Image credit:

El futuro Galaxy S7 será resistente al agua y tendrá microSD

Share
Tweet
Share
Save

Si la información a la que ha podido acceder Evan Blass es correcta (y no suele equivocarse), los nuevos Galaxy S7 y S7 Edge que se presentarán en el MWC incluirán características que de algún modo se echaron de menos en los actuales S6 y S6 Edge. Hablamos obviamente de la resistencia al agua, la certificación IP67 que garantiza la protección frente a polvo y agua y que quedó en el olvido en la actual generación. Otra de las novedades estaría relacionada con la memoria interna, ya que se habla de una ranura para tarjetas micro SD capaz de soportar modelos de hasta 200 GB.

Estas dos nuevas características podrían afectar directamente en el diseño del terminal, teniendo que usar por ejemplo una tapa trasera desplegable como ocurría con el Galaxy S5 o el Galaxy S4, pero la información filtrada asegura que la batería estará integrada y no será reemplazable. De todas formas habrá que esperar a que Samsung nos desvele el secreto y ver exactamente cómo han solucionado la cuestión del sellado con las ranuras para la SIM y la tarjeta microSD.

Por otro lado, el resto de rumores apuntan a una nueva oferta en cuanto a tamaño de pantalla. El S7 a secas con pantalla planta se quedaría en las 5,1 pulgadas, mientras que el S7 Edge con pantalla curvada se ofrecería únicamente en 5,7 pulgadas, como ocurre con el S6 Edge+. La batería también tendría mejoras, siendo en este caso de 3.000 y 3.700 mAh respectivamente, además de estar integrada como hemos comentado anteriormente. El tiempo de carga inalámbrica será de 2 horas y 2 horas y 20 minutos para el S7 y S7 Edge respectivamente.


Como siempre, los procesadores variarán según el mercado, ofreciendo modelos Exynos 8 Octa 8890 y Qualcomm Snapdragon 820, siempre con 4 GB de RAM y con versiones de 32 y 64 GB (128 GB para determinados canales de venta). En cuanto a las cámaras, el sensor bajaría a los 12 megapíxeles para ofrecer mayor rendimiento en condiciones de baja luminosidad (¿píxeles más grandes quizás?), una apertura de f/1.7 y un diseño que por fin permitiría estar a ras con la zona trasera del terminal, eliminando la protuberancia que existe en la anterior generación.


Así que teniendo en cuenta toda esta información, el S7 podría ser un terminal que mejora bastante el actual S6 y que cubriría los deseos de muchos usuarios que se vieron traicionado por la ausencia de resistencia al agua y tarjeta microSD. Lamentablemente habrá que esperar hasta febrero, ya que teóricamente el CES no es el lugar adecuado para hablar del futuro buque insignia de la marca.

From around the web

ear iconeye icontext filevr