Image credit:

Rolls-Royce Wraith, el coche que cambia de marchas usando el GPS

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Se puede opinar muchas cosas sobre Rolls-Royce, desde que sus coches representan el paradigma de la exquisitez británica aplicada al mundo del automóvil, a que sus precios sólo se pueden comprender gracias a una clientela que ya no sabe qué hacer con su dinero. Lo que nadie puede debatir es que el fabricante inglés construye algunos de los vehículos más confortables del mundo, y ahora serán todavía más suaves gracias a una transmisión automática más inteligente que sus propios conductores. O como mínimo, con una mayor capacidad de previsión.

Este nuevo cambio de marchas automático de ocho velocidades ha sido presentado como primicia absoluta en el Salón del Automóvil de Ginebra sobre el nuevo y elegantísimo Wraith, un coupé del más alto copete con el que la prestigiosa marca de Goodwood quiere competir más directamente con sus compatriotas de Bentley. Su mayor particularidad es que es capaz de adelantarse a las condiciones de la carretera basándose en la información proporcionada por el GPS del automóvil, de forma que seleccionará la marcha más indicada para cada momento dependiendo de los hábitos de circulación del conductor y de si se aproxima una curva o una interminable recta donde liberar los 632 CV de su motor 6.6 V12 biturbo.

Evidentemente, el precio del Wraith y su sofisticada transmisión está totalmente en línea con el resto de la gama de Rolls-Royce: 245.000 euros es lo que costará este supercoupé de más de 5 metros de largo cuando salga a la venta a finales de 2013. Y no, no por más "pequeño" se olvida de la falsa bóveda celeste por fibra óptica a la que ya nos tienen acostumbrados (qué más quisiéramos) los diseñadores de la casa.

Si quieres empaparte en sus datos técnicos, tras el salto encontrarás una prolija nota de prensa con nada más y nada menos que 25 páginas exhortando las virtudes tecnológicas y estéticas del Wraith, además de un par de vídeos mucho más fáciles de asimilar.

Gallery: Rolls-Royce Wraith | 18 Photos









Show full PR text
Rolls-Royce Wraith

«Uno está tan acostumbrado a ver coches Rolls-Royce deslizándose silenciosamente por Mayfair o ronroneando hacia Ascot circulando a menos de 50 km/h que tiende a olvidar que esos coches son prácticamente la propuesta no deportiva más rápida de su época».
El conde de Cardigan, Britannia y Eve, mayo de 1930.

«Me complace presentar un nuevo modelo Rolls-Royce que promete recibir los mejores elogios de su público. En el lanzamiento del Wraith presentamos el diseño más audaz, el rendimiento más espectacular y el Rolls-Royce más potente que jamás haya servido de marco para la estatuilla el famoso Espíritu del Éxtasis.

Naturalmente, el punto de partida es el lujo, el refinamiento y la exclusividad, rasgos que han hecho de Rolls-Royce la máxima expresión de las marcas de lujo durante los últimos 109 años. Pero también se trata de un coche definido por una elegancia atemporal, de un tipo que sintetiza una sensación de potencia, estilo y dramatismo, con ligeras alusiones al cine negro.

El lanzamiento revivirá uno de los nombres más famosos de Rolls-Royce, utilizado por primera vez en 1938 y que expresa a la perfección el carácter de nuestro nuevo coche. El Wraith alude a una fuerza casi imperceptible, algo poco común, ágil y potente, un espíritu que no se quedará atado a la tierra. Y les puedo asegurar que su rendimiento cumple la promesa de su espectacular diseño exterior, a la vez que, por supuesto, permanece inmerso en el lujo, el refinamiento y la exclusividad que le son tan característicos.

Nuestro nuevo coche perfilará con audacia los años venideros para Rolls-Royce, basándose en el éxito del Ghost y atrayendo nuevos clientes a la marca. Porque el Wraith es la máxima expresión del gran turismo de un caballero; es el coche que creemos que nuestro padre fundador, el aventurero y Honorable Charles Rolls, conduciría si aún viviera».
Torsten Müller-Ötvös, consejero delegado de Rolls-Royce Motor Cars, marzo de 2013


INTRODUCCIÓN
... si no existe, diséñenlo


Cuando Rolls-Royce Motor Cars decidió actualizar su familia de modelos Phantom, las palabras del cofundador de la empresa, Sir Henry Royce informaron a los diseñadores, ingenieros y artesanos de todo lo que se proponía conseguir: Tomen lo mejor que exista y háganlo mejor.

Este histórico y apasionado llamamiento llegó a representar las significativas mejoras realizadas en los buques insignia de la marca cuando se lanzaron en 2012 y aún hoy, continúa resonando con fuerza desde los estudios de diseño hasta la planta de montaje de Rolls-Royce en Goodwood.

Pero esa solo era una parte de la famosa cita de Royce. Tomen lo mejor que exista y háganlo mejor: si no existe, diséñenlo.

Estas palabras guiaron el desarrollo del Rolls-Royce Wraith: no existía nada parecido, ni en la cartera de Rolls-Royce, ni tampoco en todo el mundo del automóvil.

La expresión «si no existe, diséñenlo» ha quedado en el legado de Rolls-Royce. Se puede apreciar en el espíritu innovador y en los vehículos vanguardistas que definieron a la empresa a principios del siglo XX. Aventuras que tuvieron lugar en la tierra, en el mar y en el aire que una vez llevaron a Rolls-Royce a alcanzar tres récords mundiales consecutivos.
Y por supuesto, estaba el padre fundador de nuestra empresa, el Honorable Charles Rolls, un hombre cuyo apetito por la aventura le llevó a triunfar en el automovilismo, en la navegación en globo y en la aviación. Se convirtió en el primer hombre de la historia en cruzar el Canal de la Mancha y volver sin realizar ninguna parada en un avión a motor, un logro por el que recibió los mayores elogios por parte del rey Jorge V.

