Image credit:

LG G2, análisis

Drita, @drita
10.18.13
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Parecía que el Optimus G Pro era la apuesta más fuerte de LG para este año 2013, pero entonces el fabricante nos dio la sorpresa: se guardaba bajo la manga el nuevo G2. Este smartphone se presentó a primeros de agosto en Nueva York, haciendo una gran apuesta tanto a nivel de software (la interfaz para Android de la firma no es precisamente la más popular) como de diseño, con un singular botón trasero que despoja al teléfono tanto de teclas laterales como de frontales. Una jugada arriesgada, sin lugar a dudas, que despierta curiosidad y rechazo a partes iguales.

¿Qué tal será su uso en el día a día? ¿El G2 es solo un intento loco de LG por llamar la atención o se abastece de otras buenas armas para enfrentarse al reñido mercado smartphone? Estas y otras muchas preguntas (que seguro te estarás haciendo) serán respondidas en el completo análisis que te dejamos tras el alto. ¿Nos acompañas? Pues haz clic y a disfrutarlo.

Gallery: LG G2, análisis | 19 Photos


Un repaso en vídeo


[Música: Already there - Josh Woodward]

Diseño



Partamos de algo evidente: si no te gustan las esquinas redondeadas ni el plástico, es posible que el G2 no te entre por los ojos. LG ha querido destacar en su nuevo buque insignia las curvas acentuadas y el policarbonato reluciente, haciendo piña con Samsung (quién lo diría) en ese empeño por lanzar terminales de alta gama con un plástico deslumbrante en su espalda. Aún con ello -comenzamos así nuestro habitual recorrido anatómico- hay que decir que la parte trasera, de superficie también ligeramente curva, disfruta de un entramado resultón, con líneas diagonales creadas a base de puntos relucientes que le dan un brillo característico y especial bajo la luz -sí, a nosotros también nos da un aire al Galaxy S 4, no estás solo. En la zona inferior se dibuja en plata el logo de la marca (junto a toda la colección de sellos de certificación, en un segundo plano gris) mientras que en la superior, justo bajo la cámara (el flash se encuentra un poco más a la derecha) está "la joya de la corona": el botón principal de control del teléfono (encendido y bloqueo) junto a las teclas de volumen.


Mientras que el de encendido/bloqueo presenta un acabado liso y algo sobresaliente, rodeándose por cierto de un aro LED que se enciende al ser pulsado, los de control de volumen están prácticamente a ras de carcasa, con textura mate, siendo fácilmente distinguibles al pasar la yema de nuestros dedos. No vamos a contarte más -hablaremos con más detenimiento de esta arriesgada propuesta en un apartado especial-, de forma que tras describir el aspecto y sensación que ofrecen, es momento de pasar a los perfiles del teléfono.

Mientras su zona superior emplaza un micrófono y la inferior deja hueco para el puerto de auriculares, los altavoces y el conector microUSB, los laterales del G2 no cuentan con ninguna sorpresa y nunca mejor dicho. Y es que, como seguro sabrás, este terminal carece de botones en estas zonas de su cuerpo (solo hay espacio para la discreta ranura microSIM), dejando todo el protagonismo a su ya comentada espalda. Ni siquiera su frontal incluye alguna tecla física, estando toda la cara reinada por un cristal en el que a primera vista veremos su altavoz (parte superior, en plateado, junto al LED de notificación y la cámara frontal) y de nuevo el logo de LG (también en el mismo color, en la zona inferior). El resto es todo pantalla (también hablaremos más adelante de su impresionante panel), apurando al máximo los bordes del equipo para dar una espléndida sensación de amplitud.

En resumidas cuentas, por tanto, estamos ante un equipo que nos ofrece un panel más grande en un cuerpo más pequeño, sin duda una gran ventaja a la hora del agarre. A esta experiencia contribuye además sus líneas curvas, que ayudan a adaptarse mucho mejor a la palma, así como su peso y su grosor. La combinación de 'pantalla amplia + cuerpo manejable' alcanza aquí sin duda uno de los mejores equilibrios que recordamos en un smartphone.

