Image credit:

Freemium: La pesadilla en Android tiene nombre... fragmentación

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Sponsored Links

En Freemium, José Mendiola opina sobre la situación actual del mundo de la tecnología

¿Un problema inesperado? ¿Un error de cálculo? Dilucidar ahora cuál es el origen de la fragmentación en Android, aunque una de las principales causas es el divorcio obligado entre fabricante de hardware y desarrollador de la plataforma. Ya sabes, uno fabrica el móvil y el otro el sistema operativo, y sería una casualidad que ambos estuvieran coordinados. Hay mil motivos que marcan los tiempos de cada lado y luego está el factor del mercado: es posible que Samsung se encuentre ahora echando el resto en avanzadísimos modelos de smartphones, pero una parte muy importante del mercado, el más numeroso en cantidad de usuarios, se encuentra instalado en Gingerbread.

Lo cierto es que han transcurrido ya cuatro años desde que la primera versión del sistema operativo móvil de Google viera la luz y la tarta sigue siendo de colores. El mercado de la plataforma del robot verde sigue estando dividido entre los smartphones que equipan el último grito de la plataforma y los que siguen anclados en versiones anteriores, o esperando que el fabricante dé el visto bueno de cara a una esperada actualización a la nueva versión de la plataforma. Y el asunto resulta extraño: un 33% de los Android activos en el mercado sigue pegado a Gingerbread, una versión del sistema operativo que data de finales de 2010. Estamos hablando de tres largos años de vigencia de esta versión de Android, una eternidad en tiempo tecnológico que tiene una doble lectura: es tan buena que resiste el paso del tiempo, o bien, es un fracaso de Google que no ha logrado unificar el ecosistema.

Y no creas que el análisis es sencillo y mucho menos las conclusiones que puedan sacarse del mismo. El hecho de que haya múltiples versiones de una plataforma puede entenderse como una variedad enriquecedora, y en parte lo es: las versiones más antiguas dan servicio a móviles low-cost y con menos ambiciones en lo tocante al rendimiento, mientras que las más avanzadas explotan al máximo los múltiples cores de los modernos móviles de última generación. A cada cual lo suyo, y todos tan contentos. ¿Seguro? En su día Eric Schmidt se apuntó a esta visión del asunto corrigiendo a un periodista que nombró la palabra maldita: "No es fragmentación", aclaró, "es variedad". Y visto así es cierto que la plataforma móvil de Google ofrece platos para todos los gustos. Pero hay un problema en la fragmentación, y grave, además.

Parece claro que el usuario podría beneficiarse de esta dispersión de versiones, pero a la postre esta situación puede tener un efecto bumerán. Ya sabes que el principio de la economía de las apps reside en que gane todo el mundo: los desarrolladores vendiendo aplicaciones a diestro y siniestro, los usuarios disfrutando de una mayor creatividad de los primeros que se estrujan las neuronas para lograr arañar algunos céntimos de nuestros bolsillos, y el creador de la plataforma que ve que poco a poco va enriqueciéndose y lucrándose con este tránsito perfecto. Esta fórmula la explota Apple sin fisuras: los saltos de versión de iOS son masivos y los usuarios que quedan atrás representan una cifra marginal a ojos de los desarrolladores que saltan en bloque a la última iteración.
Si lo quieres ver así, se trata de un movimiento perfectamente sincronizado en el que no se deja casi nada atrás. Pero donde la fragmentación suponía una ventaja para el usuario por cuanto ofrecía múltiples equipos para distintas necesidades, se convierte en un problemón, y gordo, a ojos de los desarrolladores. De esta cadena que hemos dibujado antes (desarrollado-usuario-ecosistema), se quiebra el primer eslabón y todo el conjunto se resiente. Es aquí donde Eric Schmidt y compañía tienen que hacer sus números: ¿compensa más un ecosistema poblado de equipos atomizados pero con menor ingresos por apps o uno más compacto y reducido pero más rentable? La fotografía de esta paradójica situación la hemos podido ver esta misma semana: Android ya ha superado a iOS en descargas, pero, atentos al dato, iOS sigue liderando las cifras de ingresos. El clásico cabeza de ratón y cola de león que dibuja una compleja situación a desarrolladores, ecosistema y fabricantes.

Google intenta poner coto, en parte, a esta compleja situación, emulando la filosofía de Apple de un hard-una plataforma con smartphones como el recién presentado Moto X. Pero de nuevo el gigante se enfrenta a otro contratiempo: la fragmentación geográfica, ya que el equipo no estará disponible de forma global desde su lanzamiento. Pero es la otra fragmentación la que realmente debe preocupar a desarrolladores y el propio Google. Forbes lleva el asunto al extremo y titula apocalípticamente "¿Podrá sobrevivir Android a la fragmentación?". Y todo podría interpretarse como una cuestión de prioridades, y la de Google ahora es incrementar la cuota de mercado. A mordiscos.

[Más información: OpenSignal, TechCrunch, Forbes]

En Freemium se expresa la opinión personal del autor. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos

From around the web

Page 1Page 1ear iconeye iconFill 23text filevr