Image credit:

Ford camufla a un hombre en un asiento para ver cómo reaccionas a los coches sin conductor

Se trata de un proyecto en colaboración con Virginia Tech. ¡Con VÍDEO!
Drita, @drita
09.14.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Imaginas que estás a punto de cruzar la calle. Un coche se aproxima y va disminuyendo la velocidad hasta parar para dejar te paso. Vas a iniciar la marcha y cuando giras la cabeza hacia el vehículo... ¡te das cuenta que no hay conductor! Probablemente entonces puede que te entre la duda: ¿cómo saber que no va arrancar de repente? ¿cuáles son las verdaderas intenciones del coche autónomo que está en esos momentos parado frente a ti? Con idea de dar respuesta a estas inquietudes, Ford y Virginia Tech se han unido y han empezado a idear un sistema de comunicación capaz de ofrecer información extra en los vehículos autónomos del futuro.

ford foto

El planteamiento pasa por la instalación de unas señales luminosas en la luna, de forma que si por ejemplo va a reducir la velocidad, emita dos vez una luz blanca de lado a lado, y si va a parar, un parpadeo rápido. La elección de las luces (y no un sonido, por mencionar otra alternativa posible) tiene su explicación: todos estamos familiarizados con las luces de los coches, por lo que resulta algo familiar, cercano y fácilmente reconocible.

Aún así Ford y Virginia Tech necesitan estar seguros de que el invento funciona, por lo que se han puesto a estudiar las reacciones de la gente cuando ve un coche sin conductor por la calle. En realidad no es un coche autónomo; se trata de un hombre camuflado en el asiento principal -tienes el vídeo sobre estas líneas- que se encarga de conducirlo con disimulo, permitiendo así experimentar en vivo una situación que en unos 10 años podríamos estar presenciando todos en la calle.

ford foto

Evidentemente si se instauran unas señales de tipo luminoso, estas deben ser comunes en todos los coches, independientemente del fabricante. Ford se encuentra por ello trabajando ya con varias organizaciones de la industria para la formalización de estas señales y que así todos los coches autónomos las utilicen. Y no, no se ha olvidado de las personas con discapacidades visuales (seguro que lo estabas pensando ya), dado que la casa tiene un proyecto separado, del que aún se sabe poco, que se encargaría de alertar a los peatones que no pueden ver las señales.

En estos momentos es todo un misterio si estas señales terminarán convirtiéndose en un estándar, pero este tipo de planteamientos empiezan a ser muy necesarios. La revolución del automóvil es ya una realidad y su futuro autónomo está cada vez más cerca.

From around the web

ear iconeye icontext filevr