Características técnicas




Ya sabes que somos muy ordenados y nos gusta tener preparada toda la información técnica por delante antes de meternos en faena con el análisis de un terminal. Con el G2 no íbamos a hacer una excepción, de forma q a continuación te dejamos una tabla con las principales cualidades que presenta el último equipo de LG. Repásalas con detenimiento y pasemos a hablar de la pantalla un poco más abajo.

LG G2
LG G2 analisis tabla especificaciones
Sistema operativo Android Jelly Bean (4.2.2)
Pantalla 5,2 pulgadas
Tecnología True Full HD IPS Plus
LCD
Resolución panel 1.920 x 1.080 (423 ppp)
Procesador Qualcomm Snapdragon 800 a 2,26 GHz
GPU Adreno 330
RAM 2 GB
Almacenamiento Interno: 16 ó 32 GB / Externo: No
Tarjeta SIM microSIM
Redes GSM, HSDPA y LTE (4G)
NFC
Cámara trasera Sensor 13 megapíxeles con OIS y flash
Grabación de vídeo 1080p
Cámara delantera 2,1 MP
Sensores A-GPS, GLONASS, acelerómetro, brújula, proximidad, giroscopio
Batería 3.000 mAh
Prestaciones especiales Botón físico trasero
Medidas 138,5 x 70,9 x 8,9 mm
Peso 140 gramos
Precio 599 euros


Pantalla


Ya te hemos adelantado en la descripción del teléfono un poco acerca del atractivo panel que reina en el LG G2, pero merece la pena detenernos un poco más en sus 5,2 pulgadas. Tal y como te contábamos, el smartphone cuenta con una pantalla que prácticamente va de borde a borde en su cara frontal, ofreciendo una sensación de amplitud inigualable. Esto ayuda a conseguir disfrutar de un mayor campo de visión y acción en un cuerpo más pequeño y estrecho de lo esperado, lo que sin duda se agradece a la hora de manejarnos con él. Si a esto además le incluimos colores potentes y vivos, combinados con un brillo realmente alto, podemos decir que estamos ante una de las pantallas más atractivas que hemos visto en mucho tiempo.
lg g2 analisis

También a nivel de definición nos llevamos una grata impresión, algo en lo que evidentemente influye su tecnología True IPS Plus y una resolución de 1.920 x 1.080 que arroja una densidad de 423 píxeles por pulgada. En cuanto a los ángulos de visión, la degradación de color está mucho (muchísimo) más controlada que la que vimos hace poco por ejemplo en el Xperia Z1, lo que hace que podamos dar una nota bastante buen en este aspecto. El G2 por tanto se convierte en un gran aliado a la hora de consumir contenido multimedia, tanto por el buen hacer su calidad de imagen como por las dimensiones de visión que nos ofrece.

¿Y su respuesta al tacto? Excelente, aunque a estas alturas, tampoco debe ser un mérito teniendo en cuenta que la sensibilidad en este tipo de smartphones es siempre bastante alta y rápida.

Software


El software de LG, que en esta ocasión trabaja sobre Android 4.2.2, no ha sido nunca especialmente popular en cuanto a diseño se refiere, pero digamos que... se lleva mejor el sufrimiento cuando vemos que hay un esfuerzo por ofrecer una mayor personalización y todo el ecosistema funciona tan bien. Pese a ello no podemos dejarnos llevar por el entusiasmo y hay que reconocer que a la compañía aún le falta cierto toque para ofrecer un entorno 100% atractivo. Las transiciones pese a todo fluyen bien y no son molestas, la barra de notificaciones permite modificar muchos parámetros y los ajustes igualmente nos abren camino a una buena colección de elecciones propias. Una de nuestras favoritas es sin duda la de poder elegir cómo queremos tener organizados los botones táctiles frontales con hasta seis opciones diferentes. Esto es sin duda de agradecer, en especial cuando venimos de haber probado equipos como el Optimus G o el Optimus G Pro, donde alguna cabeza pensante alguien de LG tuvo la mala idea de colocar los habituales botones de Android al revés, resultando de todo menos práctico -aunque, como siempre, era cuestión de superar el vicio instaurado, todo haya que decirlo. Ahora al menos la última elección la tiene el usuario, que podrá mantener esa configuración si procede de algunos de los citados terminales o elegir, como se ha apuntado, hasta cinco alternativas más diferentes.

