Image credit:

BenQ W1500: Un vistazo al proyector inalámbrico Full HD

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Además de un sistema de sonido, un buen cine en casa debe de tener una pantalla de grandes dimensiones, y a ser posible que esta proceda de un proyector. Poco a poco, son muchos usuarios los que se animan a adquirir una de estas lámparas de proyección, sin embargo, hay otros que no saben exactamente qué tipo de modelo elegir para sus necesidades, o peor aún, dónde cocarlo. Ahí es quizás donde quiere estar presente BenQ, ya que con el W1500 ofrece una serie de características realmente interesantes con las que cubrir todo tipo de perfiles, con el atractivo además de no necesitar cables. ¿Quieres ver qué tal pinta este W1500? Pues sigue leyendo tras el salto.

Gallery: Benq W1500: Un vistazo al proyector inalámbrico Full HD | 31 Photos



Hardware y diseño

Si no estás familiarizado con los proyectores, este modelo te parecerá grande. Muy grande. Pero en realidad se encuentra dentro de las medidas normales de un equipo de sus características. Bajo la regla, el W1500 marca 33,9 x 28,4 centímetros, mientras que la altura alcanza los 12,2 centímetros, unas dimensiones bastante generosas que se encargan de guardar los componentes internos que dan vida a su lámpara de 240W. Estéticamente no supone un ejercicio de diseño extremo, pero su acabado superior blanco brillante combinado con plateado lo hacen resultón. En la zona superior podemos acceder a varios controles con los que navegar por los menús y acceder a accesos directos, así como al ajuste de focal y a la rueda Lens Shift. En la parte trasera todo son conexiones, y es que encontraremos desde 2 entradas HDMI, a conexiones por componentes, RCA, VGA, S-Video, entrada y salida de audio de 3,5 milímetros, mini USB y RS-232 para comunicaciones.


Las conexiones inalámbricas se realizan a través de la banda de 5 GHz, y para ello, el equipo llega acompañado de un dongle HDMI que se encargará de enviar la imagen del dispositivo de reproducción al proyector. Esto significa que solo tendremos que enchufar el proyector a la corriente para poder disfrutar de imagen en nuestra pantalla, ya que esta llegará directamente sin cables. Como viene siendo normal en estos adaptadores HDMI, se necesita un transformador con el que poder dar vida al accesorio, o de lo contrario el proyector no podrá establecer la conexión al no recibir imagen.

El corazón de este W1500 es un sensor DLP al que le acompaña una rueda de color RGBRGB con una velocidad de rotación de 6x, que junto a la lámpara, es capaz de producir un total de 2.200 lúmenes y un ratio de contraste de 10.000:1. La lente incluida presume de proyectar una superficie de 80 pulgadas de diagonal en sólo 1,8 metros, algo que sin duda agradecerán aquellos con salones y habitaciones no demasiado grandes, o que simplemente prefieran colocar el equipo en zonas provisionales, usándolo en momentos puntuales.

Rendimiento

Sin lugar a dudas la principal baza de este W1500 es su rapidez en la puesta en marcha, ya que gracias a la conectividad inalámbrica podremos poner en marcha la proyección en escasos minutos. Y su rendimiento es sorprendente, ya que en ningún momento echaremos en falta la fiabilidad del cable. Ya sean emisiones de alto bitrate o señales directas de videoconsolas como una Xbox 360, el emisor WHDI se porta perfectamente, enviando la señal y el sonido directamente al proyector sin saltos ni pérdidas de imagen aparentes. Sólo tenemos que enchufar y pulsar el botón de búsqueda de señal para que el proyector reciba la señal inalámbrica al momento.


A la hora de colocar la unidad, podremos ajustar la altura e inclinación del dispositivo con sus patas, pero además, podremos subir la proyección de la lente a través de un ajuste de inclinación por rosca. Se trata del llamado Lens Shift, aunque en este W1500 únicamente podremos ajustarlo de manera vertical, y no demasiado, ya que nos hubiera gustado tener un poco de más libertad a la hora de mover la proyección.

Las opciones de configuración son bastante completas, pudiendo tener el control de la imagen en muchos aspectos de calibración, aunque sin duda una función muy interesante es la de SmartEco, que se encargará de ajustar automáticamente el brillo del proyector dependiendo de las condiciones de luz de la sala. Para ello cuenta con un sensor que determinará las necesidades, pudiendo reducir el consumo de energía del equipo en hasta un 70%. En líneas generales la calidad de imagen es bastante buena, aunque quizás los más exigentes echen en falta más profundidad en los tonos negros debido a su contraste 10.000:1. No hemos notado ningún tipo de efecto arcoíris en la reproducción, y los colores se presentaban bien contrastados y justos de brillo tras una leve calibración. El ruido ofrecido por el sistema de ventilación no nos ha molestado demasiado, ya fuera usando un sistema de sonido 5.1 como aprovechando los altavoces internos del equipo. Éstos sonaban sorprendentemente bien, y aunque los graves no eran especialmente nítidos, podemos decir que el sistema de sonido integrado salvaría la situación en momentos en los que no dispongamos de altavoces externos.

En cuanto a sus capacidades 3D, debemos de decir que no hemos podido disfrutar de contenidos en este formato, ya que la unidad de pruebas no venía acompañada de las gafas necesarias para su visualización. Además, debemos de apuntar que la frecuencia de muestreo de este modo corre a 144 Hz, por lo que las gafas activas de otros fabricantes con funcionamiento a 120 Hz no servirán para este proyector de BenQ.

Conclusión

Después de conocer todas las características que disfruta este W1500, debemos de decir que su precio posiblemente no sea el que esperabas, pero podríamos hacer una lectura distinta. Estamos hablando de una unidad Full HD con capacidades inalámbricas que ha sabido buscarse un hueco en el mercado, y posiblemente se coloque como la opción más interesante para numerosos usuarios. Con una proyección estable y su versatilidad a la hora de proyectar todo tipo de fuentes, hacen que los 1.499 euros con los que se puede encontrar en el mercado no sean del todo excesivos, si tenemos en cuenta las capacidades que ofrece.


Además, su espectacular función inalámbrica supone un hándicap ante otro tipo de modelos del mercado, ya que ofrecerá más facilidades en su colocación, siendo menos engorroso encontrar un punto de corriente con el que dar vida al dispositivo que llevar un cable hasta el aparato de reproducción deseado, y todo ello sin perder calidad de imagen. Por tanto, este W1500 es quizás una de las opciones más interesantes que podemos encontrar actualmente en la gama media-alta, siendo la elección perfecta para aquellos que no necesiten una calidad extrema, pero que requieran facilidades de instalación y no quieran preocuparse demasiado por la configuración del sistema.

From around the web

ear iconeye icontext filevr