Image credit:

Advierten del cambio de sexo en peces por tirar anticonceptivos al retrete

Investigadores británicos han dado la voz de alarma. Y no son los primeros en hacerlo.
Drita, @drita
07.03.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

La mala práctica de arrojar píldoras anticonceptivas así como numerosos productos destinados a la limpieza u otros habituales del hogar (plásticos o cosméticos) está provocando serios problemas en el equilibrio marino hasta tal punto de que los peces experimentan cambios de sexo por su influencia. Así lo advierte un grupo de investigadores de la Universidad pública de Exeter, en Devon (Reino Unido), que indica que hormonas como el estrógeno presentes en las pastillas y que terminan en aguas residuales influyen también en los peces, provocando el desarrollo de características femeninas y masculinas en un mismo animal.

A esta conclusión han llegado tras analizar y tomar muestras en 50 puntos diferentes del país, encontrando que un 20% de los peces tenían mayores características femeninas de las correspondientes y esperadas. No solo eso. Igualmente han hallado que la descendencia de estos peces tienen a ser aún más susceptibles a las alteraciones químicas, de forma que más allá de las alteraciones sexuales del pez, también son cada vez más vulnerables a otros cambios es su fisiología "de maneras inesperadas".

contraceptive pill

Esto te podrá parecer bastante sorprendente, pero lo cierto es que ni tan siquiera es la primera vez que se alerta sobre el problema. Hace años que los expertos andan avisando de estos efectos provocados precisamente por esta clase de tratamientos anticonceptivos y la irresponsabilidad que supone desecharlos por el WC. En la prestigiosa revista Nature ya se avisó de esto en 2012, indicando que los niveles de estrógeno presentes en aguas residuales estaban alterando los ciclos reproductivos de los peces, con machos que estaban desarrollando características femeninas como la capacidad de producir proteínas para formas huevos en los testículos y hembras con ovarios con malformaciones. La propia alteración de los ciclos ayuda además a que haya más peces hembras que machos, lo que igualmente trastoca la especie.

A la vista está que avisar de esta problemática de poco ha servido. El estudio de Nature data del 2012 y cinco años más tarde aún tenemos que seguir hablando de esta problemática, al parecer, cada vez más acusada. Sin tomar medidas más estrictas difícilmente podremos revertir semejante daño.

From around the web

ear iconeye icontext filevr