Image credit:

No estaba muerto, estaba de parranda: el vigoroso retorno de Surface

Microsoft potencia un producto que algunos daban por moribundo.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Hay que reconocer abiertamente la capacidad de Microsoft por reinventarse y tomar la iniciativa, y no siempre en condiciones sencillas. El Surface fue una arriesgadísima apuesta en la que el gigante de Redmond se iniciaba en un negocio a caballo entre los tablets y los portátiles. ¿Qué era aquello exactamente? Dificil de determinar. Las primeras críticas le acusaron de ser un mal tablet y un peor portátil; ni una cosa ni otra.

Surface fue en sus comienzos un blanco fácil, pero Microsoft no aflojó el pulso y siguió apostando por una nueva vía en la que Windows, su niña bonita, fue poco a poco evolucionando hasta adaptarse a las nuevas necesidades táctiles. Pero un impasse demasiado largo sin actualizaciones y unos pobres resultados en lo económico hicieron pensar lo peor. Surface parecía confirmarse como un experimento que salió mal para los de Nadella, pero todos los que sostenían esta tesis estaban equivocados.

Esta semana Microsoft nos ha recordado por qué sigue siendo una gran referencia y lo ha hecho con solvencia: anunciando un nuevo Surface. Y lo mejor del asunto es que el nuevo Surface Pro no se ha reinventado, sino que se trata de una mejora incremental sobre la misma base, un claro síntoma de que los de Bill Gates van muy en serio y siguen sugiriendo que este es el futuro.

Desde este lado del teclado, un servidor ha seguido en primera persona la evolución de este producto utilizando todos los modelos que la firma ha presentado. Y sí, Surface Pro ascendió a la 'champions' en su modelo precedente y Windows 10. El equipo se ha mostrado sólido y una herramienta definitiva para quienes no paramos en un sitio más de una hora y la plataforma ha evolucionado hasta acercarse mucho, demasiado, a la sólida experiencia que ofrece Apple con sus productos.

El Surface fue creciendo en mi día a día y en poco tiempo me encontré utilizándolo indistintamente en modo portátil, para continuar luego en modo tablet y concluir anotando con el lápiz en la pantalla sin hacer grandes esfuerzos. La Windows Store se muestra cada vez más nutrida y parece que por fin Nadella y compañía han conseguido virar el barco en la dirección correcta.

En este sentido, el nuevo Surface Pro llega con pocas novedades, pero las suficientes para ser siendo una opción muy interesante no para quienes busquen un tablet o un portátil, sino una solución para todo y en cualquier circunstancia. Mejor batería, mejor stylus y una bisagra mucho más versátil; nada que decir a estas mejoras y sí, Surface Pro es un producto redondo que no estaba desaparecido, sino preparándose para una nueva batalla.

From around the web

ear iconeye icontext filevr