El Wraith evoca el espíritu de esos históricos esfuerzos, ampliando los límites del diseño y de la ingeniería, desafiando las percepciones y proporcionando la experiencia de conducción más dinámica y envolvente de los 109 años de historia de la marca. No existía, así que Rolls-Royce lo diseñó.

Potencia, estilo, dramatismo
En su diseño, el Rolls-Royce Wraith presenta una obra maestra de elegante sencillez, que irradia elegancia y promete dinamismo. Da la sensación de que este coche está preparado para moverse con determinación según las órdenes de su conductor.
Elegancia y belleza definen la presentación exterior. Las líneas inclinadas de estilo fastback, un estilo cuyos orígenes se pueden encontrar en el diseño de los automóviles de 1930, constituyen el signo más claro de su decidido carácter, un carácter que recuerda ligeramente al cine negro.

Su rendimiento complementa el dramatismo del estilo exterior. Una batalla más corta, una vía trasera más ancha, 624 bhp / 465kW generados por el motor V12 con biturbo y una aceleración de 0 a 96 en 4,4 segundos (de 0 a 100, en 4,6 segundos) dan expresión al aspecto dinámico del coche.

Pero el Wraith no es un coche pesado; cada centímetro es el de un refinado y lujoso Rolls-Royce, un coche en el que la sensación de alcanzar un objetivo y el placer de viajar son tan importantes como el lienzo sobre el que está dibujado.

Rendimiento sin esfuerzo, lujoso interior
El Wraith estrena el tren de rodaje más inteligente que se haya incorporado jamás en un Rolls-Royce, lo que incluye la aplicación de tecnologías vanguardistas como la transmisión asistida por satélite (SAT). Este sistema procesa los datos GPS para predecir el siguiente movimiento del conductor y seleccionar automáticamente la marcha adecuada para el siguiente tramo del camino. De esta manera, se evitan cambios de marcha innecesarios, aumentando así su característica sensación de flotar en el aire y garantizan que el Wraith siempre está preparado para cumplir su promesa de dinamismo. En curvas pronunciadas, por ejemplo, siempre está preseleccionada la marcha óptima para lograr una aceleración fluida.

Como complemento de la transmisión asistida por satélite, entre otras mejoras de dinamismo incorporadas en el Wraith se incluyen una respuesta de la dirección más directa para lograr una mayor precisión en las curvas, así como una configuración más dinámica de los muelles y los amortiguadores.

Cuando se accede al interior por las puertas de bisagra posterior, se tiene la sensación de subir abordo de un yate de lujo. Es un espacio de serenidad para cuatro ocupantes que se encontrarán envueltos por un impactante y contemporáneo interior realizado con atractivos materiales y rodeados por el agradable tacto del cuero de una calidad digna del Phantom.
Los detalles de diseño como el revestimiento en madera Canadel de grano abierto, las puntas de las agujas del indicador de velocidad y del indicador de reserva de combustible en naranja sangre insinúan aún más su agilidad, su velocidad y su rendimiento. Sin embargo, si se eleva la mirada, Rolls-Royce presenta algo más tradicional, al menos para el siglo XXI. La tapicería del techo con brillo de estrellas, ofrecida por primera vez fuera de la gama Phantom, incorpora en el revestimiento del techo miles de diminutas luces de fibra óptica tejidas a mano por artesanos. Sigue siendo una de las características más atractiva y popular de la empresa.

El Honorable Charles Rolls
El Wraith es un modelo que presenta un paralelismo con la historia del padre fundador, el Honorable Charles Rolls. Porque, al igual que el innovador Rolls, este automóvil amplía los límites, llevando a Rolls-Royce más lejos de lo que había llegado antes, desafiante, cumpliendo la promesa de ritmo y aventura.
De manera similar, este automóvil también incluye las cosas más hermosas de la vida, la elegancia y el refinamiento que disfrutará una nueva generación de personas seguras de sí mismas. Se ganará la reputación de ser el gran turismo definitivo de un caballero, el coche que Charles Rolls habría elegido conducir desde París hasta Madrid si aún viviera. O desde Nueva York hasta Washington. O desde Shanghái a Pekín. O desde...

DISEÑO
«El definido perfil de estilo fastback es el elemento que caracteriza al Wraith. Inherente a su elegante línea que se inclina desde la parte superior de la luneta trasera hasta el extremo de la zaga, es la promesa de un viaje rápido, pero cómodo». Giles Taylor, director de diseño.

Al igual que un atleta preparado en los tacos de salida, el Wraith presenta una imagen de anticipación y acelera el pulso cuando se ve por primera vez. No es una exageración afirmar que hay un dramatismo y una inmediata sensación de potencia refinada, expresada por su audaz diseño de estilo fastback. El Wraith irradia belleza y un estilo fluido derivado de una elegante sencillez. Una alta línea de cintura combinada con una línea del techo baja y una cabina inclinada hace que las miradas se dirijan rápidamente hacia la zaga, mientras que la tensión en sus superficies sugiere que el coche está a punto de moverse, rápidamente si es necesario.

Carácter único
En términos de mera presencia, el Wraith está cortado por el mismo lujoso patrón que los modelos actuales de Phantom y Ghost. Pese a ello, presenta indicios que se pueden seguir a través de las pasadas generaciones; una elegancia natural con un acentuado voladizo trasero, unas elegantes puertas de bisagra posterior y, por supuesto, el Espíritu del Éxtasis adornando la rejilla frontal.

Pero este es un modelo muy diferente de aquel del siglo pasado y es único entre los modelos Rolls-Royce actuales. Un eje trasero más ancho, un capó más largo, una luneta trasera inclinada y una rejilla frontal de estilo panteón empotrado con mayor profundidad se unen para presentar un coche verdaderamente centrado, un Rolls-Royce con su propio carácter único.

El gran turismo ideal para un caballero, el Wraith, representa un homenaje contemporáneo a la era de los cómodos y espaciosos coches de tipo coupé y gran turismo. Y a una época en la que los pioneros y los aventureros se convirtieron en leyendas y sus magistrales máquinas, en objetos de deseo.

