Image credit:

HTC HD7, análisis

Txema Marin
12.23.10
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save


Un nuevo terminal con Windows Phone 7 llega a nosotros. Se trata del HTC HD7, un teléfono muy esperado por muchos ya que puede considerarse el hermano gemelo del Desire HD pero con el renovado sistema de Microsoft en su interior en lugar de Android. Lo cierto es que las similitudes entre ambos son muchas, pero no hay que mezclar y se debe tener muy claro que son dos dispositivos distintos. Te invitamos a acompañarnos a repasar punto a punto este esperadísimo HTC HD7, un teléfono al que el propio fabricante define como "entretenimiento a lo grande" y que tiene muchas esperanzas depositadas, especialmente por parte de los más fieles a los de Redmond.

Gallery: HTC HD7 | 23 Photos




*Este análisis está principalmente centrado en el hardware del HTC HD7. Si quieres conocer con más detalle su sistema operativo, visita este enlace, donde encontrarás nuestro detallado repaso por Windows Phone 7.





Diseño


Nos encontramos ante el HD7, un teléfono que comparte con su primo hermano, el Desire HD, numerosas características, a pesar de llevar cada uno un sistema operativo radicalmente diferente. Del androide ya pudimos hablar largo y tendido hace pocos días, y ahora tenemos entre manos otro teléfono muy similar en cuanto a prestaciones. Pero empecemos hablando de su aspecto exterior.

El HD7 hereda un diseño refinado y cuidado directamente de su predecesor el HD2, y su primo androide el Desire HD. En su frontal encontramos reinante su pantalla de 4,3 pulgadas de tecnología LCD y resolución WVGA. Bajo ella están los botones de control de Windows Phone 7 - Atrás, Inicio y Buscar- y, ocultos en la parte superior, los sensores habituales. Destacan las hendiduras que se sitúan en la parte superior e inferior de la pantalla, donde se esconden el LED de notificación, el altavoz para conversaciones telefónicas y el micrófono, respectivamente.


En la parte posterior nos encontramos con la imponente cámara de 5 megapíxeles con doble flash LED capaz de grabar vídeo a 720p. A su lado está el altavoz para las reproducciones multimedia y notificaciones del sistema; y acunando todo ello está una solapa metálica desplegable que nos sirve de apoyo cuando queremos colocar el teléfono apaisado sobre una mesa para, por ejemplo, ver un vídeo largo sin tener que estar sosteniéndolo en la mano. Una solución muy práctica a la vez que estética que deberían incorporar más a menudo este tipo de dispositivos de grandes dimensiones. Por debajo encontramos la tapa que esconde la batería -de 1.230 mAh- y el slot para la tarjeta SIM, donde también destaca la ausencia de ranura para almacenamiento externo tipo microSD.

El lateral izquierdo es completamente liso, sin ningún tipo de hendidura ni botón, ya que es la superficie que queda apoyada cuando usamos el soporte anteriormente mencionado junto a la cámara. En el derecho encontramos los pequeños y estéticos botones cromados del control de volumen y el de uso de la cámara. En la parte superior encontramos únicamente el botón de bloqueo y encendido; mientras que en la inferior están el conector micro USB, el jack de 3,5 mm para el manos libres o auriculares, y el micrófono.

Su diseño y aspecto generales son realmente exquisitos, rezumando calidad y buen gusto a cada momento que lo sostenemos, e incluso sólo mirándolo destila belleza y esmero en su diseño. El tacto es de plástico gomoso muy agradable, acompañado por detalles en plata/cromado y metálico con color amarillo. Un teléfono que entra por los ojos nada más verlo.


Hardware


Teléfono


Es una sensación muy positiva encontrarse con un sistema operativo realmente adaptado a las necesidades de un consumidor de hoy en día. Windows Phone 7 pone a nuestra disposición la posibilidad de introducir nuestras credenciales en otras redes como Facebook o Gmail, además de Windows Live, lógicamente. Con esto, tendremos acceso inmediato a la sincronización de nuestros contactos y su vínculo con las redes sociales, de manera que podemos tener toda nuestra agenda disponible al poco de iniciarlo por primera vez.

En cuanto a las llamadas, la calidad del auricular telefónico, como la del micrófono, es bastante buena, permitiendo una conversación nítida y sin problemas. Su uso en otros dispositivos como un manos libres también es excelente, pues dispone de Bluetooth 2.1 con EDR, algo que agradecerán quienes tengan algún sistema similar instalado en el coche.


