Image credit:

¿Y si el iPhone de 5,8 pulgadas no lleva pantalla curvada?

¿Te decepcionaría?
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Los últimos rumores que rodean al futuro iPhone han cambiado ligeramente la imagen que teníamos del teléfono. Hasta ahora, las filtraciones apuntaban a una pantalla de 5,8 pulgadas casi sin biseles que contaría con bordes curvados similares a los del Galaxy S7 Edge. Sin embargo, la compañía analista IHS Markit estima que Apple lanzará este año un iPhone con pantalla sin bordes y cristal 2.5D. Es decir, el teléfono tendría pantalla plana como hasta ahora, sin panel curvado y con la terminación de cristal 2.5D de bordes redondeados.

IHS Markit ha comentado a MacRumors que la tendencia del 2017 será la de hacer que la pantalla ocupe el máximo espacio posible, y no ve muy probable que Apple de un salto tan grande añadiendo panel curvado OLED. En parte tiene sentido, ya que se ofrecer el supuesto botón home integrado en la pantalla, un panel OLED plano nos suena más factible que un OLED curvado, un componente que rizaría el rizo un poco más y que supondría un lanzamiento demasiado atrevido para un lanzamiento de Apple, que suele evolucionar paso a paso sin comente demasiados errores.

Lo extraño de la situación es que el mismísimo Wall Street Journal reportó que el próximo iPhone tendría pantalla curvada, y nos extraña bastante que a estas alturas se produzca algún tipo de confusión entre panel curvado y cristal 2.5D.

Está claro que durante todos estos meses que quedan para que salga el terminal vamos a sufrir un constante mareo de información de todo tipo, así que a menos que salga alguna que otra foto comprometedora, seguiremos siendo precavidos y esperaremos a que Apple diga algo al respecto. Cosa que no va a ocurrir hasta la esperada conferencia, claro.

From around the web

ear iconeye icontext filevr