La expresión de la potencia
El tradicional diseño de la rejilla frontal de estilo panteón ha evolucionado aún más con el Wraith. Lo más característico es una toma de aire más funcional, no muy diferente de la de una turbina de una aeronave, lo que da una mayor expresión a la promesa de dinamismo del automóvil. La rejilla frontal se ha empotrado 45 mm en comparación con el Rolls-Royce Ghost. El marco también se ha ampliado en 40 mm, mientras que el parachoques se ha diseñado para incorporar el soporte de la matrícula con un deflector de aire orientado en una posición más baja.

Empotrada, con acabado en negro y en una posición más baja, la rejilla del faldón contribuye a crear una profundidad que recuerda a la de la rejilla frontal. Perfiles cromados decoran el coche complementando las líneas horizontales que aceleran la sensación de fluidez alrededor del exterior.

Otra de las características es la suave evolución de la estatuilla de 102 años, el Espíritu del Éxtasis. Colocada un poco más hacia delante sobre la rejilla frontal y con una inclinación adicional de 5 grados, su vehemente posición dirige las miradas hacia arriba a lo largo del capó, contribuyendo a definir el desarrollo de tres armoniosas líneas: la línea del umbral, la línea de cintura y la línea del techo.
Belleza en su perfil
Visto de perfil, es el estilo fastback lo que hace que el diseño de este último Rolls-Royce se distinga más claramente de sus demás compañeros de pura raza. Se puede apreciar una espectacular combinación de tensión lineal y expresividad que confiere al Wraith un carácter tan elegante, pero a la vez, de una potencia tan exclusiva.

Surgiendo desde la masculina arquitectura frontal, la formalidad de la línea de cintura se inclina suavemente hacia la zaga, proporcionando una sensación de estabilidad y de elegancia natural. Todo esto se combina con el gesto expresivo de las líneas de la ventana, que se inclinan hacia abajo, hacia la línea de carácter de la puerta de bisagra posterior y le da expresión a esa sensación de flotar en el aire, tan característica de Rolls-Royce.

Las puertas de bisagra posterior sin marco y la ausencia del montante B aumentan la elegancia y el dramatismo. Perfectamente dimensionadas para complementar las aletas delanteras, son el paradigma de la comodidad al entrar y salir, pero también transmiten una sensación de ocasión especial que es tan importante para los clientes de Rolls-Royce. Las puertas se abren para revelar un exquisito interior y se cierran desde el interior con solo pulsar un botón.

Con las cuatro ventanillas bajadas, la abertura lateral añade longitud al carácter del Wraith y una grácil sensación de flotar en el aire. Los elegantes embellecedores laterales cromados enmarcan perfectamente esta imagen y atrae sin interrupciones las miradas hacia la rueda trasera. Para disfrutar aún más de una visión panorámica a la hora de viajar, existe la opción de instalar un techo de vidrio fijo con parasol de cuero incorporado.

En el diseño del Wraith, se ha cuidado cada detalle; por ejemplo, las manillas de las puertas, de acero inoxidable, ocultan los bombines de las cerraduras, manteniendo despejados los paneles exteriores. También se han diseñado tres nuevas llantas que le van como un zapato a medida. Seguras, pero discretas, incluyen la llanta de serie de 20" con un diseño siete radios junto con una llanta opcional de 21" de siete radios con acabado parcialmente pulido y una llanta de 21" de cinco radios con acabado parcialmente pulido, opciones disponibles en dos colores.

Arquitectura en dos colores
El ancho eje trasero reafirma la promesa de las proezas atléticas y de la poderosa intención del Wraith. Los prominentes hombros traseros junto con los poderosos pasos de rueda envuelven a la ahusada ventana que queda bellamente realzada por la luneta trasera inclinada. Estos elementos de diseño presentan el lienzo tridimensional ideal para una combinación de colores que realza aún más las cualidades únicas de diseño arquitectónico del Wraith y que recuerdan al estilo náutico.

El estilo fastback
Los orígenes del diseño de estilo fastback se remontan a la época del diseño aerodinámico de los años 30. Inicialmente popular en Estados Unidos, la palabra fastback pronto se convirtió en la definición del espíritu de la aventura y del dinamismo que representaba el paradigma de los coches deportivos y GT de principios y mediados del siglo XX en Europa.

En lugar de inspirarse en cualquier coche, el Wraith simplemente evoca el atractivo linaje de alguno de los diseños más emblemáticos de esta influyente época.

Crear una clara distinción entre un GT deportivo y un genuino Rolls-Royce fue un aspecto verdaderamente importante para el éxito del moderno concepto de diseño del Wraith. Mientras que la impactante y larga silueta del estilo fastback recuerda al dinamismo deportivo, el Wraith es claramente el gran turismo ideal para un caballero. Se ha alcanzado el perfecto equilibrio entre el lenguaje visual de la máxima expresión de un fastbak y un automóvil Rolls-Royce totalmente contemporáneo. La tradicional posición elevada del asiento y las proporciones típicas de Rolls-Royce permanecen inalteradas, por lo que a cualquier observador no le quedará ninguna duda de que el coche es fiel al ADN de la marca.

El Wraith representa la unión perfecta de glamour y refinamiento, así como una profunda e inquietante sensación de que debajo se esconden la potencia y el dramatismo. Se podría imaginar que este Rolls-Royce en particular encajaría perfectamente con el inimitable estilo de vida de aventura y velocidad del padre fundador de Rolls-Royce, el Honorable Charles Rolls.

Lujoso interior
Las puertas de bisagra posterior del Wraith se abren para presentar un seductor y armonioso espacio interior que cuenta con todos los posibles detalles de confort, pero ofrecidos de una forma verdaderamente moderna.

La mirada se ve atraída inmediatamente hacia el contemporáneo revestimiento que adorna el interior de las puertas y que se extiende por todo el espacio inferior. Con un acabado en madera o piel, el efecto dirige la mirada rápidamente alrededor del habitáculo, causando un efecto de dinamismo similar al claro estilo fastback del exterior.

