Image credit:

Entramos en el Movistar eSports Center: el centro de alto rendimiento para jugones

'El Valdebebas de los eSports' ya está aquí con un proyecto sin precedentes en Europa.
Drita, @drita
06.02.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

¿Sabías que un jugador profesional de eSports suele retirarse en torno a los 27 años de edad? Este es solo uno de las muchos datos curiosos que he aprendido visitando el Movistar eSports Center, el nuevo centro de alto rendimiento de Movistar Riders. Este club de deportes electrónicos ha decidido echar toda la carne en el asador y liarse la manta a la cabeza montando en la Casa del Lector de Matadero (Madrid) su impresionante e innovador punto neurálgico de operaciones.

Y es que si todavía no te tomas demasiado en serio el tema de los eSports, es hora de que vayas cambiando el chip: el que ya es considerado por muchos como un deporte -no hay quienes se manifiestan en contra de otorgarles esta categoría- sigue creciendo a pasos agigantados, no solo en EEUU o en otros países de Europa, sino también en España. Y para muestra un botón. O una gran instalación, mejor dicho.

Gallery: Así es el Movistar eSports Center | 12 Photos

Como si de la academia de un reality show de talentos se tratara, este centro de 1.000 m² es un espacio "sin precedentes" en el continente europeo en el que algunos de los mejores jugadores de CoD, League of Legends o Clash Royale comerán, entrenarán (unas 8 horas diarias), generarán contenidos para el centro e incluso competirán (con vestuario incluido para prepararse antes de los partidos importantes).

Los chicos en su mayoría conviven en un edificio, la Gaming House, supervisados por un "tutor" que se encarga de que la convivencia en el equipo fluya, aunque no es el único apoyo que reciben estos chavales -que no superan en ninguno de los casos los 25 años de edad. Un equipo multidisciplinar formado por un coach -pieza clave para apoyar y orientar a los chicos-, psicólogos, fisioterapeutas, entrenadores y hasta nutricionistas se encarga de ofrecer a los jugadores, que tienen su propio sueldo como profesionales que son, las herramientas profesionales necesarias para conducir su carrera al éxito. Y es que como indica el CEO del club Movistar Riders, Fernando Piquer, se ha demostrado que para lograr un rendimiento mental máximo no solo se requiere muchas horas de entrenamiento en el juego sino también una importante disciplina física y alimentaria.

El centro cuenta de esta forma con un diseño moderno y abierto, donde predomina el color corporativo (el azul) y la madera, y está compuesto por varias zonas diferenciadas. Posiblemente el eje central sea el anfiteatro, llamado Arena/TV Studio, en el que se retransmitirán los torneos y en el que se grabarán programas especiales para retransmitir en el Dial 29 de Movistar Plus, pero hay más localizaciones importantes.

Las Training Rooms, por ejemplo, son las salas de entrenamiento para los equipos de LOL y Overwatch, compuestas con todo el equipamiento necesario para pasar largas horas allí (este proyecto cuenta con patrocinadores como HP o BenQ que ponen sus equipos y con Honor como partner oficial de todo el tinglado).

La Cantina es el espacio para que los jugadores coman sus menús especiales, el área de oficinas el lugar en el que se reúnen los diversos profesionales que forman parte del club (equipo directivo, entrenadores, team managers, analistas, etc.) y la Media content Room es la sala de medios, en la que se encargan de montar, producir y retransmitir contenidos de eSports, mediante Twitch, redes sociales o el canal propio antes comentado.

Según una consultora, más de 385 millones de personas siguen competiciones de eSports, de los cuales el 50% son "verdaderos entusiastas". El perfil es en su mayoría masculino (hombres de hasta 35 años), aunque el público femenino va creciendo poco a poco y ya alcanza el 38%. El sector está por tanto en alza y supone ahora mismo una oportunidad de negocio muy potente que Movistar no quiere desaprovechar en absoluto. Ese es precisamente el aire que se respira en el club, con esos nervios propios de cuando algo nuevo se empieza, pero con la confianza plena de que se está tocando justo en la diana.

From around the web

ear iconeye icontext filevr