Cámara


Como bien hemos comentado anteriormente, este HTC HD7 monta un sensor CMOS de 5 megapíxeles con capacidad para grabar vídeo a 720p. Su funcionamiento general es muy positivo en condiciones luminosas pero, como viene siendo habitual, cuando estamos en algún sitio algo más oscuro, o en plena noche las calidades bajan varios enteros, tanto si grabamos vídeo como si tomamos fotografías.

HTC ha incluido un editor de fotografías muy similar al que podemos encontrar en los nuevos modelos de la compañía que incorporan Android 2.2 y la nueva interfaz Sense. Sin embargo, en esta ocasión no está incluida en la propia toma de fotografías, sino que se trata de un editor paralelo disponible para personalizar con retoques básicos y efectos las tomas ya realizadas. El sistema trae algunas opciones como Sepia, Blanco y Negro, y demás, pero se antojan insuficientes comparadas con lo visto en el Desire HD.

En cuanto a la grabación de vídeo, esta se realiza sin apenas inconvenientes, con una calidad de imagen acorde a las circunstancias y con un rendimiento muy correcto. El micrófono funciona a las mil maravillas y capta y recoge el sonido de manera nítida y limpia. Ha sido una experiencia muy positiva.


Gallery: Fotos con el HTC HD7 | 8 Photos



Pantalla


En el HD7 nos encontramos con una pantalla táctil capacitiva de tipo LCD de 4,3 pulgadas, con resolución WVGA (480 x 800 píxeles) y capaz de mostrar 16 millones de colores diferentes. Su funcionamiento es realmente bueno, tratándose de un panel idéntico al del Desire HD, su comportamiento en este caso ha superado con creces nuestras expectativas. La respuesta táctil es muy buena; así como en la reproducción de vídeos o juegos, los colores son vivos y realistas.

Lamentablemente, si comparamos con otro panel que sea de tipo AMOLED o Super AMOLED veremos que el LCD muestra grandes carencias en cuanto a contraste y sombras en las transiciones de los negros en pantalla. Si la miramos por separado, a solas, la LCD se ve buena en cuanto a calidades, pero esta sensación se desvanece ante la evidente superioridad del Super AMOLED.

0

Batería


En el apartado energético nos encontramos con una batería de 1.230 mAh, una cantidad que en principio podría parecernos ridícula -como ocurre en el Desire HD- pero que sin embargo aquí resiste gentilmente con una dura jornada de uso intenso sin llegar a bajar hasta menos del 20% de su capacidad. En general, y habiendo acudido durante dos días seguidos a un congreso donde se twitteaba constantemente y se hacían fotos para subir a redes sociales mediante el WiFi de la organización, el HD7 funcionó de manera muy eficiente y permitiendo seguir en todo momento el ritmo que se le demandaba, con una duración de la batería realmente sorprendente.

Otros


No terminamos de hablar de los aspectos de hardware sin hacer mención a los 8 GB de almacenamiento interno que ofrece el HD7 pero que, sorprendentemente, no son ampliables mediante ningún tipo de tarjeta externa. No existe la clásica ranura para las microSD tan populares hoy en día, y eso es algo que dificulta mucho la posibilidad de sacar las fotos o vídeos personales del teléfono si no disponemos de Internet o el software Zune para sincronizar con el PC.

Por lo demás, cuenta con interesantes características como WiFi 802.11n, Bluetooth 2.1 EDR + A2DP, acelerómetro, brújula digital o procesador de 1 GHz con 576 MB de RAM para completar un teléfono de lo más práctico y atractivo del mercado hoy en día.



HTC HD7
Pantalla LCD 4,3 pulgadas
(480 x 800 píxeles)
Multitáctil
Procesador Qualcomm Snapdragon 1 GHz
Batería Li-ion, 1.230 mAh
Autonomía En conversación: 380 minutos (GSM) ó 320 minutos (WCDMA)
En espera: 310 horas (GSM) ó 320 (WCDMA)
Memoria RAM: 576 MB
Almacenamiento: 8 GB (NO ampliable microSD)
Sistema Windows Phone 7
Cámaras Frontal: -
Trasera: 5 MPX + Doble Flash LED + Vídeo 720p
GPS
Radio FM
Sensores Acelerómetro
Sensor de luz ambiental
Sensor de proximidad
Medidas 122 x 68 x 11,2 mm
Peso 162 gramos
Precio Libre: 549 euros

Software


Windows Phone 7


Las sensaciones que provoca el HD7 cuando se enciende son variadas. Ante todo, tenemos que señalar que estamos ante un sistema operativo reescrito desde cero y que prácticamente nada tiene que ver con las versiones de Windows Mobile 6.5 o las anteriores. El cambio ha sido muy profundo, tanto de todo lo visible como de lo invisible, de manera que nos encontramos con una interfaz realmente innovadora y un concepto de sistema que nada tiene que ver con lo visto hasta ahora.

