Image credit:

Freemium: ¿Lo mejor del Galaxy Note 8? El stylus, claro...

Despierta odios y pasiones a partes iguales, pero se ha convertido en el elemento diferencial del equipo.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de vista vertidos en estos artículos.

El stylus. Nunca un periférico ha despertado tantos detractores como apoyos en el entorno de los móviles, y es que este accesorio supone un todo o nada: quien lo usa, lo adora, y quien no, simplemente se olvida de su existencia. Personalmente, siempre me he adscrito en el segundo grupo hasta la llegada del Pencil al iPad Pro primero, y mi posterior adquisición de un Surface Pro 4, después. Siendo zurdo, el uso de este periférico siempre resultaba complicado, pero la evolución de los sistemas de rechazo de la palma de la mano han evolucionado tanto, que ahora ya se logra -por fin- una escritura natural.

Así las cosas, siempre me picó la curiosidad ante el debate que se suscitó en la red ante este periférico en un dispositivo muy peculiar: el Galaxy Note. ¿Realmente merecería la pena? ¿Por qué había un grupo de irreductibles defensores del stylus en la red, y por qué Samsung les escuchaba con un modelo específico para ellos? La mejor forma de salir de dudas es la experiencia, y por fin cayó en mis manos un flamante Note 8.

¿Por qué un stylus? Esa debe ser la gran pregunta que se plantea uno antes de probarlo y que no le queme en los dedos; y la respuesta solo puede llegar desde la experiencia. Estamos de acuerdo en que, bien visto, se trata de un inesperado salto al pasado, o si se quiere ver de esta manera, de un retroceso: uno llega bien marinado de los mejores años de Palm, en los que este accesorio era algo necesario e imprescindible, y tal vez por este motivo resulta llamativo que en pleno 2017, uno de los smartphones de vanguardia del momento, lo lleve como uno de sus principales argumentos. Y debe de haber una causa para eso.

Con el Note 8 en la mano por primera vez, la primera reacción instintiva es pulsar ese pequeño saliente en la parte inferior "para ver qué pasa". Y algo pasa: una vibración háptica confirma en tus manos la salida del S Pen y casi de forma instantánea aparece Air Command, un menú exclusivo para el periférico que confirma lo que ya sospechamos: el "matrimonio" del stylus con el sistema es simbiótico y no hay asperezas de ningún tipo; parece que ambos dispositivos nacieron para estar juntos...

"Sí, todo esto es muy bonito, pero ¿en qué afecta en mi día a día?". Tras escuchar múltiples podcasts y leer incontables reviews, no lo voy a negar: en mi caso, no aprovecho ni la posibilidad de traducir textos de forma simultánea, ni la lupa incorporada, ni siquiera los "Live Messages" (aunque reconozco que son divertidos)... uso el 95% del tiempo el S Pen para dos funciones elementales, tomar notas y navegar.

Para la toma de anotaciones, la facilidad con que funciona el sistema, hace que todo sea tan sencillo como sacar el S Pen (con la pantalla bloqueada) y comenzar a escribir, y te garantizo que son muchas las ocasiones al cabo del día en las que uno se ve en la necesidad de apuntar un número de teléfono, la plaza del parking o cualquier otro dato que salta de improviso. Aquí el Note 8 brilla con luz propia y ya solo por esta función, conozco a mucha gente que estaría dispuesta a hacerse con uno.

Pero la sorpresa inesperada es lo útil que resulta para navegar, y cuando lo comenté con Carlos Martínez no dudó en decirme "eso es muy de abuelo" y no le falta razón (recuerda, ¡vengo de Palm!), pero pronto encontré argumentos para seguir usando el S Pen para navegar: sus atajos y gestos. Sí, el pequeño stylus tiene muchas sorpresas más allá de las funciones específicas (todas apretando su pequeño botón lateral): desde cualquier punto en el que te encuentres en el Note 8, un par de toques a la pantalla te abrirá una nota nueva; deslizando el S Pen hacia abajo te llevará a la home, y tienes la posibilidad de crear tus propios atajos, una vez te hayas familiarizado con el dispositivo.

¿Podría vivir sin el stylus ahora en un smartphone? Desde luego que sí, pero no cabe duda de que los defensores de este periférico tienen sólidos argumentos para defenderlo, sobre todo cuando la integración es tan buena como la llevada a cabo por Samsung en el Note 8.

From around the web

ear iconeye icontext filevr