Revestimiento Canadel
El apacible interior del Wraith es el espacio perfecto para presentar el estreno de una nueva forma muy especial de tratar la madera, el revestimiento Canadel, una bella madera de grano abierto. Agradable al tacto y con un acabado ligeramente satinado que mantiene la textura natural del material, esta madera tratada de forma artesanal contribuye a dar calidez al habitáculo y a crear una atmósfera contemporánea, evocando la sensación de un espléndido yate de superlujo.

Con esta configuración de madera, el automóvil constituye un testimonio de la maestría de los artesanos del taller de carpintería de la sede de Rolls-Royce en Goodwood, Inglaterra. Cada detalle se ha meditado cuidadosamente; la chapa de madera curvada ligeramente para abrazar los contornos de las puertas, lo que proporciona un agradable aspecto, a la vez que amplía el espacio para los ocupantes. En cuanto a la orientación, el grano recto está inclinado en un ángulo de 55 grados hacia abajo, lo que aumenta el flujo dinámico hasta el interior. Evocando la artesanía en madera de su compañero más destacado, el Phantom, el revestimiento en madera Canadel se coloca de manera que el dibujo de las fibras coincidan como las páginas de un libro, creando una perfecta imagen especular desde la consola central y presentando un contemporáneo diseño chevron que se dirige hacia el centro del automóvil, contribuyendo a la sensación de un dinamismo vanguardista.

Dinamismo... y delicadeza
El estilo dinámico se reafirma cuando se está en el asiento del conductor. Los indicadores cromados en negro están enmarcados por una superficie negra en forma de herradura. Las puntas en color naranja sangre de los indicadores rinden tributo al legado aeronáutico de la marca, mientras que el aro del volante es más grueso para aumentar la intención dinámica.

Plagado de delicados detalles, el interior complementa la espectacular estética exterior del Wraith. Cuatro asientos individuales miman al conductor y a los pasajeros, garantizando la experiencia de conducción más envolvente de Rolls-Royce de todos los tiempos, sin dejar de lado en ningún momento los máximos criterios de confort y elegancia contemporánea. Ciertos toques como las puntas de bala y los canales empotrados en los paneles de los asientos realzan la sensación de estar en un vehículo hecho a medida para el rendimiento.

La mejor piel de textura natural, de calidad Phantom, contribuye al lujo gracias a su agradable tacto, sin par en la industria del automóvil. Los detalles de los reposabrazos y de los portaobjetos, cuyo diseño se inspira en la elaboración de las sillas de montar de calidad, reafirman esta opulencia inspirada en su diseño.

Luz desde la oscuridad
El principio de Rolls-Royce de fluidez ha guiado a los diseñadores en todo momento. Compartimentos perfectamente diseñados para albergar dos iPads y comodidad para los pasajeros de los asientos traseros, a la vez que los mandos de cierre de puertas situados en la parte posterior del montante A complementan a los situados en la parte frontal.

Cálida y serena, la iluminación interior del Wraith envuelve a los ocupantes en una suave luz. Además, el automóvil dispone de iluminación ambiental adicional de cortesía a petición: luces de lectura sobre los montantes C y luces del techo en cascada que proporcionan una mayor, pero discreta iluminación con un toque de influencia art decó.

Ahora, uno de los detalles hecho a medida más popular de la marca está disponible para completar el glamour que corresponde al impresionante interior de este nuevo Rolls-Royce. La tapicería del techo con brillo de estrellas presenta un cielo nocturno estrellado dentro del habitáculo, un efecto que se consigue mediante 1.340 luces individuales de fibra óptica tejidas a mano en la tapicería de piel del techo por los artesanos del taller de marroquinería de Rolls-Royce.

INGENIERÍA

«El Wraith es potente, pero nunca salvaje. Se trata de una potencia refinada que complementa perfectamente el dinamismo de su estilo exterior. Es un genuino Rolls-Royce».
Helmut Riedl, director de ingeniería

Hace cien años, Rolls-Royce se inscribió en la agotadora competición «Alpine Trial» con cuatro automóviles de 75 CV. Ganó seis premios, incluida la copa Archduke Leopold.

Bajo la dirección del padre fundador Sir Henry Royce, las bases de la ingeniería que se habían establecido a través de acontecimientos como la competición «Top Gear London to Edimburgh» en 1911, se reafirmaron aún más por este extraordinario logro. Posteriormente, la marca fabricó una serie de automóviles Alpine Eagle.

Pero 1913 también representó otro hito en el dinamismo de marca, que el Honorable Charles Rolls habría celebrado si no hubiera fallecido trágicamente en un accidente de aviación dos años antes.

Porque en aquel año, Don Carlos de Salamanca se puso al volante de un Rolls-Royce Silver Ghost y ganó el primer Gran Premio de España. La victoria fue la primera de varios éxitos, tales como el de 1906 en el «Tourist Trophy» de la isla de Man, en el que Rolls-Royce triunfó en un Light Twenty.

Después de 190 millas de competición, el ganador del gran premio apareció relajado y sereno, una imagen que aún hoy continúa definiendo la experiencia de conducción de Rolls-Royce. La potencia que subyace en cualquier Rolls-Royce moderno siempre se brinda de manera fluida, nunca salvaje.

Los ingenieros de Rolls-Royce eran plenamente conscientes de que el Rolls-Royce más potente de la historia tendría que proporcionar dinamismo y agilidad sin dejar de lado en ningún momento la famosa sensación de volar en una alfombra mágica. El Wraith, el gran turismo definitivo, constituye un testimonio de su maestría; un automóvil que permanece fiel a los valores de calidad, lujo y excelencia en ingeniería.

