Image credit:

Estas ciudades fantasma existen, pero nadie puede vivir en ellas

Se trata de réplicas creadas con diferentes objetivos.
0 Shares
Share
Tweet
Share
Save

Imagina una ciudad real (con sus calles, edificios y hasta semáforos), que en realidad es de atrezzo y no te encontrarás a un solo habitante en ella. No, no nos estamos refiriendo a las terribles consecuencias de accidentes nucleares como los que acontecieron en Fukushima o Chernóbil, sino a ciudades réplica que fueron creadas artificialmente por algún motivo, y que hoy siguen luciendo su estampa fantasmagórica. Estas urbes fantasma han sido inmortalizadas por el fotógrafo Gregor Sailer en un libro titulado The Potemkin Village, y parte de las instantáneas han sido recogidas por Wired.

En total, son veintiún ciudades repartidas por diferentes puntos del globo las que llenan las páginas del libro y de las que te destacamos algunos de los ejemplos más llamativos. Este puede ser el caso de Junction City, un núcleo urbano iraquí, con sus mezquitas, tiendas y hasta algún tanque patrullando de vez en cuando, que en realidad se encuentra en Estados Unidos; más concretamente, en pleno desierto de Mojave (California) en unas instalaciones militares, y como podrás suponer, de cara a efectuar prácticas lo más reales posibles.

El fotógrafo ha dedicado dos años de trabajo viajando por el mundo para desvelar estas ciudades de cartón piedra, pero posiblemente, donde más trabajo se encontró fue en Fort Irwin, las instalaciones militares de Mojave que hemos mencionado antes. En aquel lugar existen quinientos edificios de hormigón, cemento y madera, repartidos en un área de más de 500.000 metros cuadrados, un auténtico dineral dedicado única y exclusivamente "para preparar a soldados para la guerra", como explica Sailer con tristeza.

Pero no todas estas ciudades tienen unos objetivos tan tristes; algunas ciudades se construyen precisamente para lo contrario: salvar vidas. Este es el caso de AstaZero, una ciudad fantasma ubicada en las afueras de Estocolmo y creada por Volvo para probar sus conocidos sistemas de seguridad. Esta ciudad cuenta con hasta barrios, de forma que el fabricante pueda simular diferentes escenarios y así adaptar su electrónica a lo que pueda venir.

From around the web

ear iconeye icontext filevr