Image credit:

TomTom RoadDNA ayudará a construir vehículos autónomos

Share
Tweet
Share
Save

El nuevo producto de TomTom no es un GPS tradicional, sino un sistema de navegación que captura las carreteras en tres dimensiones con la ayuda de sensores de profundidad. Bajo el nombre de RoadDNA, el sistema se encarga de comparar las imágenes capturadas con una base de datos de imágenes, permitiendo al vehículo conocer la posición exacta en todo momento, sin importar la posición en la carretera ni la velocidad a la que se circule. Pero para evitar una congestión de procesamiento de la imagen, los datos 3D son optimizados a 2D para obtener una versión de la carretera más manejable para el sistema. Al final, la base de datos necesita sólo 25 kb por cada kilómetro de carretera capturado.

Además, la compañía asegura que RoadDNA no tiene problemas con las inclemencias del tiempo, ya que se adaptará en nevadas, hojas caídas de los árboles e incluso nuevas señales de tráfico. A la hora de aplicar la tecnología en vehículos autónomos, se necesitará estar emparejado a sistemas de GPS, detección de obstáculos o otra tecnología usada en vehículos sin conductor, pero no cabe duda que la solución propuesto por TomTom es un gran avance para que los futuros vehículos autónomos sepan situarse en el mapa sin problemas y puedan encontrar el camino a casa cuanto antes.

From around the web

ear iconeye icontext filevr