Image credit:

"Yo no mojé el iPhone", demanda contra Apple

Share
Tweet
Share
Save

Nos llega una curiosa historia desde Corea que, a buen seguro, traerá mucha cola. La protagoniza una niña de apenas trece años, que va a llevar a los tribunales, ni más ni menos que a Apple. El rifirrafe comenzó cuando a la niña se le averió su iPhone 3G y lo envió directamente al servicio de reparación de los de California. La sorpresa saltó cuando Apple detectó que los sensores de humedad (como sabes, los equipos de los de Cupertino están dotados de una serie de medidores que detectan las inmersiones accidentales) estaban activados y cobró a la joven con los gastos de reparación.

Hasta aquí, pensarás que es normal y no comprenderás el sentido de la polémica. Pues la hay. Resulta que ya existía un encendido debate sobre la utilidad de los citados sensores en climas húmedos como el coreano: se activan con facilidad y no es fácil atribuir con certeza al contacto con el agua un positivo de este tipo. Evidentemente, la familia de la joven niega de plano que el smartphone se mojara.

Pero la polémica no termina aquí, y es que según podemos leer en The Cult of Mac, los abogados de Apple han intentado llegar a un acuerdo con la familia sin pasar por los tribunales y a condición de mantener el silencio sobre el asunto, y sobre todo, no acercarse a la prensa. Sin embargo, la familia parece firme en su empeño y las espadas están en alto.

[Vía Tekglobin]

From around the web

ear iconeye icontext filevr