Image credit:

HP Chromebook 11 (2014), repaso con sabor a Chrome OS

Drita, @drita
12.02.14
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

El último estudio de la IDC, del que te hablábamos hace unas horas, no podría venirnos más adecuado para este repaso. Según cuenta la analista, los Chromebooks ya superan a los iPads en los colegios de EEUU, dejando así patente el importante tirón que tiene este tipo de portátiles dentro del sector educacional. Esta es sin duda una de las áreas en las que mejor se pueden mover los Chromebooks pero no la única, algo que HP desea demostrar con su nuevo Chromebook 11 (2014). Para conocer mejor este equipo de 11 pulgadas y contarte sus aspectos más destacados (y aquellos en los que flaquea), hemos recogido muy ordenadamente los puntos fuertes y débiles del equipo. ¿Quieres conocerlos y no andarte con rodeos? Pues no podrías encontrarte en mejor lugar. Seguimos tras el salto.

Gallery: HP Chromebook 11 (2014) | 23 Photos

Cinco puntos en los que da en el clavo

  • Color atractivo

HP ha sabido darle un toque de color bastante atractivo a su Chromebook 11. Ten en cuenta que se trata de un dispositivo pensado para llevar siempre contigo y el fabricante ha querido que lo luzcas con orgullo. Su acabado en mate es uno de los puntos más acertados del laptop (es bastante resultón cuando lo ves en persona) y su tono pastel es alegre sin ser estridente. El color turquesa se extiende tanto en las caras externas como en los laterales y el marco de la pantalla mientras que en su parte interior contrasta el gris de la zona del teclado.

Si buscas salirte un poco de la norma y apostar por un dispostivo más llamativo, esta podría ser una opción, también a tener en cuenta en caso de pensar en los más jóvenes, a los que un portátil con este aspecto les puede resultar de más agrado.

  • Todo está en la nube

Seguramente a estas alturas ya sabes lo que es Chrome OS, pero en caso de que andes perdido, te ponemos en situación. Este sistema operativo ha sido desarrollado por la gigante Google y supone una alternativa de trabajo y entretenimiento a los tradicionales OS X, Windows o Linux. La principal diferencia con todos ellos, eso sí, es que requiere de manera indispensable de conexión a internet, ya que almacena toda su información en la nube.

Tener tus datos en la nube supone una ventaja muy importante, más aún en los tiempos que corren: estés donde estés y aunque no cuentes con tu portátil con Chrome OS, vas a poder acceder siempre a todos los servicios que usas en él (en este caso pertenecientes a Google, claro) y recuperar los archivos que desees. No solo eso. La copia de seguridad es también algo constante en este entorno, ya que, le pase lo que le pase al hardware del equipo, tu información siempre estará a salvo en la mencionada nube.

  • Simplicidad extrema

Chrome OS es lo más básico que puedes encontrarte a nivel de sistema operativo. Su planteamiento es sencillo y tremendamente simple. Para comenzar a utilizarlo solo tienes que registrarte con tu cuenta de Gmail en el equipo y entrarás directamente al escritorio. En él encontrarás una barra inferior con acceso (en su esquina izquierda) al menú de aplicaciones, que no son otras que las que viene por defecto en el sistema y las que hayas instalado en tu navegador desde la tienda Chrome Web Store. Junto a este botón se encuentran cinco accesos directos más, al navegador Chrome, Gmail, el buscador de Google, los documentos (alojados en Drive) y YouTube.

Gallery: HP Chromebook 11 (2014) - Capturas Chrome OS | 14 Photos

No será hasta que te dirijas a la esquina contraria cuanod te encuentres el resto de funcionalidades de este portátil. En ella se aloja la bandeja de estado, con información sobre la conexión, la batería y el acceso rápido a la configuración del Chromebook, entre otras opciones. También ahí vas a a tener acceso a las notificaciones en modo de tarjetas, en la que vas a toparte con información relativa también a Google Now -en las capturas de ejemplo, me ofrece información sobre el tiempo que hace en mi localización y me avisa del próximo partido de mi equipo.

Nada más puede complicarte la existencia. Chrome OS es así sencillo y básico, además de resultar una herramienta muy intuitiva si ya tienes costumbre a la hora de manjarte con otros productos de Google.