LG G2 analisis capturas de pantalla


¿No es suficiente para ti? Descuida, LG aún quiere darte más de control, permitiéndote por ejemplo modificar qué tipo de iluminación LED quieres recibir cuando tienes notificaciones o usar el llamado Modo invitado -cada vez más frecuente en los dispositivos móviles, por cierto-, con el que poder prestar tu terminal a quien quieras asegurándote que no merodea en tus archivos personales. También las notificaciones LED pueden arrojarte más o menos información, según elijas, y los iconos en los escritorios se pueden configurar en dos tamaños distintos, cambiando incluso la imagen a mostrar por alguna de las existentes en la base del sistema o por una foto de nuestra galería personal.

Hay un detalle, íntimamente relacionado con la siguiente sección que trataremos, que sin embargo también encuentra hueco aquí. Nos referimos a la forma que tenemos de activar el teléfono cuando está en reposo, algo que en principio podrías pensar que solo es posible pulsando su botón físico trasero. El sistema sin embargo ofrece la útil y agradecida posibilidad de encender la pantalla con solo hacer un doble golpe sobre el panel, algo que LG ha llamado comercialmente "KnockON". Tras ello solo habrá que desbloquear el terminal (de nuevo las opciones para acceder al mismo y los efectos visuales son variados), e igualmente si queremos poner el teléfono en modo reposo, podrás hacer doble clic sobre algún área vacía de la pantalla. Estamos seguros de que este es un gesto que usarás mucho, si te decides por el G2, incluso cuando tengas el dedo en la espalda del teléfono.


Por lo demás, nada nuevo que contar. Qslide vuelve a estar presente en el sistema, ofreciendo numerosas aplicaciones desarrolladas por la casa que podremos usar en segundo plano (dos como máximo al mismo tiempo) e incluso modular su transparencia para poder visualizar mejor lo que hay detrás -resulta un efecto muy curioso e incluso puede llegar a ser útil en ciertas ocasiones. Los menús de aplicaciones de Android no esconden ninguna novedad especial y volvemos a encontrarnos con gestos y acciones propias del sistema como el pinzamiento de pantalla para ver todos los escritorios en miniatura, una enorme disponibilidad de widgets para instalar (tanto en los escritorios como en las pantallas de bloqueo), reconocimiento de ciertos gestos para activar determinadas funciones, y, en este G2, hasta una amplia colección de pistas de audio con los Niños Cantores de Viena como protagonistas -hey, no nos mires así, la idea fue de LG.

Gallery: LG G2, análisis - Capturas de pantalla | 36 Photos



Prestación especial: Los botones traseros



No queríamos dejar pasar más tiempo sin que nos detengamos en su botón especial. Es curioso cómo un elemento a priori tan básico puede acabar teniendo su propio apartado en un análisis -y visto lo visto, probablemente no sea el último del año, ejem ejem-, pero sin duda el del G2 bien que merece este momento de dedicación.

