Image credit:

Meizu M6 Note, nada mejor por 170 euros

Un completo terminal, pero con software por mejorar.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Si te plantan un teléfono con procesador Snapdragon 626, doble cámara, buen acabado, pantalla de 5,5 pulgadas Full HD, batería de 4.000 mAh, lector de huellas y 4 GB de RAM, probablemente dirías que su precio rondará los 300 euros, sin embargo, no es el caso de este Meizu M6 Note. Este teléfono es el primero de la marca en montar un procesador de Qualcomm, una alianza que se estrena con un increíble precio de 170 euros y que rápidamente consigue llamar la atención de cualquiera que le eche el ojo. Porque razones no le faltan. ¿Quieres conocerlas? Pues sigue leyendo.

Para empezar, cuenta con un diseño muy bien acabado, con panel de vídrio 2.5D de 0,8 milímetros de bordes redondeados y un cuerpo de aluminio anodizado. La fusión entre el vidrio y el cuerpo no es tan completa como otros modelos de gama alta del mercado. Presenta un llamativo escalón que no permite continuar las líneas de los materiales pero, ¿sabes qué? Este teléfono cuesta 170 euros, así que no vamos a encontrar demasiadas pegas en este aspecto.



La parte trasera se culmina con las dos cámaras colocadas en el centro y de manera vertical, y un flash LED de 4 elementos que se camufla entre la línea de la antena. Obviamente el parecido de la espalda con teléfonos como los de HTC o los iPhone son innegables, pero es algo que lamentablemente estamos acostumbrados a ver en muchas otras marcas del mercado. La originalidad sigue estando ausente.

A nivel de hardware la cosa no se queda en el Snapdragon 625 que, por cierto, cuenta con 8 núcleos a 2 GHz y se comporta de manera estupenda manejando Flyme OS, sistema operativo de Meizu del que hablaremos más adelante. En el interior del terminal también encontraremos elementos de Sony, nada menos que el sensor de imagen, de 16 megapíxeles y con un objetivo f/2.0. Este sensor con tecnología de doble pixel enfoca muy rápido y su rendimiento es bastante bueno, y además llega acompañado de otro de 5 megapíxeles que se encargará de medir la distancia que tenemos frente al objetivo de la escena, de forma que, sorpresa, podamos realizar fotografías con desenfoque.



Los resultados de estas imágenes con fondo desenfocados son increíblemente sorprendentes de primeras, pero tras analizarlos detenidamente he llegado a la conclusión de que pueden llegar a ser muy exagerados. El software abusa demasiado del desenfoque, y en muchas ocasiones no llega a ser demasiado exacto a la hora de identificar los bordes, aunque en la mayoría de ocasiones acierta con la detección del objeto. El desenfoque es efectivo, y llama la atención, pero puede que sobrepase ese efecto borroso que podría conseguir una réflex tradicional. Aun así, muy buen trabajo por parte de Meizu en este aspecto.



Y ya que hablamos del software, hablemos de Flyme 6. Está basado en Android 7.1.2, y aunque ofrece una interfaz muy limpia y sencilla, es posible que no sea la solución más adecuada para usuarios inexpertos. El sistema operativo presenta problemas y errores de traducción en todo momento, devolviendo mensajes en chino completamente irreconocibles para los no expertos del idioma. La barra de búsquedas está completamente en el idioma oriental, y para colmo el sistema operativo no tiene acceso a los servicios de Google, por lo que no disponemos de acceso a la tienda de aplicaciones oficial de primeras, disponiendo únicamente de una tienda con aplicaciones de dudosa procedencia y cuyos contenidos están lejos de ser los de Google.

La solución pasa, al igual que en otros terminales de Meizu, por instalar "Google Apps Installer", que se encargará de colocarnos la tienda de aplicaciones, los servicios de Google y los Mapas. Una operación muy sencilla de realizar, pero que el usuario que adquiere el teléfono deberá de saber, o al menos encontrar, si quiere disfrutar del terminal como si lo hiciera con otro cualquiera con todos los servicios de Google activos.



El lector de huellas integrado tiene una curiosa función, ya que además de leer la huella dactilar para el desbloqueo (es rápido y efectivo), permite pulsarlo para usarlo como botón de inicio, o realizar un simple toque capacitivo para que actúe como botón "atrás". Con eso se eliminan los botones laterales que forman el trío de controles clásico de Android, por lo que da un toque de originalidad al teléfono. La vista de aplicaciones abiertas (el otro botón que falta) se abrirá por defecto deslizando el dedo desde la esquina inferior izquierda, aunque también podremos activarla con el gesto de deslizar desde el borde derecho hacia la izquierda.

La batería de 4.000 mAh ofrece lo que podrías esperar de una batería de esta capacidad. Con un procesador de esas características, y una pantalla Full HD, el dispositivo aguanta dos días completo funcionando sin problemas, por lo que supone otro punto favorable a tener muy en cuenta.



Este Meizu M6 Note es un dispositivo muy recomendable, pero antes de comprar deberías de tener muy en cuenta los puntos negativos que hemos ido mencionando en el artículo, ya que se trata de limitaciones que básicamente se centran en la mala adaptación del sistema operativo a otros lenguajes, por no hablar de los motores de búsqueda, que son todos de servicios chinos con resultados en chino. La falta de Play Store, aunque tiene solución, tampoco nos agrada demasiado. Suponemos por tanto, que es el precio a pagar. Poco, de hecho.

From around the web

ear iconeye icontext filevr