Image credit:

Burlan el sensor de iris del Galaxy S8 con una técnica un tanto peculiar

Sólo se necesita una cámara compacta, una impresora láser y una lentilla.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Los sistemas biométricos van a convertirse en teoría en la medida de seguridad por defecto que van a implementar todos los dispositivos electrónicos del mercado, ya que supuestamente ofrecen muchísimo más seguridad de la clásica contraseña que muchos suelen olvidar. Pero parece que el grupo de hacking Chaos Computer Club ha encontrado una curiosa forma de romper la seguridad de un escáner de iris con la simple ayuda de una cámara compacta, una impresora láser y una lente de contacto. El grupo asegura con cierta sorna que la parte más cara del hack biométrico fue comprar el Galaxy S8 que decidieron hackear.

Para conseguirlo comenzaron disparando una en modo nocturno (o un modelo sin filtro infrarrojo) al rostro del a persona propietaria del teléfono a una distancia de unos 5 metros, luego toca imprimir la imagen capturada y por último hay que colocar una lentilla sobre el ojo impreso. Suena a broma y a rito vudú, pero lo cierto es que el sistema no se inmuta y desbloquea el terminal al instante. Galaxy S8 desbloqueado.

"El riesgo de seguridad para el usuario con el reconocimiento de iris es aún mayor que con las huellas dactilares cuando exponemos nuestros iris mucho tiempo", comentaba Dirk Engling, responsable del grupo y que hace ya un tiempo demostró también como saltarse la seguridad de la huella dactilar del iPhone 5S. "En algunas circunstancias, bastaría con bajarse una imagen a buena resolución de internet para capturar un iris". Tremendo.

From around the web

ear iconeye icontext filevr