Windows Phone 7 gusta. Estéticamente está muy cuidado y cuenta con unos efectos y florituras en pantalla que atraparán a cualquiera, ya que a poco que lo usemos iremos descubriendo esos pequeños detalles, esas exquisiteces, que hacen ver que estás ante un producto pensado hasta el último detalle.

En general, WP7 se podría resumir en que dispone de dos pantallas principales. La primea de ellas es donde se colocan los Hubs, algo así como un "escritorio" donde colocar nuestros "widgets" o iconos de acceso directo a los programas que más utilicemos. Muchos de ellos casan a la perfección con el conjunto estético del sistema y, otros, van a su aire, pero todos desprenden sensación de estar bien ubicados y mostrándonos la información que necesitemos. Si desplazamos esta pantalla con la flecha -o arrastrándola con el dedo- veremos un listado vertical de una sola columna donde tendremos acceso a todos los programas instalados.


Y no hay más, es así de sencillo. Luego, cada aplicación nos dará numerosas opciones si desplazamos sus Secciones en horizontal y, en ocasiones, tendremos un pequeño menú de opciones escondido bajo un icono que recuerda a los puntos suspensivos. Se agradece muchísimo la uniformidad de los diseños, siendo cada programa bien diferente de los demás, pero conservando esa estética común que ayuda mucho a su simplicidad y a conseguir hacernos con el sistema a los poco minutos de empezar a utilizarlo.

El HD7 tiene potencia y potencial más que suficiente para convertirse en uno de los abanderados del nuevo sistema de Microsoft en 2011. Su funcionamiento es del todo fluido y no se aprecia sensación de saturación o lentitud a pesar de usar durante varias horas o días seguidos.

Zune


Toda la conectividad de Windows Phone 7 con el PC depende única y exclusivamente de Zune, el gestor multimedia al más puro estilo iTunes con los dispositivos iOS. Se trata de un atractivo software únicamente disponible para Windows que ayuda a sincronizar el contenido del teléfono con el del ordenador, y viceversa. Además, sirve como reproductor en el ordenador y ayuda a mantener ordenada la biblioteca de medios.

Sin embargo, si tienes Mac en casa y llega a ti un teléfono con Windows, el despropósito no puede ser mayor. A pesar de disponer de una aplicación compatible con OS X, llamada Windows Phone Connector, lo cierto es que este "iTunes capado" apenas permite sincronizar música, foto, podcasts y otros contenidos siempre y cuando estén en la biblioteca de iTunes. Si se quieren guardar los datos desde el teléfono al equipo, olvidémonos del asunto y pensemos en otra cosa porque simplemente es imposible -y muy frustrante, todo sea dicho-.


Redes Sociales


Microsoft se ha aplicado mucho en este sentido, bebiendo de otras fórmulas de éxito como iOS y Android. De esta manera, WP7 dispone de todas, o casi todas, las comodidades 2.0 que cualquier usuario exigente pueda demandar hoy en día. Bien es cierto que la integración de Facebook y Twitter podría ser mejor, aunque hemos de tener en cuenta que estamos frente a una primera versión del sistema y que irá mejorándose y puliéndose con el paso del tiempo. Con todo ello, la experiencia a la hora de comunicarnos con nuestros amigos, followers y contactos en general es satisfactoria.

Xbox Live


Uno de los grandes atractivos es la posibilidad de gestionar nuestro perfil de Xbox Live a través del teléfono, algo que desde Microsoft se han encargado de promocionar a bombo y platillo. Sobre el papel, esto nos permite disfrutar de grandes juegos, logros, listas de amigos, partidas multijugador entre sistemas (enfrentarte a una partida de cartas con un amigo, tú desde el teléfono y él desde su Xbox -o desde su PC Windows- en casa, por ejemplo), gestión de nuestro perfil, etc.

Sin embargo, a día de hoy apenas existen títulos que aprovechen ese potencial y nos tendremos que ir conformando con los mismos juegos de siempre, algo viejos ('Assassin's Creed', 'Need For Speed: Underground', y otros así), algunas demos y, poder cambiar la ropa de nuestro avatar.

