Image credit:

La NASA prueba con éxito el primer motor cohete parcialmente impreso en 3D

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Sponsored Links

Por descabellado que suene, es posible que un día las impresoras 3D no sólo puedan construirte un chalets en multipropiedad en la Luna, sino que además dejarte en la puerta de casa. Científicos del Centro de Investigación Glenn de la NASA han probado con éxito el primer motor cohete con un inyector impreso en 3D, adelantando así el futuro de las nuevas técnicas de construcción de vehículos espaciales.



Sobre el papel, la creación de este inyector de oxígeno líquido e hidrógeno gaseoso no fue en realidad tan diferente de la creación de otras piezas usando técnicas de impresión aditiva. Por supuesto, hay que tener en cuenta que hablamos de una pieza de gran resistencia y precisión, así que la NASA y sus socios de Aerojet Rocketdyne no usaron precisamente polímeros o los típicos materiales de sinterizado. En su lugar, la pieza fue fabricada poco a poco depositando capas de polvo metálico que fueron fundidas usando un haz láser.

Los beneficios de la impresión 3D aplicada a la industria aeroespacial serán inmensos. Según la NASA, fabricar un inyector de estas características requiere más de un año usando técnicas convencionales, pero las versiones impresas en 3D podrían producirse en menos de cuatro meses y con una espectacular reducción de costes del 70%. Estamos seguros de que Richard Branson es todo oídos.

[Vía PopSci]

From around the web

Page 1Page 1ear iconeye iconFill 23text filevr