Sistema de transmisión
El Wraith es el Rolls-Royce más potente que jamás haya servido de marco para la estatuilla el famoso Espíritu del Éxtasis. Desarrolla 465 kW (624 bhp) de potencia mediante un motor V12 biturbo de 6,6 litros que incorpora un sistema de inyección directa de gasolina para maximizar la eficiencia y reducir las emisiones. En el caso de que quieran aprovechar la extraordinaria potencia que tienen a su disposición, los conductores pueden elegir pasar de 0 a 96 km/h (60 mph) en solo 4,4 segundos (de 0 a 100, en 4,6 segundos) y con una velocidad punta controlada electrónicamente de 250 km/h (155 mph).

La potencia se transmite de manera fluida gracias a un sistema de transmisión automático ZF de ocho velocidades. La combinación de un potente motor y de una sofisticada transmisión da lugar a un desarrollo inmediato de potencia con 800 Nm de par motor disponible para el conductor a partir de 1.500 rpm.

La sensación de sus dimensiones queda ilustrada con gran maestría gracias al indicador de reserva de combustible en el salpicadero. Esto revela la cantidad de potencia disponible en caso de que la necesite –o simplemente, la desee– el conductor en cualquier momento durante el viaje.

Rolls-Royce Wraith también incorpora la capacidad de reducción múltiple de marchas. Cuando se pisa el acelerador rápidamente, el automóvil sabe que el conductor quiere maximizar la aceleración y reduce directamente a la marcha adecuada.

Transmisión asistida por satélite (SAT)
«Desde los ingenieros del sistema de transmisión hasta nuestro director de ingeniería, todos sin excepción, comprendieron la afinidad del sistema de transmisión asistida por satélite con la marca Rolls-Royce, y en particular, con el Wraith. Es un sistema fluido que conoce la posición del automóvil y lee la mente de su conductor. Selecciona la marcha óptima como si fuera un experimentado conductor manejando una caja de cambios manual por sí mismo». Philip Harnett, jefe de producto, Rolls-Royce Wraith.

Una gran cantidad de potencia se transmite de manera fluida gracias al potente motor V12 biturbo del Wraith en conjunción con un sistema de transmisión automática de ocho velocidades. Pero la tecnología del sistema de transmisión asistida por satélite lleva el sistema de propulsión a un nuevo nivel de fluidez en el desarrollo de potencia, de una clase que encaja a la perfección con la marca Rolls-Royce.

El sistema de transmisión asistida por satélite utiliza la información del sistema GPS para ver más allá de lo que ve el conductor; se anticipa a su siguiente movimiento basándose en la posición y en el estilo de conducción actual y después selecciona la marcha más adecuada para el siguiente tramo del camino. Todas las curvas, las incorporaciones y las rotondas se anticipan con antelación, lo que significa que el Wraith está preparado en todo momento para cumplir su promesa de rendimiento.

Una experiencia de conducción más fluida y refinada e incluso una mejor respuesta añaden una nueva dimensión de mayor dinamismo a la famosa sensación de flotar en el aire, tan característica de Rolls-Royce.

Con ocho años de experiencia como ingeniero electrónico y de sistemas en el equipo BMW de Fórmula 1 –y con una experiencia posterior en el departamento de desarrollo de motores BMW–, el jefe de producto, Philip Harnett, fue una pieza clave a la hora de incorporar la tecnología en el Rolls-Royce Wraith.

«Una tarde, un colega de cuando trabajaba en la Fórmula 1 que trabajó en la aplicación informática de la caja de cambios nos enseñó el sistema de transmisión asistida por satélite. Quedé muy impresionado. Unos meses después, me pasé de BMW a Rolls-Royce y enseguida abogué por su inclusión en el Wraith. La razón era sencilla; aumenta la fluidez y el dinamismo; la combinación era perfecta.
En contexto, las ventajas del sistema de transmisión asistida por satélite quedaban claras. Vamos a imaginar que se conduce el Wraith por su entorno natural, a través de las serpenteantes carreteras de un puerto alpino, por ejemplo. Al sortear una curva cerrada o al aproximarse a una sugerente sucesión de curvas, el automóvil conoce su posición; ve lo que ve el conductor, pero lo más importante es que se anticipa a lo que le espera a continuación.
Sabe cuando se aproxima una curva abierta y puede predecir cómo desea afrontarla el conductor. Levantar el pie del acelerador significa para el Wraith que no se trata de un trayecto sin curvas por una carretera rural. En lugar de eso, el conductor está controlando la velocidad para sortear una secuencia de curvas. En lugar de cambiar a una velocidad más larga para permitir una conducción más relajada, se mantiene una marcha más corta para garantizar que el sistema de propulsión está perfectamente preparado y listo para acelerar desde la curva.

En el camino a casa, a medida que las carreteras alpinas se aproximan a la autopista, el sistema de transmisión asistida por satélite entra en acción una vez más con total fluidez. Al menor indicio, el automóvil reconoce la intención de entrar en la vía de acceso a la autopista identificada por el GPS, así que mantiene la marcha adecuada para realizar una incorporación suave y potente».

Carrocería
El Wraith está construido en torno a un monocasco de acero, es decir, no existe separación entre chasis y carrocería. La ventaja que ofrece esa estructura es una reducción de las medidas externas a la vez que se maximiza espacio interior.

La carrocería se ha diseñado con un doble tabique frontal que contribuye a aislar el interior del ruido del motor. Está elaborada con secciones de acero y revestida posteriormente con paneles de acero soldados a mano. Se consigue así una unión impecable, que se lija después a mano hasta que queda perfecta. En total, se aplican 6.346 puntos de soldadura al Wraith. Además, 900 m de soldadura por láser entre el panel lateral y el montante c y un sistema de drenaje de agua en el maletero totalmente soldado por láser mantienen la pureza de la estética del automóvil.

Suspensión y chasis
La configuración del chasis y de la suspensión produce una sensación de aventura en el conductor, una conclusión a la que se llega rápidamente la primera vez que se colocan las manos en el aro ligeramente más grueso del volante del Rolls-Royce Wraith.