Confiamos en que en el futuro se explote verdaderamente este potencial multijugador entre plataformas de Microsoft con minijuegos o títulos más arcade, que al fin y al cabo son los que más se aprovechan en un móvil. Nadie, o casi nadie, espera invertir 36 horas frente a su teléfono para terminar un RPG, sino que se prefieren partidas rápidas, sencillas y sin historia-argumento que nos atrape mientras vamos en el bus o el metro.


Otros


Otros aspectos importantes a destacar son el Marketplace y HTC Hub. El primero de ellos es la tienda de aplicaciones para WP7, donde encontramos multitud de aplicaciones para casi todo lo que deseemos, pero que evidentemente se antoja corta e insuficiente si tenemos en cuenta el recorrido y profundidad que podemos encontrar en la App Store de Apple o en el Android Market de Google. Aun así, el repertorio es bueno y variado y crece a ritmos espectaculares (más cantidad y más rápido que el Android Market en el mismo tiempo desde sus respectivos lanzamientos). Como todo el sistema en general, está bien pero tiene todavía mucho que mejorar si quiere ponerse a la altura de la competencia.

Por su parte, HTC Hub es la manera que tienen los taiwaneses de meter sus zarpas en un sistema que no quiere ni necesita ser "mejorado" por el fabricante. Con versiones anteriores de Windows Mobile o en Android con el Sense, se agradece muchísimo, pero no así en Windows Phone 7. En cualquier caso, al acceder veremos la ya clásica imagen del reloj de piezas junto a la predicción del tiempo y numerosas opciones de personalización. Así, encontraremos recomendaciones de aplicaciones, juegos y diversas variedades "recomendadas" por HTC. Algunas como la de YouTube están realmente bien y sorprende que no vengan ya incluidas en el sistema.


Conclusión


En general las sensaciones con el HTC HD7 son muy positivas y hemos quedado satisfechos y esperanzados con el trabajo que Microsoft ha realizado aquí. Es un teléfono que se comporta realmente bien en las situaciones a las que lo enfrentemos. Quizá el punto más flojo de todos sea el de la cámara, que en condiciones oscuras se ve que está un escalón por debajo de la calidad general del dispositivo. Por lo demás, en cuanto a reproducción multimedia, juegos, naviegación por internet, gestión de correos y otros usos habituales las conclusiones son satisfactorias.

Por si fuera poco, exteriormente es un teléfono de aspecto lujoso, que llama la atención a quienes lo tienen cerca, que resulta muy atractivo e interesante. Sus materiales son muy buenos y, quizá, la pantalla adolezca de acumular demasiada suciedad al tocarla, pero es un mal común a todo este tipo de dispositivos hoy en día.

Las versiones anteriores del sistema eran realmente soporíferas y áridas, dificultando mucho su disfrute, así como antigua y desfasada con los tiempos que corren. Con esta regeneración prácticamente desde cero se consiguen poner a la altura de lo que demanda hoy en día el mercado, innovando en muchos aspectos y ofreciendo alternativas a las actuales.

La pregunta es saber si este Windows Phone 7 llega tarde. Nos guste o no, Symbian sigue siendo el número uno mundial en cuanto a ventas, iOS está totalmente asentado en el mercado y Android es el sistema versátil enfocado a Internet de parte del "dueño" de Internet, Google; mientras que en el ámbito empresarial no hay quien desbanque a BlackBerry. Ante este panorama, ¿hay hueco para WP7? Por ahora no lo parece.

Microsoft ya ha puesto sus cartas sobre la mesa, una jugada casi maestra, que le servirá para retomar adeptos y ganarse muchos nuevos. Pero eso no implica que vaya a acabar triunfando y sedimentando una base sólida de clientes y compradores de manera segura. El tiempo hablará en favor, o en contra, de Windows Phone 7. Por ahora no podemos hacer más que alegrarnos, porque llega un rival muy duro a sumar a la competencia; y eso, a quien más beneficia es a nosotros, los consumidores.


Lo que más nos gusta Lo que menos nos convence
· Su acabado y el diseño, calidad por los cuatro costados · Pantalla con tecnología LCD
· El tamaño de la pantalla, muy generosa · WP7 está aún verde y por pulir, faltan detalles importantes
· Su sistema operativo Windows Phone 7 es un enorme atractivo · La integración con Xbox Live aún es meramente anecdótica
· La muesca desplegable para apoyarlo en superficies horizontales · El sensor fotográfico no ofrece la calidad que cabría esperar en oscuridad
· Buena duración de la batería, teniendo en cuenta que no es multitarea · La conexión con Mac es muy frustrante

From around the web

ear iconeye icontext filevr