Image credit:

ZTE AXON mini Premium Edition: de mini solo tiene el nombre

Drita, @drita
01.25.16
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

ZTE tiene un nuevo retoño que mostrar al mundo. Su nombre es Axon mini Premium Edition y como ya te adelantamos en el título, de "mini" prácticamente solo tiene el nombre. Y es que ZTE ha sabido conjugar bastante bien prestaciones, rendimiento y buen precio en un smartphone de 5,2 pulgadas que se coloca dentro de gama alta de la firma china. Saldrá a la venta en España el 16 de febrero -sí, aún se hará de rogar-, pero en Engadget en español ya hemos tenido oportunidad de probarlo para poder contarte así los puntos fuertes y débiles de un teléfono tan goloso. Si quieres saber más, te espero tras el salto. Sígueme.

Gallery: ZTE Axon mini Premium Edition | 17 Photos

Lo mejor del ZTE AXON mini Premium Edition

  • Su pantalla. Y además por doble razón. La primera de ellas es que su panel es de tipo Super AMOLED lo que garantiza imágenes de colores potentes, negros profundos y de alto contraste. No solo es una gozada por tanto mirarla y disfrutarla en interiores; en exterior responde bastante bien, con un bueno comportamiento bajo ambientes de más luz. Más allá de su excelente visibilidad, esta pantalla de 5,2 pulgadas cuenta con otra prestación, la sensibilidad a la presión, lo que sin duda le añade un "extra" adicional y distintivo frente a otros muchos equipos. Gracias a esta cualidad tendrás acceso a acciones extra en la pantalla, por ejemplo dentro de determinadas (pocas) aplicaciones con solo ejercer una mayor presión con tu dedo sobre el panel, y hasta podrás establecer una contraseña especial (una "contraseña 3D") en la que incluir los cuatro dígitos del PIN de siempre pero con diferentes niveles de presión -en caso de que no estés listo para tanto truco, siempre puedes echar mano también de su lector de huellas dactilar, del sistema de reconocimiento de voz o del escáner ocular para desbloquear el equipo.
  • La construcción del teléfono. Puede que su color dorado champán no sea santo de tu devoción, pero aún con esas, cuando tengas el Axon mini en tu mano tendrás la sensación de tener ante ti un teléfono de buena percha. A eso ayuda la sólida construcción de su cuerpo, muy bien trabajado y con ciertos detalles especiales. Es el caso de su zona frontal con unos bordes superior e inferior decorados con un resultón troquelado de triángulos. En cuanto a la espalda, disfruta de una carcasa trasera de acabado metalizado que ofrece un buen y bastante cómodo agarre.
  • Rendimiento general. Buena sorpresa la que me he llevado con este terminal. Este ZTE monta un procesador Snapdragon 616 combinado con 3 GB de RAM suficiente para ofrecer una experiencia satisfactoria y fluida. Los menús se mueven con soltura y la ejecución de aplicaciones no se encuentra con ningun tipo de retraso. Ayuda en esta sensación su interfaz, la cual, sin ser del todo atractiva visualmente, al menos no ofrece la sensación de ralentizar el terminal, presentándose como un entorno que responde bien y rápido.
  • El precio. Buena pantalla, solidez y respuesta. ¿Qué le falta para terminar de convencer a nivel general? Pues un buen precio... y este Axon mini Premium Edition lo tiene. El teléfono presume de esta forma de un coste de 379 euros, bastante bien ajustados para lo que el equipo ofrece. Sin duda, será una de las grandes bazas de ZTE para intentar colarse en los bolsillos del público.

Ni fú ni fá

  • La batería. A estas alturas lo que esperamos de un teléfono es que la batería dure al menos un día y como este equipo presenta precisamente una autonomía de una buena jornada de uso, no vemos necesario destacar sus 2.400 mAh para bien ni para mal. El equipo aguanta de esta forma de manera muy decente el día completo de trabajo, con uso de la cámara, navegación web, llamadas y consulta de redes sociales y correo. Al final del día tendrás que echar manos del enchufe, pero, para eso ya estamos todos preparados, ¿no?
  • Su cámara. De nuevo volvemos a encontrarnos con la historia de siempre: un terminal que ofrece buenos resultados en ambientes de luminosidad favorable y mal rendimiento cuando la oscuridad de apodera de la escena. De esta manera, este Axon mini salva bastante bien el tipo con luz, regalándonos buena definición y una buena captación de color, sin embargo, la cosa, como apuntamos, decae en el momento en el que tenemos que disparar con su sensor de 13 MP en escenarios nocturnos, perdiendo a veces bastante definición, granulando la imagen y parcheando algunas zonas, tal y como podrás apreciar en la muestra que tienes justo bajo estas líneas.

Lo peor ZTE AXON mini Premium Edition

  • El diseño. Una cosa es que el teléfono esté bien construido y otra... que su aspecto global sea atractivo. Mientras que el frontal de este ZTE puede más o menos convencerte, su espalda con esa arriesgada combinación de carcasa lisa y franjas de cuero le hace un flaco favor a la apariencia del teléfono. El fabricante bien podría haberse ahorrado ese detalle ya fuera optando por cubrir toda la zona de falsa piel o, si no, apostando por la sencillez del acabado metalizado en toda la espalda. Pero la combinación de ambas cosas... eh... no.
  • La interfaz. La canción de siempre. Si eres un gran amante de la sencillez de Android, aquí vas a darte de bruces con un entorno bastante integrado en el sistema. No es molesto, pero tampoco es de las interfaces más atractivas que hemos visto y al final, lo que a casi todos nos gusta, es que el sistema del robot verde se presente lo más limpio posible. No es el caso en este smartphone.

Gallery: ZTE AXON mini Premium Edition - Interfaz | 8 Photos

From around the web

ear iconeye icontext filevr