Image credit:

Samsung Galaxy A7 en nuestras manos: primeras impresiones

Drita, @drita
02.05.15
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

La nueva gama de teléfonos Samsung dio la bienvenida hace poco al Galaxy A7. Este equipo se suma a los ya conocidos Galaxy A3 y Galaxy A5, apostando por una pantalla más grande que la de sus hermanos y llevando por bandera una prestación cuanto menos atractiva: se trata de smartphone más delgado de la historia de lanzamientos de la casa coreana. Ahí es nada. Tal es su mérito, pero ahora que me encuentro en el Samsung Forum 2015 de Mónaco, no podía hacer otra cosa que verlo más de cerca, ponerlo ante la cámara para enseñártelo y, de paso, contarte unas primeras impresiones. Si te interesa (que no dudamos de ello), te espero tras el salto. Sígueme.

Gallery: Samsung Galaxy A7 en nuestras manos | 30 Photos

El Galaxy A7 comparte con sus hermanos la misma línea de diseño, apostando por tres colores diferentes (blanco nacarado, champán dorado y negro azulado -o azul oscuro casi negro, según lo quieras ver) y detalles en plata que le aportan un toque de elegancia similar al que has podido apreciar seguro en otros terminales como el Galaxy Note 4. Su espalda es de tacto suave, en acabado mate, y en ella se emplaza la cámara principal (con marco cuadrado), un sensor de 13 megapíxeles acompañado de flash. En su estrechos laterales se colocan las diferentes bandejas (SIM y tarjeta de memoria para ampliación), los botones de encendido/bloqueo y control de volumen, y hasta el puerto de 3,5 mm, que, por suerte, no ha sido sacrificado a pesar del delgado grosor.

En el frontal se extiende una pantalla de 5,5 pulgadas con resolución Full HD y de tipo Super AMOLED que nos arroja unos colores muy vivos y potentes, con un brillo también a la altura de lo esperado en un panel así. La sensibilidad es buena, ayudando a tener una experiencia de rápida respuesta en la que también entra en juego la propia fluidez de un sistema empujado por una potente maquinaria interior (un procesador de ocho núcleos a 2,3 GHz acompañado de 2 GB de RAM).

Como suele ocurrir casi siempre, el teléfono mostrado en el Samsung Forum tenía cable de seguridad, por lo que me ha sido imposible apreciar al 100% la ligereza o comodidad de agarre del teléfono. Aún con ello, la delgadez es más que evidente, sin que eso haya dificultado que lo sujete bien en la mano al utilizarlo. Supongo que el hecho de que sea un dispositivo más bien estrecho, a pesar de su tamaño, ayuda a facilitar la tarea.

El sistema operativo que corría era Android 4.4, bajo la omnipresente capa de TouchWiz, ampliamente conocida por todos a estas alturas. No hay por el momento datos concretos sobre cuándo podríamos verlo actualizado a Lollipop, por lo que imagino que aún podría tardar unos meses en dar el deseado salto de versión.

El Galaxy A7 luce por tanto atractivo y potente. Los que no gusten de la línea de diseño de Samsung posiblemente tampoco encontrarán en este modelo un compañero del que no quieran separarse -a fin de cuentas, no ofrece a nivel de diseño ningún aliciente nuevo, más allá de su celebrado grosor, claro-, al igual que los que sean especialmente admiradores de las líneas de los equipos tipo Note 4, hallarán en el A7 al amigo ideal.

En la galería de fotos que tienes un poco más arriba podrás apreciar precisamente las diferencias entre estos dos teléfonos, una comparación en la que el Galaxy Note 4 no sale tan mal parado a la hora de mirarlos de perfil. Eso es por el, inteligentemente bien colocado, embellecedor plateado del Note, que hace que parezca visualmente más delgado de lo que es en realidad. Pero créenos: hay diferencia entre los 8,5 mm del phablet y los ya mencionados 6,3 mm del A7. Que no te quepa ninguna duda.

El Galaxy A7 no tiene todavía fecha de lanzamiento o precio confirmado -en España, por ejemplo, acaban de salir los A3 y A5. A si Samsung se deja caer y nos desvela pronto el misterio.

From around the web

ear iconeye icontext filevr