Image credit:

Logitech MX Master: El retorno del rey

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save


Hablar de Logitech y ratones es hablar de algo serio. Hacía tiempo que no pasaba por mi mesa un roedor que me trajera buenos recuerdos, y Logitech lo ha conseguido. Con el nuevo MX Master he recordado aquellas tardes con mi MX700, y también las que pasé con el MX Revolution. Son ratones grandes, con un diseño muy centrado en la ergonomía, quizá no el más adecuado para algunos (no hablemos de los zurdos), pero con unos acabados y detalles que hacen del periférico un compañero perfecto para pasar horas y horas frente al ordenador. Y Logitech lo ha vuelto a hacer con el MX Master.

Gallery: Logitech MX Master | 12 Photos

Acompañado del ya casi inseparable receptor Unifying de la marca, el ratón cuenta con la habilidad de poder conectarse tanto con la tecnología inalámbrica de 2,4 GHz ofrecida por el receptor, como a través de Bluetooth, permitiendo así por ejemplo que podamos utilizar el ratón en dos equipos diferentes. Aunque en realidad serán con hasta 3 equipos, ya que un switch incorporado nos permitirá seleccionar entre tres perfiles almacenados en su memoria. Para utilizarlo por Bluetooth es imprescindible que tu equipo cuente con versión de bajo consumo (Bluetooth LE), o de lo contrario será imposible emparejar el periférico. En ese caso no quedará otra que utilizar el receptor, que aunque funciona igual de bien, restará un puerto USB.


Estéticamente es más de lo mismo, aunque con retoques muy acertados. Si eres de los que le gusta la familia MX de la marca, este Master te encantará, ya que han refinado las características curvas para hacerlos todavía más cómodo, además de que se han incluido terminaciones con textura poligonal (de triángulos) que le dan un aspecto futurista a la par que elegante. A eso hay que sumar su acertado color bronce oscuro, y un material gomoso que asegura un perfecto agarre.

Botones hay miles, pero empezamos por las ruedas de desplazamiento. La clásica central vuelve a incluir la tecnología de velocidad adaptable típica de Logitech. Podremos como siempre personalizar su comportamiento, y programarla para que pase a giro infinito en cuanto comencemos a girar con cierta velocidad o mantenerla siempre en ese estado. La otra rueda de desplazamiento está colocada en la zona del pulgar, y aunque su función más idónea es la del desplazamiento horizontal, podremos configurarla a nuestro gusto con varias opciones a elegir. Los clics primario y secundario tienen un golpe ligeramente amortiguado, se sienten cómodos y se activan en gran parte de la superficie del botón, por lo que no es necesario llegar hasta el final (las manos más pequeñas lo agradecerán). Existe otro botón bajo la rueda de desplazamiento principal. Por defecto activará y desactivará el giro infinito de la rueda, pero una vez más podremos configurarlo a nuestro antojo. En mi caso lo uso para mostrar el escritorio en OS X.


Otros botones que también suelen estar presente en los ratones de Logitech son el Atrás/Adelante colocados en la zona del pulgar. Son los más rígidos del ratón, y su forma confunde a la hora de palparlos. Las veces que he ido a pulsarlos me he confundido con uno y otros debido a que el botón Atrás es más grande que su compañero, y le roba cierto protagonismo a la hora de activarlo. Otro botón bastante peculiar es el que se encuentra escondido en la zona de descanso del pulgar. Al principio pensé que se trataba de un defecto de fabricación, ya que creía que la goma no estaba bien pegada. Mi sorpresa fue que dicha zona era un botón que podía presionar, algo que me ha resultado muy útil para activar el comando de capturar pantalla en OS X.

Pero si hay algo que destacar en el MX Master es su fiabilidad y respuesta. Gracias a la tecnología Darkfield Laser, el ratón se comporta perfectamente en cualquier tipo de superficies, ya sea en el sofá, en una mesa de cristal (siempre que el vidrio tenga un grosor superior a 4 milímetros), en la mesa de madera o sobre la cómoda alfombrilla. Con una resolución máxima de 1.600 dpi es muy rápido y fiable, aunque no llega a los niveles de un ratón especialmente diseñado para gamers.


Según los datos del fabricante la batería interna promete una autonomía de hasta 40 días, y en caso de quedarnos sin carga, sólo necesitaremos 4 minutos de alimentación para que el ratón sobreviva todo un día completo. Estos datos son realmente ciertos, ya que nos cuesta recordar la última vez que cargamos el MX Master. Siempre ha sido de los que ha preferido una base de carga en la que dejar descansando el ratón por las noches, pero con baterías como ésta y con un simple cable USB como método de carga, a día de hoy no vemos otra opción mejor.

EL MX Master es uno de los ratones más completos que hemos probado. Hay que tener muy claro que no se trata de un ratón para jugones, ni tampoco para usuarios iniciados. Sus posibilidades de configuración y sus numerosos botones requieren un perfil más avanzado que sepa sacarle el máximo provecho a sus macros. A eso hay que sumarle su precio, ya que son 105 euros (precio oficial) los que tendremos que soltar para disfrutar de los servicios del máximo exponente en el catálogo de Logitech.

From around the web

ear iconeye icontext filevr