Image credit:

Toma de contacto: los Zenfone 4 demuestran que ASUS va más en serio que nunca

Buenos acabados y obsesión por la fotografía son las grandes bazas con las que juega la taiwanesa.
Drita, @drita
09.23.17
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Cuando piensas en comprarte un teléfono, ASUS no es probablemente la primera marca que se te viene a la cabeza. Es algo con lo que tiene que luchar generalmente esta firma y todos aquellos otros fabricantes que de manera inesperada deciden un día apostar de lleno por un sector en el que hasta el momento no habían tenido tradición ni bagaje. No podemos negarle sin embargo a la compañía taiwanesa su gran empeño para que esto cambie. Aunque las dos primeras generaciones Zenfone pasaron sin pena ni gloria por el panorama telefónico, con la familia Zenfone 3 ya se empezó a vislumbrar un trabajo mucho más decidido y maduro por parte de la casa, algo que esta semana culmina con la presentación de la amplia familia Zenfone 4.

Aunque los teléfonos fueron presentados en Asia hace casi dos meses -por aquí ya te contamos todos sus detalles entonces-, el jueves ASUS decidió montar un evento por todo lo alto en Roma para el lanzamiento europeo de su nueva gama. Los Zenfone 4 ya tienen fecha y precio de comercialización en España, pero ahora toca pegarles un repaso más de cerca y contarte mejor mis impresiones tras tenerlos en la mano.

Zenfone 4 y Zenfone 4 Pro: toma de contacto

Aún recuerdo los primeros teléfonos Zenfone. Aspecto sencillo, una interfaz que necesitaba ser pulida y unas prestaciones correctas. Poco tienen que ver aquellos intentos con los smartphones que pude ver el jueves tarde en la capital italiana. El Zenfone 4 es el equipo estrella de la casa. Su diseño es bastante clásico, con esquinas redondeadas, botón físico central y marcos "normales" alrededor de la pantalla. El fabricante asiático parece que ha preferido no meterse en la guerra de los "bezel-less" (sin marco) y apuesta por el aspecto de siempre, con una espalda, eso sí, bastante resultona gracias al efecto de reflejo que produce el entramado de su superficie -lástima que también sea un buen imán para las huellas.

asus zenfone 4

El equipo responde con soltura y responde bastante bien a las peticiones, presumiendo de una interfaz que cada vez es menos intrusiva (ASUS asegura que ahora hay un 40% menos de porquería apps preinstaladas). La pantalla Super IPS de 5,5" ofrece una buena visibilidad y sensibilidad -lástima que no pudiera probarla en exteriores. Su principal reclamo sin embargo es su cámara principal, que lleva un sensor de imagen Sony IMX362 y una lente con una apertura f/1.8. La lente secundaria es de 120 grados (tipo gran angular), por lo que resulta perfecta para que al hacer una foto quepa más gente o captures más porción de paisaje -es similar a lo que ofrece por ejemplo el LG G6 o LG V30.

El disparador es bastante rápido, el enfoque automático también actúa sin demora alguna y la interfaz de la cámara bastante intuitiva, por lo que es fácil familiarizarse con su manejo en cuestión de muy poco. Evidentemente resulta imposible valorar una imagen en la pantalla de un teléfono, pero sí puedo decir que al igual que me encanta la opción del gran angular en los teléfonos de LG, me gusta encontrarla en este teléfono de ASUS.

Gallery: ASUS Zenfone 4 - En nuestras manos | 10 Photos

El Zenfone 4 dispone de un hermano, el Zenfone 4 Pro, que podría considerarse heredero del Zenfone 3 Zoom y que por el momento no pasará por el mercado español. Aún así el equipo estaba mostrándose en el evento, dejando conocer sus prestaciones. Visualmente son muy parecidos pero esta versión está notablemente vitaminada en su interior, con una pantalla AMOLED, un procesador más potente (Snapdragon 835) y 6 GB de RAM, entre otras virtudes. Evidentemente en los puestos de demostración me fue difícil notar una diferencia notable de fluidez respecto a su hermano, ya que las ejecuciones a realizar son limitadas.

Zenfone 4 Pro

Donde sí se nota que hay cambios, claro, es en la cámara principal que también apuesta por la doble cámara, con un sensor Sony IMX362 y lente de apertura f/1.7, y otro (IMX351) de 16 MP de resolución y zoom óptico de 2 aumentos (tipo teleobjetivo). En cuanto al primero, se trata del mismo sensor ya visto en el mencionado Zenfone 3 Zoom, con píxeles de 1.4um para una mayor sensibilidad a la luz y estabilización de imagen de 4 ejes. El segundo permite hacer fotos con el popularizado efecto bokeh -como en el iPhone 7 Plus o iPhone 8 Plus, por ejemplo-, con el que podrás tomar fotos a "modo retrato" aunque no con la misma luminosidad que su sensor hermano (ojo con eso). Las opciones para manejar diferentes parámetros son también muy completas cuando pasas al modo manual, de forma que si te gusta y controlas sobre el tema, te gustará lo que vas a encontrarte.