En comparación con el Rolls-Royce Ghost, el eje trasero es 24 mm más ancho, la batalla es 183 mm más corta y el centro de gravedad se sitúa más cercano al suelo gracias a una reducción de la altura de 50 mm.

La suspensión del automóvil se ha ajustado para minimizar el balanceo de la carrocería y aumenta discretamente su reacción en las curvas; mientras que la dirección es más rígida a alta velocidad, a baja velocidad es más suave, lo que contribuye a una propulsión más enérgica.

Estas mejoras en la agilidad se han conseguido sin dejar de lado en ningún momento la sensación de flotar sobre un colchón de aire.

La suspensión delantera con doble brazo oscilante y la suspensión multibrazo trasera se combinan con un sistema inteligente de suspensión neumática en las cuatro ruedas y una amortiguación electrónica variable para mantener la distintiva sensación de volar sobre una alfombra mágica. El refinamiento es extraordinario; la suspensión neumática detecta el menor cambio y el balanceo de la carrocería se minimiza ajustando la inclinación de manera correspondiente.

Los numerosos datos de entrada procedentes de los sensores situados en el interior y alrededor del automóvil son procesados constantemente por un complejo sistema informático. Los amortiguadores realizan cálculos de carga individual cada 2,5 milisegundos. Las ventajas son un confort extraordinario, pero también estabilidad y seguridad para el conductor.

Además, la compostura está garantizada en prácticamente cualquier superficie gracias a una serie de sistemas electrónicos de asistencia a la conducción. Como cabría esperar, entre ellos figuran el de estabilización antibalanceo, el control dinámico de estabilidad que incluye el control dinámico de la tracción junto con el control de frenado en curvas y el control dinámico de frenos.

Todas esas tecnologías trabajan en armonía controladas por los sistemas de gestión integrada del chasis. Por tanto, incluso cuando se somete a las pruebas más exigentes, el Wraith mantiene una estabilidad perfecta. Tanto en términos de manejo como de seguridad, estos sistemas funcionan como si fueran uno solo. Y por supuesto, funciona de manera imperceptible para el conductor y los pasajeros.

CONECTIVIDAD

... y el asistente de abordo de Rolls-Royce

Durante más de un siglo, Rolls-Royce Motor Cars ha incorporado tecnologías diseñadas para funcionar discretamente, de modo que proporcionaran una experiencia de conducción que fuese tan fluida y placentera como fuese posible. Ayudan al conductor cuando se solicitan, pero están listas para quedar en un segundo plano sin una queja cuando ya no se las necesita.

En el silgo XXI, la determinación por mejorar la famosa característica de fluidez de Rolls-Royce toma una nueva imagen. Porque mientras que los avances en la tecnología mecánica y eléctrica proporcionan sistemas como la pantalla virtual, los faros autoadaptables y el maletero de apertura sin llave del Wraith, las mejoras en la conectividad han llevado a la interfaz humano-máquina a un nuevo nivel de sofisticación.

El Wraith representa el ejemplo más completo de conectividad fluida de Rolls-Royce en la cartera, una red en la que la comunicación entre el automóvil, el entorno y el conductor contribuye a bajar las pulsaciones, a facilitar el viaje y a deleitar a sus ocupantes. Casi se podría comparar con un asistente de abordo contemporáneo, un servicio ideal para el Honorable Charles Rolls si aún viviera.

Navegación activada por voz
El servicio comienza, como cabría esperar, con una pulsación del botón de llamada. Situado en el volante, permite acceder a la navegación, al teléfono y a otras órdenes que se envían directamente al ordenador de abordo del Wraith. Entonces, la respuesta del automóvil se muestra en una pantalla de alta definición de 10'25 pulgadas –de gran profundidad y colorido– situada en el salpicadero.

Por ejemplo, para encontrar un destino ya no es necesario introducirlo de manera manual en el menú de navegación. Por ejemplo, el conductor, que tiene una cita para comer en el Hotel Ritz de Londres, simplemente le ordenaría al Wraith «dirigirse hacia Picadilly, en Londres». Su posición se encuentra automáticamente sin ningún esfuerzo y la asistencia de navegación comienza inmediatamente, tanto en la pantalla como mediante guiado a través de audio. Y también a través de la pantalla virtual, en caso de que se haya especificado el paquete de asistencia a la conducción.

Si se encontrase alguna retención en carretera, se invoca la información de tráfico en tiempo real (RTTI) para minimizar las molestias. Además de las fuentes utilizadas por el canal de mensajes de tráfico (mensajes de tráfico procedentes de la policía y de los sensores de congestión de tráfico), el sistema RTTI usa los datos procesados a partir de la posición de los teléfonos móviles instalados en las flotas de vehículos comerciales y en los taxis. Estos datos se recopilan de manera que sean anónimos a través del centro de control de tráfico y se envían actualizados al Wraith cada tres minutos.

Para ilustrar el flujo del tráfico en las vías seleccionadas, se utilizan el verde, el amarillo, el naranja y el rojo. Cuando es probable que haya que añadir 20 minutos o más a un trayecto dado, se dibuja una ruta alternativa. También se presenta al conductor información adicional como el consumo de combustible y el tiempo estimado si se elige dicha alternativa.

Por supuesto, en esas circunstancias, el conductor puede desear llamar a su acompañante para la comida para avisarle de que se va a retrasar. Una vez más, el Wraith hace todo esto de la manera más fluida posible con el mismo sistema de una pulsación de botón. La orden «llamar a Penny Jones» realiza automáticamente la llamada.
Al final de la conversación, una orden como «sintonizar la emisora BBC Radio 4» devolverá al conductor directamente a las opciones de entretenimiento de abordo.

Aplicación RR Connect
La navegación fluida se extiende a las búsquedas con un dispositivo móvil cuando no se está abordo del Wraith, una vez que el cliente ha descargado la aplicación gratuita Rolls-Royce Connect.

Vamos a imaginar, por ejemplo, una reunión de negocios en la que se ha identificado la necesidad de localizar y visitar un lugar fuera de la oficina. Desde el menú de la aplicación en un iPhone o en un iPad se encuentra fácilmente; después, se selecciona «enviar al coche» y al volver al Wraith, la guía de navegación comienza inmediatamente.

