Image credit:

El FBI cierra Silk Road y detiene a su administrador; ha caído el mayor mercado negro de la Deep Web

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Hablar de Silk Road es hablar del mayor mercado negro electrónico que jamás ha existido, el Amazon de los internautas con apetencias químicas difíciles de satisfacer con una simple receta médica. Desde su lanzamiento en 2011, esta Ruta de la Seda se ha convertido en un coloso invisible del comercio de drogas (y brevemente también armas), un oscuro rincón de la Deep Web donde traficantes y consumidores podían ofrecer y adquirir libremente todo tipo de sustancias controladas con el anonimato que ofrecen Tor y bitcoin. Cocaína, hongos, anfetaminas, LSD, compuestos caseros... si existía, se encontraba en Silk Road. Hasta ahora. Tras más de dos años consiguiendo evitar a la justicia, Ross Ulbricht, alias Dread Pirate Roberts, fundador de Silk Road, ha sido detenido por el FBI y su sitio confiscado. Se le acusa de hacking, blanqueo de dinero y tráfico de estupefacientes.

Aunque desconocido para la mayor parte del público, Silk Road era un coloso por derecho propio dentro de la Deep Web. Su base de datos reflejaba la presencia de casi un millón de usuarios registrados en el 23 de julio, con un volumen de ventas de aproximadamente 9.519.664 bitcoins y unas comisiones para el sitio de 614.305 bitcoins, lo que aproximadamente equivale a 1.200 y 79,8 millones de dólares respectivamente. Su notoriedad fue creciendo conforme los medios tradicionales se hicieron eco de su existencia, al tiempo que también se incrementaba la vigilancia de las autoridades, que se infiltraron entre los usuarios para tratar de conseguir información sobre la propia plataforma y los vendedores que la utilizaban.



Ulbricht, de 29 años y residente en San Francisco, no puede enfrentarse ahora a una situación más difícil. Según el FBI, cuando un usuario de Silk Road trató de chantajearle al amenazarle con publicar miles de nombres de usuarios, Ulbricht utilizó la página web para contratar a un sicario por 1.670 bitcoins o unos 150.000 dólares. Durante las negociaciones con el presunto asesino, el fundador de Silk Road afirmó que "no hace mucho" encargó un atentado contra otra persona por 80.000 dólares; si no se enfrenta todavía a la acusación de asesinato, es porque el FBI no ha podido relacionarlo con ningún crimen de sangre. Es probable que el FBI también tenga graves problemas para identificar a los clientes y vendedores de Silk Road, puesto que Tor y bitcoin fueron creados específicamente para garantizar el anonimato de sus usuarios.

Incluso si Silk Road ha caído, es probable que no se produzcan detenciones en masa. En cuanto a Ulbricht, aparentemente el FBI lo detuvo siguiendo su trayectoria en la web; aunque operaba bajo un seudónimo para ocultar su identidad, en sus comienzos se encargó el mismo de publicitar Silk Road en conocidas comunidades sobre drogas y bitcoin usando una dirección de Gmail con su nombre real. A veces los fallos más tontos son también los más costosos.

[Vía Brian Krebs (Twitter), The Verge, TechCrunch]
[Más información: Deep Web, Silk Road (Wikipedia)]

From around the web

ear iconeye icontext filevr