Image credit:

SpaceX cerca de la perfección: dos aterrizajes en un fin de semana

Otro día en la oficina.
Share
Tweet
Share
Save

Los problemas que se dejaron ver con la explosión del aterrizaje de septiembre parecen haber desaparecido para SpaceX, ya que la compañía de los cohetes reutilizables ha firmado dos tomas de tierra (en realidad en su barcaza flotante) en una misma semana. Todo un récord. El pasado viernes la Falcon 9 transportó un satélite de comunicaciones búlgaro a la órbita saliendo desde el Centro Espacial Kennedy de Florida, para posteriormente aterrizar en su plataforma en alta mar. Dos días más tarde, el domingo, una nueva tarea de transporte llevó diez satélites Iridium-2 a órbita desde la base Vandenberg de las Fuerzas Aéreas de California, y una vez más la nave volvió a la plataforma desafiando un tiempo nada agradable y un mar bastante picado.

La operación no tuvo sorpresas, aunque el proceso fue más tenso de lo normal. El propio Elon Musk informaba que la plataforma de aterrizaje tuvo que ser reposicionada debido a las "condiciones climáticas extremas" y avisó que el lanzamiento y el aterrizaje iban a tener suspense.

Una publicación compartida de Elon Musk (@elonmusk) el

Musk señaló además que las nuevas aletas de rejilla de titanio sirvieron para maniobrar aerodinámicamente la primera etapa del Falcon 9 con el lanzamiento de Iridium. Se pueden ver perfectamente en el vídeo del aterrizaje, y tal como explican, están fabricados con yeso y titanio, permitiendo tomar calor de la reentrada sin necesitar blindaje.


Estos dos lanzamientos son los más cercanos realizados por SpaceX en lo que va de trayectoria aeroespacial. Es sin duda una excelente noticia para la empresa, que quiere realmente aumentar el ritmo de los lanzamientos de cohetes. La clave para reducir el tiempo y el costo son las recuperaciones en la primera etapa, algo que la compañía ya ha conseguido en un total de 13 ocasiones, 8 de ellas en el mar. La última vez que fallaron fue el año pasado, aunque en esa ocasión la operación era bastante arriesgada ya que se trataba de un envío de satélites órbita alta terrestre. La idea de SpaceX es lanzar cohetes cada dos semanas, un ritmo que suena futurista, pero que sorprendentemente está a la vuelta de la esquina.

From around the web

ear iconeye icontext filevr