LG sorprendió a propios y extraños cuando anunció que su nuevo smartphone no tenía botones frontales ni laterales, concentrando todo el poder en tres teclas situadas en la espalda del teléfono. ¿La explicación que daba el fabricante? Pues que la postura natural de la mano invita a tener el dedo a esa altura cuando agarras el terminal, de forma que han pensado que era el lugar idóneo para su colocación -seguro que por entonces tú también levantaste la ceja con cara de escéptico.

lg g2 analisis

Lo cierto es que manejarse con el G2 al principio resulta raro, muy raro. Sea cual sea la postura natural de la mano, nos hemos viciado demasiado a lo largo de los años con el "smartphone de toda la vida", por lo que lo natural y automático para nosotros es buscar los botones en los laterales. Diga lo que diga LG. Personalmente, me costó varios días pillar la costumbre de pulsar en la zona posterior, pero también hay que decir que somos seres animales con gran capacidad de aprendizaje y tras unos días de ensayo-error terminas pillándole el truco a eso de rebuscar en la espalda para apagar el teléfono o bajar el volumen. Y oye, hasta diríamos que no resulta tan chocante como creíamos, llegando a convertirse en un nuevo automatismo -¿te cuento un secreto? tras varias semanas de uso me he sorprendido a mi misma buscando el botón en la espalda de otros terminales para apagarlos o bloquearlos.

La capacidad de poder adaptarnos a esta nueva situación de manejo no quita que también encontremos algún que otro impedimento en su uso. Lo cierto es que precisamente ese toqueteo constante en la espalda buscando (en especial) el botón de subida de volumen puede provocar que pongamos el dedo accidentalmente en el objetivo de la cámara, con su consiguiente huellecita de recuerdo marcada. Además, cuando pasas el dedo, tiendes a encontrar antes los controles de sonido en lugar del botón de encendido/bloqueo -a pesar de que este sobresale un poco-, debido a que cuenta con una tacto resbaladizo, mientras que los de volumen, algo más grandes además, tienen un acabado mate, que provocan que nuestro dedo se detenga siempre ahí.

Problemillas (o problemones, según quién lo mire) a un lado, el recorrido de las teclas es bastante bueno, ofreciendo una cómoda pulsación. Una vez que localizas el botón en cuestión, claro.

Rendimiento y autonomía


Vistas las prestaciones de este equipo, cabe esperar una buena respuesta durante su funcionamiento diario. Y no estás equivocado. El G2 de LG funciona a la perfección, ofreciendo una buena simbiosis entre características técnicas y software. Las transiciones se suceden bien, las aplicaciones abren y cierran con velocidad y en general no nos hemos topado con ninguna ralentización. Eso sí, estaríamos faltando a la verdad si no comentáramos un pequeño hándicap ocurrido durante su uso. Y es que, tras dos semanas de prueba, tuvimos la inoportuna experiencia de ver cómo el teléfono se reiniciaba solo de forma aleatoria cuando lo desbloqueábamos -sin haber realizado ninguna actualización de software que pudiera hacernos sospechar de que fuera causa de tan repentina problemática.

Tras desinstalar las últimas aplicaciones que habían sido descargadas de Google Play y comprobar que continuaban los reinicios espontáneos, decidimos formatear el terminal y proceder de nuevo a su configuración partiendo de cero. Desde ese momento y hasta el instante de escribir estas líneas, el terminal no nos ha vuelto a dar ningún problema similar. Hay que tener en cuenta que las unidades que probamos no son de tipo comercial, y en ciertas ocasiones pueden presentar este tipo de indeseables situaciones. A favor del G2, debemos decir que dada su respuesta y buen hacer, no dudamos que se trata de algo puntual que podría haber ocurrido con cualquier otro equipo y confiamos en que no debería tan siquiera presentarse en tu smartphone si te decides a darle una (merecida) oportunidad.

Nos gusta acompañar las sensaciones de rendimiento obtenidas con datos más objetivos, así que, como es habitual, hemos enfrentado en una tabla a nuestro protagonista con otros terminales androides similares presentes en el mercado. Como observarás, en esta ocasión el G2 no se lleva la máxima puntuación en todas las pruebas, pero en absoluto hemos notado una diferencia importante de respuesta o potencia respecto al Xperia Z1 por ejemplo (que ha sido nuestro smartphone de alta gama más recientemente analizado).

