tus plataformas sociales.
El resto de aplicaciones que podemos encontrar por defecto en el terminal no tienen ya ningún misterio: la instalación de widgets es como siempre sumamente fácil para personalizar los numerosos escritorios; su reproductor de música es fluido e intuitivo (por cierto, con una grata experiencia de uso dada la potencia de sonido que ofrece este Desire); su gestor de correo es sencillo y a la vez completo; Footprints nos sigue pareciendo simpático (aunque dudamos de la utilidad intensa que se le pretende); Google Maps funciona a las mil maravillas (es un gustazo buscar algo en el mapa de este teléfono); y la navegación web es satisfactoria y competente, encontrando en sus opciones de búsqueda rápida por toque (en la Wikipedia, el traductor y el diccionario) una herramienta que se agradece.

Gallery: HTC Desire, análisis - Android 2.1 y HTC Sense | 34 Photos





Nota: Dado que el vídeo del paseo por su interfaz es algo extenso, te marcamos a continuación los minutos en los que podrás ver cada uno de los apartados que lo conforman:

- 00:33: Efecto vista de pájaro
- 01:21: Personalización de escritorios
- 01:50: Contactos
- 03:17: Teclados virtuales
- 04:55: Navegación web


Cámara de fotos

Dada el uso cada vez más frecuente que se hace de las cámaras de fotos en los terminales, esta característica siempre se merece su propio espacio dedicado. El HTC Desire cuenta con una cámara buenamente resolutiva de 5 megapíxeles que se acompaña de flash LED (suficientemente potente para lo que se espera de un teléfono), autofocus y funciones como la detección de caras y el geoetiquetado. Su velocidad de disparo es buena, permitiendo hacer capturas tanto tocando durante unos segundos la pantalla (un tanto incómodo creemos) como pulsando el controlador óptico. Las imágenes de mayor resolución que podemos conseguir son de 2592 x 1552 píxeles a la hora de tomar fotos y 800 x 480 píxeles (WVGA) si te decides a hacer vídeo (con resultados de imagen algo más discretos).


A continuación te dejamos una galería de imágenes tomadas con el terminal, así como un vídeo grabado también con la cámara del teléfono.

Gallery: Fotos ejemplo tomadas con un HTC Desire | 18 Photos





Conclusión

Nuestra impresión final cuando terminamos el análisis del HTC Legend fue bastante positiva, por lo que tratándose ahora casi de una versión vitaminada del mismo, las buenas sensaciones siguen imperando en nuestra valoración. El teléfono cumple perfectamente las expectativas depositadas en él, ofreciendo un dispositivo de gama alta, sólido, competente y con un sistema operativo (Android 2.1) que le sienta como un guante. Su procesador tiene gran culpa de ello: es una delicia tener en tus manos un teléfono que podríamos decir que no se piensa las cosas, las hace. Eso sin hablar de su pantalla, sencillamente fantástica, con un contraste y calidad de imagen superiores.

No todo es camino de rosas, por supuesto: la calidad de su cámara es buena pero podría ser mejor, y la batería tendría que durar un poco más. En cuanto a su acabado físico, hace poco comentábamos en una reunión con HTC el buen hacer que está caracterizando a la compañía en relación con la calidad de acabado de sus aparatos; ya lo vimos en el HD2 y en el Legend, por poner un ejemplo. Sin embargo, el Desire en esta ocasión baja un pelín el listón, apostando por la carcasa gomosa en lugar del siempre-más-atractivo (a nuestro parecer) material de aluminio. Sí, el agarre resulta muy cómodo y no da aspecto de ser de baja calidad, pero cuando se pone de espaldas junto a su hermano Legend la diferencia es, sino escandalosa, al menos objeto de mención.

El HTC Desire está disponible desde hace semanas en varios distribuidores online por un precio libre que ronda los 500 euros. En cuanto a su casamiento con alguna operadora española, ya se anunció en su momento que sería comercializado por las tres grandes del panorama móvil, Telefónica, Vodafone y Orange, siendo esta última la única que de momento ha dado más pistas sobre su planes de precios y datos.

Popular on Engadget

Porsche opens Europe's most powerful EV charging park

Porsche opens Europe's most powerful EV charging park

View
Ninja's Twitter account was hijacked

Ninja's Twitter account was hijacked

View
AI discovers antibiotic that kills even highly resistant bacteria

AI discovers antibiotic that kills even highly resistant bacteria

View
Netflix's first 'Transformers' teaser reveals a hopeless war

Netflix's first 'Transformers' teaser reveals a hopeless war

View
Alphabet's Loon, telecoms unite to boost high-altitude internet

Alphabet's Loon, telecoms unite to boost high-altitude internet

View

From around the web

Page 1Page 1ear iconeye iconFill 23text filevr