Image credit:

ARM cocina sus nuevos procesadores pensando en la inteligencia artificial

La tecnología DynamIQ es el siguiente paso tras big.Little.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Los procesadores de ARM dan vida actualmente a infinidad de dispositivos en todo el mundo, así que la marca quiere seguir ampliando horizontes y ha mostrado qué es lo próximo que tienen en mente. Se llama DynamIQ, es la evolución de la actual tecnología big.Little, y está dirigida a potenciar la inteligencia artificial y sistemas de aprendizaje automático que podríamos ver en vehículos, teléfonos, consolas y todo tipo de dispositivo inteligente.

Big-Little llegó en el 2011 permitiendo diseños de CPU de varios núcleos que tuvieran chips poderosos para las tareas más pesadas y otros menos potentes con menor consumo que se centrarían en las tareas más suaves y en segundo plano. Con DinamIQ en cambio se podría configurar varios núcleos para que cada uno estuviera diseñado para una tarea diferente.

Por ejemplo, una configuración de cuatro núcleos (1+3) u otra de ocho núcleos (1+7) donde cada núcleo tenga su propio rendimiento y características. Según la marca, esta configuración puede mejorar la respuesta de una inteligencia artificial aumentando el rendimiento de la misma 50 veces en los próximos 3-5 años, además de que la CPU (seguiría siendo Cortex-A9) y el hardware acelerador de gráficos multiplicarían también por 10 su rendimiento.


Es sin duda una mejora del rendimiento muy importante, ya que los vehículos podrían disponer de máquinas de aprendizaje muchísimos más rápidas que serían capaces de evaluar la situación en el momento evitando posibles peligros derivados por el tiempo de respuesta.

Con más de 50.000 millones de chips ARM vendidos entre 2013 y 2017, este salto tecnológico le permitiría abarcar más sistemas, dispositivos y nuevas plataformas que nunca, así que la marca estima alcanzar los 100.000 millones de chips en el 2021. Ahí es nada.

From around the web

ear iconeye icontext filevr