Image credit:

¿Batacazo de los wearables? Un tercio de los comprados acaba acumulando polvo

Share
Tweet
Share
Save

No puedes evitar la fiebre. Los anuncios son espectaculares y a ver quién se resiste a hacerse con un Galaxy Gear o Pebble de nueva hornada. Lo compras, lo enseñas a tus amigos, comienzas a utilizarlo. pero... pasan las semanas y aquel codiciado dispositivo parece que va cayendo en el olvido hasta terminar escondido en un cajón definitivamente o engrosar las listas de eBay en busca de un nuevo dueño. No sabemos si te sientes identificado con esta estampa pero un estudio llevado a cabo por Endeavour Partners en Estados Unidos ha arrojado un dato escalofriante: un tercio de los wearables comprados dejan de ser usados a los seis meses.

¿Qué ha sucedido con ese entusiasmo del comienzo que nos llevó a pagar un buen dinero por un gadget que ansiábamos? ¿fuimos unas víctimas inocentes de las sabias maniobras del marketing? Lo cierto es que podríamos estar ante una combinación de varias circunstancias que dibujan un panorama un tanto desolador para este sector de consolidarse este dato en el mercado, pero parece que podría haber cambios a corto plazo. ¿Cuáles son las posibles causas de este presunto batacazo?



The Guardian se ha puesto manos a la obra y ha especulado sobre lo que podría estar sucediendo a este innovador producto. Y son varias las causas. La primera que se sugiere es que el nivel de desarrollo actual del producto no satisface las expectativas de los primeros compradores: se ha acusado al Galaxy Gear original en muchos casos de 'feo' y para empeorar las cosas, su fabricante ha tardado muy pocos meses en salir al mercado con otra versión que deja obsoleta a la primera. Otra de las causas que se baraja es la utilidad real del producto, sobre todo combinándola con la presencia de un smartphone: una pulsera que monitoriza la actividad física está muy bien, pero... ¿no hay apps para el móvil que hacen esto mismo? Al final, el usuario de ambos dispositivos es fácil que se olvide de cargar el wearable y salga sólo con el móvil. Es el principio del fin del primero.

En este sentido, otro estudio llevado a cabo por CCS Insight entre compradores de wearables, destaca que el 40% de ellos ha terminado por no usarlo simplemente por aburrimiento, o atentos a esto, porque se han olvidado de ponérselo. El rotativo británico destaca que en Estados Unidos, eBay está lleno de desesperados usuarios que quieren deshacerse de su compra, pero todavía hay esperanza: los recién llegados como el Moto 360 o la presentación de Android Wear podrían dar la vuelta al asunto. ¿Qué opinión te merece el asunto?

From around the web

ear iconeye icontext filevr