Image credit:

Samsung Galaxy NX, te la enseñamos de nuevo (y con más detalle) en vídeo

Share
Tweet
Share
Save

Samsung ha quedado tan satisfecha con el experimento de la Galaxy Camera que este año ha vuelto a la carga con dos nuevos híbridos con sangre androide: el Galaxy S 4 Zoom, que se acerca más a los teléfonos, y la Galaxy NX que nos ocupa hoy. La unidad se encuentra en estos momentos a puntito de dar el salto a los escaparates españoles, razón por la que hemos querido aprovechar para enseñártela de nuevo con más detalle y en vídeo.

En este caso hablamos de una cámara con unas prestaciones algo más avanzadas que trata de tender un puente entre los asiduos a las redes sociales que, al mismo tiempo, quieran tener un poco más de manga ancha a la hora de trastear configuraciones, todo ello además con la versatilidad que ofrecen las lentes intercambiables.

Para ponerte en antecedentes te diremos que esta sin espejo cuenta con un sensor APS-C de 20,3 megapíxeles, un procesador DRIMe iV que le brinda una sensibilidad ISO de hasta 25.600, un tiempo de obturación de 1/600, una ráfaga de hasta 8,6 FPS y, como no podía ser de otro modo, compatibilidad con todas las lentes de la familia NX. La historia no acaba ahí, ya que este androide (que por cierto ejecuta la versión 4.2.2 del sistema operativo) cuenta además con un procesador de cuatro núcleos a 1,6 GHz, conectividad 4G para compartir tus contenidos a toda velocidad y una pantalla LCD de 4,8 pulgadas con la que gestionarlo todo.

Gallery: Samsung Galaxy NX | 6 Photos




Entrando ya de lleno en nuestras impresiones, es preciso hacer una primera parada en su diseño y construcción. Para que te hagas una idea de su tamaño, te diríamos que la Galaxy NX se coloca a medio camino entre una réflex y una cámara de lentes intercambiables normalita, pero resulta muy cómoda de sujetar con una única mano. Gran parte del mérito recae en su generosa empuñadura, mucho más pronunciada que la de la Galaxy Camera o el S 4 Zoom, pero también en su textura que le aporta un buen agarre.

En su anatomía reina la simplicidad más absoluta, limitando sus botones a uno pequeño para el flash en la zona izquierda, mientras que a la derecha se colocan -por este orden- el de encendido, el dial de modos, la tecla de acceso directo a la grabación de vídeo (un punto a su favor si no eres muy amigo de estar paseando innecesariamente por las opciones) y el disparador -con excepción del menú iFunction del objetivo, para seleccionar rápidamente apertura o velocidad de obturación, entre otras cuestiones. La encargada de hacer posible este gusto por el minimalismo es su pantalla táctil, que nos irá mostrando los distintos modos y parámetros con un brillo acertado y diligente respuesta. La guinda del pastel la pone su visor electrónico, que también es capaz de mostrar los distintos valores para que no tengas que desperdiciar tiempo en retirarte de la cámara (para activar el que nos interesa basta con girar el dial de modos y presionarlo hacia delante).

Con respecto a su uso, nos ha sorprendido muy gratamente su rapidez. En caso que necesites refrescar la memoria, recuerda que estamos ante una cámara con un sistema híbrido de autoenfoque por detección de fase y contraste. A esto hay que sumar su procesador de imagen, que se encarga de darle un empujoncito extra tanto a la hora de capturar como de procesar cada instantánea e incluso permite utilizar lentes 3D. Tal y como te adelantábamos al principio, estamos ante una unidad lista para seguir hasta el ritmo más vertiginoso de vida, ya sea para compartir rápidamente las capturas en redes sociales o con otro equipo, pero también para servirnos de back up instantáneo mediante su conectividad 4G (en caso que te lo andes preguntando utiliza tarjetas microSIM). Además dispone de WiFi, Bluetooth 4.0, micro-USB -que además sirve para cargar el conjunto- y un micro-HDMI para compartir tus creaciones en pantallas más grandes.

No podíamos cerrar este repaso sin hacer mención a su interfaz de usuario, que mantiene la esencia de la Galaxy Camera y el S 4 Zoom. Los distintos menús se muestran de una manera muy visual, ofreciendo ejemplos y una pequeña vista previa para que te hagas una idea de lo que puedes llegar a conseguir en el modo estándar. Por su parte, el modo "pro" presenta una distribución que recuerda a los diales de toda la vida. Dejando aparcadas momentáneamente las funciones de cámara, nos encontramos con un terminal galáctico al uso, siendo posible acceder a parámetros como las conexiones o el brillo de la pantalla desde la barra de notificaciones de Android y un buen repertorio de aplicaciones para hacer la experiencia un poco más completa (Dropbox, redes sociales, etc.).



Como decíamos al principio de este post, la unidad ha comenzado estos días su desembarco en España, colgándose una etiqueta de precio de 1.499 euros, cifra que incluye -además del consabido cuerpo- un objetivo 18-55mm, funda, cargador y una copia de Lightroom 5.

¿Con ganas de conocerla un poco más de cerca antes de abrir la cartera? Tranquilo, tus deseos son órdenes para nosotros: la tienes en acción un poco más arriba así que ya sabes, ponte cómodo y a por el play.

From around the web

ear iconeye icontext filevr