Image credit:

Freemium: La tele más sublime del momento se pasea por IFA

Bang & Olufsen luce músculo con una Eclipse cargada de sorpresas.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos.

La cita era el día previo a la apertura oficial de la edición actual de IFA. Un reducido grupo de medios acreditados iba a presenciar un anuncio en el que la marca había puesto un interés especial; medios relacionados con el diseño y la tecnología, en un extraño cóctel que el fabricante danés parece combinar tan bien. Y llegó el momento. En medio del ruido de taladros, telones desplegados ocultando stands y un ir y venir de operarios, un telón se abrió y Bang & Olufsen desveló Eclipse, el primer televisor fruto de la alianza con LG, ni más ni menos.

Steve Devonshire, un veterano directivo de la compañía, nos avanzó que de la mano de LG, querían hacer "algo especial" y a tenor de lo presentado, no nos cabe duda de que lo han logrado con Eclipse. Si quieres un resumen rápido, se trata de un televisor 4K OLED HDR que llega cargadito de sorpresas y con el refinamiento propio de la casa.

"Cariño, la tele se está moviendo"

Quedaba claro que el fabricante danés quería ofrecer algo realmente diferente en un mercado muy reñido y repleto de opciones -tal vez demasiadas, si no se es un experto en la materia- y parece que podría haberlo logrado. Damos por amortizado lo evidente: Bang & Olufsen es un fabricante al que precede el peso de la marca, con productos de altísima calidad, un refinado diseño y un precio que explica todo lo anterior en dígitos en la mayoría de las ocasiones muy alejados para el grueso de los billeteros.

Pero Eclipse destaca por otros motivos: el televisor se mueve. Llega al mercado con dos opciones de instalación: una peana pivotante motorizada y un soporte mural basculante que opcionalmente puede motorizarse. ¿Con qué objetivo? La idea consiste en integrar el televisor con el resto de componentes del salón y que 'salga' de su escondite cuando se encienda. Con la peana alcanza un ángulo de 90 grados y con el soporte podremos colocarla en la posición perfecta para disfrutar del contenido; eso sí, cuando terminamos, todo vuelve a su sitio.

La mano de oro de LG

Eclipse es un televisor impecable en lo que respecta al diseño, como no podríamos esperar otra cosa del fabricante de lujo, pero al final no deja de ser una tele y como tal, tiene que ofrecer un rendimiento. Los daneses se han buscado un excelente compañero de viaje para esta singladura: LG y su curtidísima experiencia en este terreno. Fruto de esta tórrida relación nos encontramos ante un panel 4K OLED que llega al mercado en dos formatos (55 y 65 pulgadas) y con un módulo inferior configurable por el usuario (puede escoger entre varios colores).

En el cara a cara nos han explicado que el espíritu de Eclipse es que sea percibido como una TV modular, de forma que puedan actualizarse en un futuro el panel, el módulo de audio o la base. Y hablando del sonido, la marca nos ha impresionado con unos apabullantes 450 vatios en 3 canales que no van a decepcionar a nadie. El conjunto se completa con un mando a distancia multifunción, con estructura unibody y con el que se podrán manejar dispositivos como el propio Apple TV.

Palm ¿eres tú?

Los que ya acumulamos unas cuantas primaveras no podemos dejar de sonreír con nostalgia cada vez que recordamos a Palm y sus derivados. Pues bien, como sabes, los coreanos fueron de los primeros en abrazar webOS como plataforma en sus televisores, y el equipo de Bang & Olufsen no iba a ser una excepción. En este caso, la versión de webOS ha sido ligeramente adaptada en el apartado estético para satisfacer las exigencias del equipo de diseño de la compañía, y el resultado es francamente bueno.

La prueba de audio y vídeo (para los amantes de la anécdota, nos deleitaron con la escena de la piscina de 'Passengers') nos terminó de convencer a los presentes: nada que objetar, aquello era una maravilla y qué caray ¿lo bien que quedaría en nuestro salón? La diatriba duró poco al recordar que navegábamos en las aguas de B&O: a partir de 9.120 euros y sin accesorizar, así ve haciendo números o juega a la lotería si el flechazo ha sido inevitable...

From around the web

ear iconeye icontext filevr