  • Conector de corriente

No sé si te habrás fijado ya en la galería de imágenes, pero si lo has hecho y eres observador, te habrás dado cuenta del conector de corriente que trae. Se trata de un cable con puerto microUSB, lo que significa que en caso de olvidarte tu cargador en casa, siempre vas a poder recurrir a cualquier otro de este tipo para darle un achuchón a tu laptop. Evidentemente puede que la transferencia de carga no sea la misma, pero en un momento de necesidad, seguro que te salva el tipo.

  • Precio

Acabo este repaso por los aspectos postivos con su precio. El HP Chromebook 11 (2014) tiene un coste de 269 euros, una cifra interesante para un portátil que ofrece todo lo necesario para navegar y trabajar sin problemas.

Y cuatro aspectos que no nos convencen

  • Acabado y color

Que sea un portátil de bajo precio también influye en el acabado que te vas a encontrar en este Chromebook. Ya hemos elogiado los bonitos colores y la textura mate de equipo pero eso no quita para que a nivel de construcción no se sienta tan bueno como quizás se podría esperar. Esta no es una propuesta premium y eso es algo que vas a notar nada más sacarlo de la caja. El chasis es a fin de cuestas plástico, lo que le dificulta hacerle frente a otros diseños que presumen de carcasas de aluminio y en definitva diseños más trabajados. Tampoco es algo a criticar en exceso: comprar un Chromebook significa adquirir un equipo de trabajo conectado a internet que no supone un desembolso muy grande e indudadablemente por algún lado hay que recortar.

Hemos celebrado que HP haya elegido un color muy resultón como el turquesa pastel, pero claro, no a todo el mundo le debe de gustar tener un portátil con dicho acabado. Mientras que algunos verán todo un acierto el contar con un equipo que se sale un poco más "de lo normal", otros podrían encontrar en el turquesa el motivo suficiente para no apostar por él, buscando modelos más discretos y acorde con sus gustos. Lanzar un equipo con un color así y que no haya otra opción de compra resulta cuanto menos arriesgado.

  • Trackpad

Tanto el deslizamiento de los dedos como a la hora de hacer clic no me han terminado de convencer. Respecto a lo primero, siento que no corren con la misma suavidad que cuando utilizo otro tipo de ratones táctiles, básicamente por una simple cuestión de acabado en su superficie. A la hora de hacer "clic", el trackpad tampoco se nota 100% sólido, con un sonido bastante hueco a la hora de ejercer presión en sus esquinas inferiores. Teniendo en cuenta que este es un equipo pensado sobre todo para la navegación, vemos como un punto negativo que el trackpad no ofrezca una experiencia plenamente satisfactoria.

Es cierto que su pantalla tampoco es para tirar cohetes (su resolución se siente corta, siendo de 1.366 x 768 píxeles), pero me ha llamado más la atención mi desencuentro con su trackpad que con un panel que ya de por sí esperaba con una resolución baja.

  • Chrome OS es aún limitado

La simplicidad que antes elogiaba puede ser también todo un contrapunto. Chrome OS es un sistema básico que puede llegar a no ser suficiente para aquellos que requieran herramientas más completas. Las aplicaciones a instalar a fin de cuentas son adiciones del navegador web (en el que se basa todo el ecosistema) y son descargables de la tienda de aplicaciones.

Olvídate por tanto de usar un complejo editor de vídeo o un procesador de textos con múltiples funciones y herramientas; la simplicidad de Chrome OS está por encima de todo eso. Para lo bueno y para lo malo.

  • Dependencia de internet

Y de nuevo el yang de otro aspecto que antes también destacaba como positivo. Que todo esté en la nube gusta ya que vas a poder acceder a tus archivos siempre, estés donde estés. Sin embargo, para ello siempre vas a necesitar de un elemento clave: conexión a internet. Ya sea a través del 3G o de WiFi, este Chromebook necesita de la red para ofrecer todas sus cualidades.

Es cierto que podrás también trabajar sin conexión con él. Gmail sin conexión está pensado para que leas, respondas y busques sin estar conectado, posibilitando las acciones en cola, al igual que Google Calendar y Drive, que también ofrecen algunas opciones para que no pares de trabajar con ellos. Sin embargo, la experiencia completa en un equipo que se basa tanto en la nube no se siente igual sin no puedes acceder a ella. Por mucho que Google quiera convencerte de lo contrario. Tenlo en cuenta si decides darle una oportunidad a este (o a cualquier otro) Chromebook.

From around the web

ear iconeye icontext filevr