Image credit:

Garmin lanza tres nuevos Forerunner para no perderse ni una sola de tus zancadas

Drita, @drita
10.21.15
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Los fabricantes se han puesto de acuerdo para lanzar sus nuevas pulseras a la vez, no hay duda, aunque en este caso el tema de monitorizar nuestro ejercicio físico se pone mucho más serio, con el lanzamiento de tres nuevos equipos Garmin especialmente diseñados para correr. Los tres relojes de "running" tienen GPS integrado y responden a los nombres de Forerunner 235, Forerunner 230 y Forerunner 630. En cuanto al primero, disfruta, por primera vez en un reloj de la casa, del nuevo sensor óptico Garmin Elevate para medir el pulso, siendo capaz así de ofrecer información sobre el ritmo cardíaco y calcular las zonas adecuadas de entrenamiento directamente en el wearable.

El precio de no tener que llevar banda en el pecho es de 329 dólares (289 euros al cambio), aunque si se sube demasiado de presupuesto, siempre puedes dejarte "de lujos" y apostar por la combinación de la banda ANT+ y el nuevo Forerunner 230, cuyo coste es de 299 dólares (263 euros, según conversión).

Este último disfruta de una autonomía de 16 horas mientras que su hermano, el 235, es capaz de aguantar 11 horas de funcionamiento continuo. Ambos son compatibles con la plataforma Connect IQ, la cual ofrece aplicaciones, widgets, watchfaces y otras opciones con las que personalizar los relojes. Sincronizan además, por supuesto, con la app Connect de Garmin, para controlar, entre otras cosas, la música que reproduzcas en tu teléfono. Esta aplicación ha sido actualizada con un nuevo diseño, incluyendo ahora un calendario, tablas de clasificación y la posibilidad de compartir tus entrenamientos en redes sociales, entre otras lindezas.

Por último, pero ni mucho menos por eso peor, tenemos el Forerunner 630 -sobre estas líneas-, el reloj para correr "mas avanzado", según su progenitor. Gracias a él vas a poder obtener datos como la longitud de tu calzada, la simetría con el suelo, el umbral de lactato e incluso la oscilación vertical. Todo un sinfín de estadísticas que hará las delicias de los obsesionados con las medidas, vaya. El reloj es igualmente compatible con Connect IQ y con la app Connect, aunque, lamentablemente, no viene con el sensor cardíaco que sí integra el Forerunner 235. En su lugar, tendrás que hacer uso del correspondiente accesorio para el pecho, que no está incluido en el precio -mal, Garmin, mal. ¿De qué etiqueta hablamos? Pues de 399 dólares (unos 351 euros al cambio), que será lo que tengas que desembolsar si te consideras un auténtico friki del running.

From around the web

ear iconeye icontext filevr