La cámara frontal viene con un Sony IMX319 de 8 megapíxeles (de nuevo con píxeles de 1,4), apertura f/1,9, una vista gran angular de 88 grados y detección de fase AF. Ni qué decir tiene que te encontrarás con el habitual modo de belleza aquí (también está disponible en la cámara trasera, de hecho) con diversas opciones que transformará tu piel, ojos y contorno hasta límites insospechados.

Gallery: ASUS Zenfone 4 Pro - Toma de contacto | 9 Photos

Lástima que ASUS vaya a privarnos del que sin duda es el teléfono más interesante de la pareja. El Zenfone 4 es un smartphone a priori muy pudiente -criticaría quizás su precio, ya que podría haberse mantenido un poco más bajo para romper la competencia-, pero palidece al compararse con las posibilidades de su hermano, al menos en esta primera toma de contacto.

Zenfone 4 Selfie y Zenfone 4 Selfie Pro: primeras impresiones

Si decimos que los Zenfone 4 y 4 Pro dedican todos sus esfuerzos a la cámara, qué decir de unos teléfonos que llevan el apellido Selfie. Los Zenfone 4 Selfie están pensados para que te hagas selfies y "wefies" (hey, no me mires así, la palabra la inventó ASUS), de ahí que en el frontal incluyan una cámara de tipo dual.

asus zenfone 4 selfie pro

El ZenFone 4 Selfie Pro disfruta de un cuerpo unibody con carcasa de aluminio pulido muy agradable al tacto. El equipo resulta manejable en la mano y de nuevo vuelve a presentar un corte de patrón similar a los teléfonos ya vistos arriba, con un aspecto tradicional, lejos de la tendencia minimalista que ahora impera. Equipado con un procesador Qualcomm Snapdragon 625 y 4 GB de RAM, su principal atractivo se centra en el sistema dual fotográfico, colocado en la parte delantera del teléfono en lugar de la habitual espalda.

asus zenfone 4asus zenfone 4 pro

El sensor principal es un sensor Sony IMX362 de 12 megapíxeles Dual Pixel (1.4um), arrojándonos una resolución de 24 megapíxeles para tus selfies (también podrás grabar en 4K). Para la captura de selfies a 120 grados -sí, los wefies- ASUS pasa al sensor secundario que, por alguna razón, viene con una decepcionante baja resolución de 5 megapíxeles (se trata de un OmniVision 5670, con píxeles 1.12um y apertura f/2.2). La cámara principal trasera cuenta con un sensor Sony IMX351 de 16 megapíxeles y f/2.2 (el mismo sensor secundario de la cámara dual del ZenFone 4 Pro).

De nuevo la respuesta de la cámara es rápida, cómoda de usar y la transición entre el modo normal y el gran angular con las cámaras delanteras bastante fluido. Para darle más vidilla al tema, el teléfono viene además con una app especial (SelfieMaster) de retoque para selfies, con la que poder de nuevo transformarte hasta no ser tú- vaaaale, quizás exagere un poco, pero en serio, el grado de retoque es importante- y tomar fotos, vídeo y hasta hacer directos.

Tanto este teléfono como su hermano disponen además de flash delantero, llamado Softlight LED, que dice proporcionar "la cantidad exacta de luz para suavizar la textura de tu piel y realzar sus tonos naturales". Desgraciadamente el lugar del evento estaba iluminado con demasiados focos como para conseguir apreciar si el flash hace lo que promete. Tendré que dejarlo en cuarentena.

Gallery: ASUS Zenfone 4 Selfie - Un vistazo de cerca | 17 Photos

El Zenfone 4 Selfie, por su parte, baja en prestaciones técnicas (procesador Snapdragon 430 y 4 GB de RAM) y mantiene el diseño de su hermano -no lo había comentado pero habrás notado ya la ausencia de brillo aquí y la apuesta por la espalda completamente de metal. El sistema dual de selfies combina el mismo sensor con lente de 120º (5MP) con uno de 20 MP (f/2.0) para de nuevo ofrecerte más posibilidades a la hora de tomar tus egofotos.

ZenFone 4 Max: así luce

El ZenFone 4 Max también quiso estar en Roma luciendo doble cámara trasera (sí, hasta este la tiene) y batería. Ya sabes que los Max de ASUS buscan ofrecer ante todo autonomía, algo que parece estar enamorando al gran público más de lo que pudieras imaginar -me confesaban en el evento que en España su anterior generación había sido todo un éxito dentro del catálogo, siendo el modelo más vendido.

Gallery: ASUS Zenfone 4 Max - En nuestras manos | 9 Photos

Sin duda lo más interesante de esta gama -compuesta por el Max de 5,5" (5.000 mAh) y por la versión de 5,2" (4.100 mAh)- es que los smartphones tienen los precios más asequibles de toda la familia, partiendo de los 199 euros. Ambos modelos permiten cargar además dispositivos externos a modo de batería externa portátil, proporcionando 5 V a 1 A con el cable OTG que incluyen.

From around the web

ear iconeye icontext filevr