Image credit:

Olvídate de intentar reparar el Surface Pro 4

0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Microsoft ha hecho un trabajo espectacular con el nuevo Surface Pro 4, pero parece que debajo de toda esa carcasa se esconde un montaje que el usuario de a pie nunca podrá manejar con sus propias manos. Los chicos de iFixit han querido como siempre desvelar los pasos necesarios para llegar a determinados componentes, y el resultado es un tanto preocupante. Para empezar, llegar a las entrañas del nuevo Surface Pro 4 requiere al igual que en sus predecesores retirar la pantalla, y eso conlleva despegar el adhesivo que la une al chasis. Es un trabajo bastante engorroso, aunque parece que en esta ocasión el pegamento parece no ofrecer tanta fuerza como en anteriores ocasiones.

Además se utilizan conectores no habituales y eso complica la retirada de tornillos y fijaciones. La batería en su caso no llega soldada, pero la pegatina que la agarra es extremadamente fuerte y requiere cierta fuerza para retirarla (además de aplicar calor). La única pieza que podremos cambiar sin problemas (siempre y cuando consigamos acceder al interior) será la SSD, que podremos retirar fácilmente y reemplazar por otra nueva. En resumen, estamos una vez más ante un equipo que pierde facilidades de reparación a favor de un diseño más compacto y moderno, así que procura no estamparlo contra el suelo, ya que el cristal está soldado a la pantalla y tendrás que cambiar ambos componentes si quieres dejar de ver el vidrio estrellado.

From around the web

ear iconeye icontext filevr