LG G2 Sony
Xperia Z1
Samsung
Galaxy S 4
HTC
One
Quadrant 20.070 19.436 12.366 11.879
Vellamo 2.615 2.886 2.092 2.429
AnTuTu 31.330 32.822 25.043 19.704
SunSpider 1.0 (ms)* 956,1 708,9 1.159,6 ---
CF-Bench 30.513 33.040 26.510 25.432
GLBenchmark* 57 60 41 34
*SunSpider: las puntuaciones más bajas son mejores // *GLBenchmark: mod. Egypt 2.5 HD Offscreen (fps)


En cuanto a su autonomía, nos hemos llevado una grata sorpresa con la gestión de batería. Aunque de primeras puedes pensar que su pantalla a 1080p y su potente procesador podrían comerse sus 3.000 mAh en un pis-pas, lo cierto es que el G2 ha sido capaz de aguantar de forma estoica más de una jornada laboral con un uso medio del equipo. El número todavía sube más (prácticamente el doble) cuando trabajamos bajo las mismas condiciones pero con el uso del WiFi casi todo el tiempo, siendo el empleo de 3G mucho más puntual (unas tres horas).

¿Quieres datos más objetivos? Los tenemos. En la típica ronda de prueba de batería que la familia Engadget aplica a los smartphones y tablets para una comparativa más exacta, el G2 llegó a alcanzar la cifra de 16 horas de reproducción continua, notablemente superior a las 9 horas y 15 minutos registrados por el Galaxy S 4 y también por encima de las 12 horas que en "laboratorio" logró el Xperia Z1 -con similar procesador y batería, por cierto. Son sin duda unos números reveladores que no hace más que apoyar la experiencia cotidiana que hemos tenido.

Cámara



Cuando hicimos el análisis del Xperia Z1 hicimos algo de trampa... en él ya aparecían imágenes del G2, que utilizamos para ofrecerte una mejor comparativa y que ahora podrás de nuevo consultar, si quieres volver a echarle un ojo desde otra perspectiva. El LG G2 monta en su archinombrada espalda una cámara de 13 megapíxeles con sensor retroiluminado, estabilización de imagen óptica y LED flash.

lg g2 analisis


No llega a los 20,3 megapíxeles del Xperia Z1, pero la cámara del G2 también tiene sus armas. Y es que LG quiere plantear otro camino con el que encontrar la felicidad plena fotográficamente hablando. Para ello ha preferido obviar la ventaja marcada por Sony y Nokia con sus respectivos Z1 y Lumia 1020, y en su lugar ha elegido ofrecer un conjunto equilibrado de cualidades que servirán para alcanzar resultados óptimos en todas las situaciones. Por ejemplo, obtendremos imágenes de gran calidad con un correcto balance de blancos y un buen rango dinámico en situaciones favorables de luz, mientras que por la noche el estabilizador se encargará de controlar la trepidación. Una apertura de f/2.4 ayudará a aprovechar mejor la luz y a realizar bonitos bokeh, así como el sistema de autoenfoque de 9 puntos permitirá seleccionar la zona de enfoque con mayor facilidad.

Si entramos en faena podemos ver como el G2 es rápido. Muy rápido. Se desenvuelve perfectamente en la realización de imágenes HDR, y a la hora de disparar a baja luz, sorprende por su velocidad y tiempo de procesamiento. Sin embargo hay pequeños detalles que molestan. Debido a su peculiar botón trasero, las opciones de disparo con botón físico desaparecen. Y no porque no podamos programar dicha función a uno de ellos, que se puede, sino porque resulta imposible pulsar el botón sin tapar el objetivo y no adoptar una postura antinatural. Esto limita y obliga a disparar únicamente con el botón que aparece en pantalla, o el modo de disparo táctil. Otra de las cosas que no nos han gustado demasiado es la distribución de los menús, ya que ocultan la previsualicación de la imagen. En el caso de querer subir la exposición y comprobar si estamos iluminando correctamente la escena, el menú tapará completamente la visión del objetivo, teniendo que cerrar el menú y comprobar si finalmente el ajuste es el adecuado.