La aplicación RR Connect dispone de otras funcionalidades como la de actualización de noticias mediante RSS, radio web reproducida directamente en el habitáculo y búsqueda local mediante Google.

Mando giratorio del Espíritu del Éxtasis
En 2013, la famosa estatuilla del Espíritu del Éxtasis celebra su 102º cumpleaños. Más que ningún otro símbolo del lujo, la dama voladora constituye un verdadero icono, cuya bella imagen continúa adornando la rejilla frontal, pero ahora también se ha reproducido en el habitáculo del Wraith, girando suavemente en la pantalla cuando se arranca el motor. También se ha representado en la superficie de cristal del nuevo mando giratorio.

Este mando giratorio del Espíritu del Éxtasis presenta un panel táctil (en lugar de una pantalla táctil que podría dejar antiestéticas huellas dactilares a la altura de la vista del conductor y de los pasajeros) que tiene la capacidad de que se pueden escribir caracteres con el dedo, así como la funcionalidad de desplazamiento por las opciones de los menús girando el selector cromado y pulsando para seleccionar sus funciones.

El panel táctil del mando giratorio dispone de funcionalidades de «pellizcar y estirar», replicando la intuitiva funcionalidad de los teléfonos inteligentes. Esto ayuda a los ocupantes a localizar las zonas elegidas de la pantalla o a ampliarlas. Por ejemplo, se pueden encontrar diferentes zonas en un mapa moviendo un dedo por el panel táctil mientras que la vista en modo calle se puede ampliar o reducir estirando o pellizcando.

Una función de puntero permite seleccionar las opciones de los menús más rápidamente. Una mejora adicional consiste en la inclusión de datos de texto escrito, por ejemplo, cuando se tienen que introducir un nombre y un número a través del menú del teléfono. El Wraith reconoce los caracteres ingleses, latinos y árabes, así como los del mandarín para ayudar al conductor en el segundo mercado más grande del mundo, la China continental, donde la selección de caracteres podría ser de otro modo un proceso que requeriría mucho tiempo.

Correo electrónico y mensajería de texto activados por voz
Las órdenes activadas por voz también se pueden utilizar para enviar mensajes de correo electrónico de manera segura y cómoda directamente desde el coche.
Se empieza seleccionando la función a través del mando giratorio del Espíritu del Éxtasis y después seleccionando la opción «voz en texto» o «voz a correo electrónico» en el submenú. Una vez más, el conductor solo tiene que hablar para «escribir» el contenido del mensaje. Cuando haya terminado, la orden «enviar mensaje a John Smith» lanza la aplicación de correo electrónico.

Después de la revisión (si es necesaria), el mensaje se envía mediante la orden «enviar».

Tomar el mejor sistema de sonido y hacerlo aún mejor
Rolls-Royce tiene en plantilla a expertos en todos los aspectos de la artesanía de alta calidad, desde las líneas de asientos pintadas a mano hasta los sistemas de sonido perfectamente ajustados. Hoy, el Wraith presenta un sistema de sonido hecho a medida que ha sido especialmente optimizado por expertos en lo que respecta a las fuentes estéreo y multicanal y que, naturalmente, incorpora el mejor equipamiento y los últimos avances en conectividad.

El disco duro de abordo del Wraith proporciona 20,5 Gb de almacenamiento, lo que significa que puede albergar aproximadamente 5.700 piezas de música que se pueden descargar a través del puerto USB situado en el centro de la consola o en la guantera. La conexión con iPod o iPad permite la importación de música, pero también la descarga de podcast y de audiolibros. También existe la opción de la reproducción de audio mediante Bluetooth desde uno de los dos teléfonos que se pueden conectar con idéntica funcionalidad.

Se pueden realizar varios tipos de búsqueda mediante el mando giratorio del Espíritu del Éxtasis, lo que incluye la función «reproducir más como esta», mientras que las funciones de funcionamiento RSE mejorado y de acceso en línea a Gracenote® para los CD con selección de éxitos hace que navegar por las colecciones de música sea una experiencia muy sencilla. Pero es la calidad de sonido lo que coloca al Wraith en la cúspide del sonido de abordo.

Perfectamente ajustado por expertos de Rolls-Royce, el sistema toma las mejores características y componentes para producir un sonido rico en calidad y profundidad. Las configuraciones DIRAC, «estudio» y «teatro» garantizan una óptima sensación auditiva envolvente y placentera de sonido puro, original y grandioso.

Los amplificadores de 18 canales activos proporcionan un sonido envolvente a través de 18 altavoces. Esto incluye dos altavoces de bajos centrales situados en el maletero, siete altavoces de agudos, siete de tonos medios y dos altavoces «excitadores» en la tapicería del techo que acercan la sensación de sonido hasta el nivel de los oídos.

La potencia máxima de salida es de 1.300 W. Pero la configuración también es muy sensible: un micrófono mide el sonido ambiente exterior y la unidad de proceso digital utiliza dicha información para ajustar automáticamente el volumen y la configuración del tono, asegurando así que el sistema esté perfectamente configurado. La tecnología DIRAC complementa todo esto con la corrección de la frecuencia y de la fase para cada altavoz, eliminando los posibles picos de sonido y los ángulos muertos causados por el reflejo del sonido en las ventanas.

SEGURIDAD Y TECNOLOGÍA

Como cabría esperar de un Rolls-Royce, no ha quedado ninguna línea técnica sin explorar para asegurar la seguridad de los ocupantes.

El sistema avanzado de gestión de impactos y seguridad (ACSM), por ejemplo, utiliza sensores situados alrededor del coche que realizan 2.000 mediciones por segundo. Estos datos aseguran que el coche despliega las características de seguridad adecuadas en caso de ocurrir un accidente.

