Image credit:

Galaxy S8 y su exclusividad con Snapdragon 835: la jugada perfecta

Si quieres ser el primero en tener el chip de Qualcomm, tendrás que comprarte, sí o sí, el teléfono de Samsung.
Drita, @drita
01.24.17
Share
Tweet
Share
Save

Si pensabas que Samsung estaba llorando en una esquina porque no tendrá su retoño listo para el MWC 2017 -feria en la que sus grandes competidores sí mostrarán sus buques insignia-, es posible que estés muy, pero que muy, equivocado. Y es que los surcoreanos, según recoge hoy Forbes, se guardan un importante as bajo la manga: su teléfono, el Galaxy S8 será el primero en tener el procesador Snapdragon 835, siendo imposible que otro terminal lo ofrezca antes. Como estás leyendo.

De esta forma, el hecho de que Samsung no llegue "a tiempo esta vez" es algo que a estas alturas poco podría importarle. Su esperadísimo smartphone, ese con el que tiene que recuperar la confianza de muchos consumidores, llevará en exclusiva el último chip de Qualcomm, en un acuerdo cerrado que dejará al resto de la competencia a la espera de que el padre de la familia Galaxy mueva ficha antes. La casa no solo se asegura contar así con una prestación casi única; al mismo tiempo gana tiempo, logrando seguramente que algún que otro dudoso tras el Note 7 quiera esperarse al Galaxy S8, antes de renovar teléfono móvil.

La fuente encargada de facilitar esta noticia, según el medio norteamericano, tiene información "de primera mano" y asegura que las cantidades de producción del chip Snapdragon 835 serán limitadas hasta después de que el Samsung Galaxy S8 se lance.

Te recordamos que el procesador Snapdragon 835 se vistió de largo en el reciente CES 2017, con una mayor eficiencia (promete consumir menos batería), un tamaño más pequeño (ideal para adelgazar aún más los teléfonos) y soporte a múltiples tecnologías (entre las que se encuentran el vídeo 4K Ultra HD premium y, claro es, la realidad virtual y aumentada).

De confirmarse esto, significaría que el LG G6 no contaría con el deseado chip móvil ni tampoco el P10 de Huawei, del que hablábamos hace solo unas horas. En el caso de LG es cierto que no sería la primera vez que llegan al mercado un paso por detrás. Como bien recuerdan en CNET en español, el G4 se estrenó con un Snapdragon 808 y no con el 810 (que era el que "tocaba" por entonces), algo que un portavoz de LG explicó señalando que preferían trabajar sobre un procesador ya conocido y probado. Desconocemos si esta vez habrán querido hacer lo mismo y tirar del 821 -se no ser así, igualmente no lo reconocerán, eso desde luego-, pero, sea como sea, Samsung tampoco le habría dejado elección: el Snapdragon 835 estaría cerrado bajo llave hasta que su Galaxy S8 vea la luz.

No podrías haber movido mejor ficha, Sammy.

From around the web

ear iconeye icontext filevr