Image credit:

El aeropuerto de Dubái contará con acuarios que ocultan cámaras con reconocimiento facial

Lo último en seguridad llega camuflado entre peces...
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

No se trata, desde luego, del primer aeropuerto en emplear sistemas de reconocimiento facial con el objeto de aumentar la seguridad o incluso facilitar el embarque de pasajeros; esta tecnología la hemos podido ver también desplegarse en China como medio de pago, pero atento a lo último que nos llega en este sentido. El aeropuerto de Dubái va a incorporar en breve un sofisticado sistema de reconocimiento facial integrado en... peceras virtuales.

Como lo lees, el aeródromo estrenará en su terminal 3 un sistema que emplea amplios acuarios con forma de túneles en los que, mientras los viajeros los recorren disfrutando del espectáculo acuático, las cámaras les observan e identifican. El mencionado túnel cuenta con hasta ochenta cámaras dotadas con esta tecnología y el viajero, tras recorrerlo, recibirá un mensaje del tipo "Que tenga un buen viaje", si el escaneo no ha arrojado ninguna alerta. Si el pasajero está fichado o buscado por algún motivo, el sistema activará alertas para que las autoridades intervengan.

¿Un brindis al futuro o ganas de salir en los titulares? En absoluto, el aeródromo de la capital ha adoptado esta medida para poder agilizar el brutal flujo de pasajeros que se prevé en los meses venideros (hasta 124 millones de viajeros en el año 2020). Las 'peceras' son en realidad pantallas que podrán proyectar diferentes escenas y paisajes y que persiguen que los pasajeros giren la cabeza para contemplarlas y de esta manera facilitar su identificación.

El sistema lo está llevando a cabo la autoridad aeroportuaria en colaboración con Emirates, y la 3 será la primera de las terminales en estrenar dicha tecnología, siendo implantada a lo largo de los años en el resto de terminales, hasta completarse en 2020. Como apuntamos, este sistema tiene por objeto agilizar los trámites en materia de seguridad y que la experiencia para el viajero sea más grata, pero esconde una segunda intención: que los pasajeros dispongan de más tiempo de esparcimiento en las zonas comerciales y claro, más posibilidades de compra. Brillante ¿verdad?

From around the web

ear iconeye icontext filevr