Una combinación de cinturones de seguridad con limitadores de fuerza y airbags inteligentes contribuyen a la protección de los ocupantes en caso de que se produzca un impacto violento. Los ocupantes de los asientos delanteros pueden estar tranquilos gracias a los airbags a la altura de las rodillas y los airbags frontales inteligentes que incorporan un inflado gradual y respiraderos autoadaptables que aseguran que la fuerza del despliegue de la bolsa responde directamente a la fuerza de la colisión.

En caso de una colisión lateral, un sistema integrado de airbag de cabeza, cuya cortina se extiende para cubrir por completo la zona de las ventanas laterales, ofrece protección frente a un posible impacto con la estructura del vehículo, así como frente a las esquirlas de vidrio. Los airbags laterales del asiento delantero proporcionan una protección aún mayor.
Seguridad de iluminación activa
El Wraith incorpora una selección de tecnologías diseñadas para mejorar la iluminación durante la noche, protegiendo a los ocupantes y mejorando la seguridad para los demás usuarios de la vía.

Por ejemplo, la tecnología de visión nocturna ahora incluye mensajes de aviso, así como la preparación automática del freno para ayudar a realizar una maniobra evasión en caso de accidente inminente. Las cámaras de infrarrojos situadas en las esquinas superiores de la rejilla frontal se utilizan para proyectar una imagen térmica en la pantalla, una imagen que resalta los objetos calientes, pero que también identifica peligros específicos en la carretera entre 15 y 200 m más adelante.

Se muestran los peatones y los animales tales como ganado o ciervos y cuando se identifica un peligro, se acompaña de una señal triangular de color amarillo en la pantalla y en la función de pantalla virtual. Dependiendo de la posición y del movimiento del peligro en relación al coche, la imagen triangular se vuelve roja. Un aviso sonoro avisa al conductor del peligro inminente y los frenos se preparan para reducir la distancia de frenado si la situación se vuelve crítica.

Cuando se conduce en la oscuridad, una cámara supervisa la carretera y automáticamente baja la intensidad de las luces de los faros cuando se presenta una fuente de luz; una vez que pasa dicha fuente de luz, las luces vuelven sin problemas a la máxima intensidad.

El Wraith también viene con una innovadora tercera luz de freno situada sobre la luneta trasera. Como novedad en la industria del automóvil, incorpora dos LED a cada extremo de la barra de luz y una tecnología basada en prismas para proporcionar una luz continua de rojo claro en toda su longitud. Se ilumina más rápidamente y representa una advertencia más brillante para los conductores de los vehículos que se encuentran detrás. Y contribuye a la despejada sencillez del diseño exterior del Wraith.

En el caso de que ocurra un accidente, el sistema Auto eCall se asegura de que los servicios de emergencia conozcan inmediatamente la ubicación del incidente. Si un conductor no puede responder llamadas telefónicas, el coche automáticamente informa a los servicios de emergencia de su ubicación mediante el posicionamiento GPS.

Active Cruise Control (ACC)
El sistema Active Cruise Control del Wraith proporciona una conducción fluida tanto en ciudad como por carretera. Los sensores radar-cámara supervisan la carretera, aumentando o disminuyendo la velocidad para mantener la distancia de seguridad idónea. Nuevo en el Wraith, el sistema ACC también reacciona ante los vehículos estáticos, ayudando la conducción por ciudad.

iBrake 6
La función iBrake 6 utiliza la información del sensor radar y la cámara frontal para ayudar al conductor a detener el coche rápidamente con la máxima eficiencia en caso de que surja una situación de emergencia. Funcionando con el sistema de gestión de impactos, el pedal reacciona a la fuerza que se le aplica, levantando previamente el pedal del freno y reduciendo la cantidad de presión necesaria para frenar bruscamente.

El sistema también avisa al conductor con una serie de advertencias, instando a que se tome alguna acción a través de la pantalla y del sistema virtual de pantalla. Si no se toma ninguna acción, se emiten más avisos sonoros y visuales. La tercera luz de freno también parpadea en situaciones de frenado de emergencia.

Cámaras de vista superior
La supervisión fluida tanto en ciudad como en carretera, se ve mejorada por una sofisticada serie de cámaras discretamente situadas alrededor del coche. Las cámaras trasera, frontal y superior de 360 grados aseguran una total facilidad de maniobra.

Cuando funcionan juntas, las cámaras permiten obtener una visión panorámica en las intersecciones sin visibilidad y el aparcamiento se realiza fácilmente mediante el reconocimiento de obstáculos y la previsión de trayectoria en marcha atrás que se muestra en la pantalla.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Rolls-Royce Wraith


Dimensiones
Longitud del vehículo 5.269 mm / 17 pies 3"
Anchura del vehículo 1.947 mm / 6 pies 5"
Altura del vehículo (sin carga) 1.507 mm / 4 pies 11"
Batalla 3.112 mm / 10 pies 2"
Radio de giro 12,7 m / 41,7 pies
Capacidad del maletero (DIN) 470 l / 16,6 pies

Peso
Peso sin carga (DIN) 2.360 kg / 5.203 lb

Motor
Tipo de motor/cilindros/válvulas V / 12 / 48
Alimentación Inyección directa
Potencia del motor a régimen de revoluciones del motor 624 bhp / 632 PS (DIN) / 465 kW a 5.600 rpm
Par máximo a régimen de revoluciones del motor 800 Nm a 1.500-5.500 rpm
Tipo de combustible Súper sin plomo

Rendimiento
Velocidad máxima 250 km/h / 155 mph (limitada)
Aceleración de 0 a 60 mph (RU) 4,6 s ²
Aceleración 0-100 km/h 4,6 s ²

Consumo de combustible
Ciudad 21,2 l/100 km / 13,3 mpg (Imp.)
Carretera 9,8 l/100 km / 28,8 mpg (Imp.)
Consumo combinado/autonomía 14,0 l/100 km / 20,2 mpg (Imp.)
Emisiones de CO2 327 g/km

[Más información: Autoblog]

From around the web

ear iconeye icontext filevr