Tal y como hemos comentado, el proceso de captura es rápido y preciso, pero a la hora de procesar la imagen hemos visto una compresión demasiado excesiva sobre las fotografías. Esto da como resultado imágenes bastante parcheadas que pierden detalle en la textura y profundidad de la imagen. Esto probablemente pueda corregirse con una actualización de software, así que es algo que tendremos que ver si LG finalmente se decide a hacer.

En cuanto a modos de captura, el LG G2 cuenta con numerosas opciones con las que sacar partido a la cámara: el antes comentado Tono dinámico (HDR), Panorama, Disparo en ráfaga, Cámara doble, Disparo retroactivo, Deportes o Noche, entre otros. Todos darán un abanico mucho más amplio de opciones al usuario para poder conseguir efectos diferentes en las imágenes a capturar. Será en el modo Normal en el que se pueda realizar un mayor control de parámetros de captura (balance de blancos, enfoque, ISO, resolución de imagen) mientras que el Auto inteligente solo hará que te preocupes de una cosa: disparar.

Gallery: LG G2, cámara - ejemplo fotos | 21 Photos



A nivel de grabación de vídeo, también existen varios modos para aplicar a las imágenes, contando también con una opción Normal (que permitirá ajustar el brillo, usar el balance de blancos, emplear efectos de color, elegir la resolución (cuenta con Full HD a 30 fps o 60 fps) y activar el zoom de audio, con el que mejorar el sonido en un punto concreto del escenario, algo que resulta bastante curioso, pero sin arrojar resultados espectaculares de calidad de audio y que cuenta además con una pequeña pega: también se hace zoom (a veces muy severo) en la imagen. Igualmente existen los llamados Efecto en vivo, Grabación dual (con la que usar simultáneamente las dos cámaras del equipo) y Zoom de seguimiento (para señalar y agrandar un área concreto de la imagen -podrás verlo en el vídeo de ejemplo). Con los tres últimos modos citados, la resolución de imagen es por defecto (y sin opción a cambio) de 720p.

En general, la calidad de grabación del G2 es muy buena, destacando especialmente la posibilidad de capturar a 60 fotogramas por segundo.


Conclusión



Llevamos mucho tiempo diciendo que LG estaba en la senda correcta para resurgir de sus cenizas y definitivamente con el G2 lo ha hecho. La compañía coreana ha sabido ponerse a la altura de los tope de gama con un terminal que no tiene absolutamente nada -repetimos, nada- que envidiar a las grandes estrellas del momento: bonito diseño, amplia autonomía con un hardware potente (incluida una cámara que, a nuestro parecer, ha sido injustamente eclipsada por otros fabricantes) y cierto toque de innovación (otra cosa es que el botón trasero nos guste o no) son los ingredientes que LG ha querido cocinar, sirviéndonos sobre la mesa un plato principal que complace a los paladares más exigentes que se encuentran tras estas líneas.

lg g2 analisis

No todo va a ser color de rosa, por supuesto. A la interfaz le falta un toque de excelencia para ofrecer un entorno más atractivo, el plástico reluciente le quita sensación de teléfono premium (teniendo en cuenta cómo se las gasta la competencia) y un dibujo deficiente de los botones traseros puede hacer que no siempre acertemos al presionar; pero pese a ello, no nos tiembla el pulso al escribir que esta es una de las mejores opciones por la que puedes apostar si quieres un smartphone de alta gama con Android. LG ha vuelto con fuerza a la liga de las estrellas y nosotros bien que nos alegramos de que así sea.

El G2 tiene un precio de 599 euros y puede adquirirse ya en numerosos mercados -incluido el español.


Carlos Martínez colaboró en la realización de este análisis.

From around the web

ear iconeye icontext filevr