Image credit:

Unos estudiantes consiguen desviar el curso de un yate alterando el GPS

Share
Tweet
Share
Save

Se trata de un experimento, sí, pero pone los pelos de punta. Resulta que un grupo de estudiantes de la Universidad de Texas ha logrado desviar a distancia el rumbo de un yate engañando a los sistemas de navegación del mismo. Y no creas que estamos hablando de un barquito de nada: se trata de una nave valorada en 80 millones de dólares, y lo más inquietante del asunto, es que no hay forma humana de saber si el sistema de navegación de la embarcación está siendo hackeado hasta que alguien se dé cuenta que ésta se ha desviado de su trayectoria.

El experimento brilla, en realidad, por su sencillez: el equipo se colocó en la costa a una distancia de unos 50 kilómetros, y desde ahí emiten una señal falsa GPS que va adquiriendo cada vez más potencia hasta lograr ser la única que gobierne la nave. Logrado esto, los estudiantes pueden desviar la trayectoria de la embarcación sin que nadie sea consciente de ello. Este equipo de hackers en potencia quiere demostrar al mundo la vulnerabilidad de los GPS civiles, y por si te queda alguna duda de ello, te dejamos con un aclaratorio vídeo tras el salto.


From around the web

ear iconeye icontext filevr