Image credit:

Siri, Cortana, Google Assistant... Seréis perfectos cuando nos comprendáis

Los asistentes virtuales de voz evolucionan pero siguen sin convencer al usuario.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

"Siri, enciende las luces". No cabe ninguna duda de que la combinación de la Inteligencia Artificial con un asistente virtual por voz supone uno de los grandes avances de nuestro tiempo. En esto, además, están de acuerdo la mayoría de los fabricantes, pero no cabe duda de que sigue siendo una promesa que no acaba de despuntar.

Con el anuncio de la llegada de Google Assistant a iOS, las miradas se han vuelto a girar hacia los asistentes de voz, esa extraña función de la que ninguna marca quiere perder posiciones pero nadie reconoce abiertamente que no llega a enganchar al usuario.

Adelante

Aunque ningún fabricante lo reconoce (y por descontado, ofrece cifras de uso), los estudios llevados a cabo por terceros no pueden ser más pesimistas: Hubspot cifró en unas tasas de uso mensuales de Siri del 37%, un 23% para Cortana y Alexa de Amazon se queda en un 19% (claro que este caso es diferente puesto que se trata de un dispositivo dedicado).

Pasan los meses y en las sucesivas presentaciones de novedades, los fabricantes se esfuerzan en mejorar y hasta dedicar un botón específico para su invocación, pero sin embargo, los asistentes de voz no son de uso masivo como lo puede ser la cámara de fotos. Y mira que pueden llegar a ser útiles ¿Quién no quisiera no tener que tocar el móvil para nada para ejecutar comandos?

Es cierto que un asistente de voz puede ser realmente útil y hay varias causas que es posible que estén impidiendo su expansión:

- La falta de eficacia: es evidente que la gran mayoría de asistentes son manifiestamente mejorables y que en muchas ocasiones nuestros intentos por llevar a cabo tareas sencillas con la voz queden en nada porque el sistema falla. Es cierto que en la mayoría de las ocasiones funcionan de maravilla, pero basta con que fallen una sola vez para que perdamos la confianza y optemos por lo seguro: el dedo.

- El desconocimiento: hay mucha gente que todavía no sabe de lo que es capaz un Siri o Google Assistant, y que tras una breve demostración se deciden a utilizar los asistentes para tareas que hacen a diario como silenciar el móvil o establecer un recordatorio basado en la ubicación.

- La vergüenza: un estudio llevado a cabo por Creative Strategies desveló que las tasas de uso de Siri se disparaban en privado y que la mayoría de los usuarios preferían no utilizarlo en público.

El futuro es prometedor para los asistentes de voz, pero queda mucho, muchísimo por recorrer y terminar por convencer al usuario por usar la voz en su relación con los móviles.

From around the web

ear iconeye icontext filevr