Image credit:

Con cable transparente y nanopartículas: así quiere colar Samsung su TV QLED en tu casa

Te explicamos cómo son y funcionan las nuevas QLED de Samsung.
Drita, @drita
02.07.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Una de las sensaciones de la feria del CES 2017 fue sin duda la nueva QLED de Samsung. Los coreanos afirmaban (y en ello siguen) que su nuevo panel QLED es mejor que el mismísimo OLED, lo que sin duda merecía una especial atención. Ese mismo interés le hemos vuelto a poner en Barcelona, donde la compañía ha aprovechado para celebrar su Samsung Forum 2017 mientras que quien escribe estas letras ha hecho lo propio para conocer mejor si cabe todo lo que su propuesta televisiva tiene para ofrecernos.

¿Para qué sirven los Quantum Dots?

Los nuevos televisores Samsung QLED suponen el surgimiento de una nueva categoría dentro de la casa, de ahí que anden como locos con la TV. La casa hace hincapié en seis puntos clave en los que dice haber mejorado cualitativa y cuantitativamente con su nueva familia.

El primero (y uno de los más importantes, sin duda) es el color, con unas nanopartículas (los Quantum Dot) que son capaces de reproducir el 100% del volumen de color independientemente del brillo. ¿Y qué es eso del volumen de color? Dirás. Samsung explica que las condiciones de luminosidad afectan a la intensidad y vibración del color, siendo el volumen de color una medida que evalúa los niveles de color teniendo en cuenta el brillo que se le aplica.

Y es que cuando las pantallas presentaban un brillo mucho más bajo (de 100 nits por ejemplo), este aspecto no era tan determinante. Ahora, sin embargo, que podemos encontrarnos con teles, como esta, que cuentan con 1.500 o 2.000 nits es mucho más fácil que el color se diluya y que los tonos no sean tan reales.

Los Quantum Dots se encargan precisamente de corregir esto, haciendo que su incremento en el brillo (otro de los puntos clave) no implique un detrimento del color, sino todo lo contrario: una mayor intensidad y viveza -un volumen de color del 100%-, que se ven además maximizados con la tecnología HDR que también ofrece el televisor.

El contraste se mantiene además mucho mejor independientemente de que sea de día y de noche -de todas formas, debo decir que en la demostraciones realizadas, este fue el aspecto en el que menos diferencia vi respecto a la competencia- al tiempo que se consiguen unos buenos ángulos de visión. Esto último se debe al revestimiento de los puntos cuánticos, realizado con una nueva aleación metálica que hace que haya un mejor reparto de luz y por tanto una menor distorsión a nuestra vista.

La durabilidad y la eficiencia energética también son clave en la nueva gama. Lo primero se debe a que estamos ante tecnología inorgánica, mucho más duradera que la orgánicas (presente en los antiguos plasmas o los actuales OLED). Tampoco se dan problemas de marcado de panel, ni de oxidación y humedad, asegura Samsung, complicaciones que sí se dan en otras tecnologías como el OLED. Respecto al consumo, la casa coreana asegura que sus QLED tienen una calificación energética A frente a la calificación B que ofrece "la gran mayoría" de OLED actuales -sí, la cruzada que tiene Samsung contra las OLED es importante. Esto es debido a que los nuevos televisores necesitan menor incidencia de luz para lograr la calidad de imagen que ofrecen y por tanto son más eficientes energéticamente hablando.

Un solo cable (transparente) para gobernarlos a todos

Todas estas prestaciones descritas están bien, pero seguro q a ti lo que de verdad te llama la atención es eso del "cable transparente". No es ninguna estrategia de marketing. Efectivamente Samsung ha concentrado (casi) todas sus conexiones en un solo cable que además es prácticamente transparente, lo que te va a permitir colgar la TV y que casi no se aprecie. Porque sí, ahora la moda es colgar la tele en una pared como si de un cuadro se tratara -recuerda que LG hizo una propuesta calcada este CES 2017-, una idea muy vistosa pero que quizás a todos no les termine encajando. Y es que el antes mencionado cable tiene que ir, irremediablemente, conectado a una caja de conexiones, un elemento que no se suele mostrar mucho -la única foto la tienes bajo estas líneas-, pero al que tendrás que buscarle hueco, sí o sí, en tu salón.

En cuanto al tamaño del cable, al longitud estándar es de metro y medio, pero lo habrá también de 5 y hasta de 15 metros. Samsung ha preparado además otro accesorio: una funda por la que podrás juntar y guiar tanto el cable transparente como -¿te habías olvidado de él?- el cable de corriente. Como Samsung recuerda, en EEUU las casas suelen tener el enchufe de TV detrás del mismo mientras que en Europa se coloca a ras de suelo. Esto hace que el cable transparente pierda algo de encanto y utilidad de camuflaje -para qué lo quieres si tienes otro de corriente *negro* saliendo junto a él- por lo que una funda en blanco (se puede pintar) es una buena solución. O mejor dicho, casi la única.

En caso de que no quieras colgarla, tendrás dos soportes para colocarle a la TV: el Studio, que simula un caballete -a lo BeoPLay A9 de Bang&Olufsen-, y el Gravity, a modo de pivote metálico -sobre estas líneas.

Gallery: Samsung QLED TV - Cable transparente | 9 Photos

Precio y disponibilidad de los nuevos Samsung QLED

La gama Samsung QLED se compone de tres series: Q9, Q8 y Q7. Todas deberían estar disponibles en primavera (hemisferio norte) bajo unos precios que todavía no se han concretado pero que indudablemente no serán bajos. Y es que aunque no se han dado cifras oficiales para cada modelo, ya durante el CES se comentó que las cifras podrían partir de los 3.000 o 4.000 euros en adelante.

La tecnología de Samsung pinta increíblemente bien y es indudable el gran trabajo que se ha hecho para esta nueva familia. Queda comprobar si realmente el QLED es mejor que el vapuleado (por la marca) OLED, algo imposible de asegurar al 100% en un evento donde las comparativas entre pantallas está organizado por la parte interesada en venderte la primera tecnología mencionada -y eso que la teoría de los coreanos sobre sus mejoras suena convincente. Tendré que esperar a que llegue a mi salón para emitir el veredicto final. Póngamela para colgar, por favor.

From around the web

ear iconeye icontext filevr